Por @Alvy — 23 de Marzo de 2015

IBM 1401

Ken Shirriff es un ingeniero que compartió una historia interesante. Se enteró de que en el Museo de Historia de los Ordenadores había un equipo IBM 1401 funcional; en su día se fabricaron unas 20.000 unidades y se alquilaban a las grandes corporaciones por 2.500 dólares mensuales (que equivaldrían a unos 18.000 euros hoy en día). Shirriff se preguntó si sería capaz de que tan primitiva máquina imprimiera un conjunto de Mandelbrot fractal y se se puso manos a la obra. En sus propias palabras:

Escribir un programa para generar un Mandelbrot para el 1401 fue un proyecto interesante. Tienes que pensar de forma un poco diferente al trabajar con valores decimales y al tener que seguir la pista a todos los datos y marcas de las palabras en memoria. Y he de añadir que comparar el rendimiento del 1401 con el de una máquina moderna –por no hablar de su capacidad de almacenamiento– es algo que me ha hecho apreciar la Ley de Moore.

El 1401 funcionaba con tarjetas perforadas y cintas magnéticas; por su diseño era un ordenador decimal y empleaba códigos BCD de 6 bits (no 8 bits como los bytes actuales). Así que para Shirriff «volver hacia atrás» desde la mentalidad binaria actual a la decimal de la hace medio siglo no resultó fácil.

Mandelbrot-With-Cards

En total contaba con unos 4.000 caracteres de memoria para superar el reto, en los que habría de incluirse el código y los datos necesarios durante la ejecución. La programación la hizo directamente en ensamblador; realizó las pruebas en un emulador que se comportaba exactamente igual que el equipo y finalmente pasó a probarlo con las tarjetas perforadas y la impresora de papel continuo de la época. El resultado: un precioso conjunto fractal de Mandelbrot como cabría esperar.

(Vía MeFi.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear