Por @Wicho — 21 de Marzo de 2007

La semana pasada tuve la oportunidad de visitar durante un rato CeBIT, una macro-feria de informática que se celebra todos los años en la ciudad alemana de Hannover, por cortesía de Samsung, que nos llevó allí a tres bloggers y a algunos periodistas de medios tradicionales con la idea de presentarnos una serie de nuevos productos.

La primera presentación, a cargo de I. S. Lee, vicepresidente senior de Marketing de la empresa, se centró en los productos estratégicos de la gama IT de Samsung para 2007, en concreto:

  • La impresora láser ML-4050N y las multifunciones SCX-6345N y CLX-2160N, y si bien las dos primeras no son más que máquinas diseñadas para entornos de oficina de prestaciones adecuadas para ese mercado pero sin nada que llame especialmente la atención, salvo el hecho que mencionó el señor Lee de que la 6345 se puede instalar en media hora en lugar de las dos horas habituales para este tipo de productos, lo que en cualquier caso es de interés para quienes las vendan y no para quienes las usen, la CLX-2160N sí me llamó más la atención.
    Por lo visto es la más pequeña del mercado en su categoría, pensada especialmente para ser instalada en la mesa de cualquiera sin ocuparla entera, capaz además de escanear directamente a un lápiz USB enchufado a ella, y con soporte para el estándar PictBridge, lo que le permite imprimir directamente desde las cámaras digitales compatibles con este protocolo, y es la primera vez que veo una de estas máquinas que tiene pinta de que no me importaría tener.
    Casi una semana después de su presentación la única información que aparece en la web de Samsung sobre estas impresoras es la nota de prensa sobre la presentación en sí, así que me ha sido imposible descubrir con qué sistemas operativos son compatibles, aunque a tenor de lo que he podido ver de los modelos anteriores de la gama, parece que tienen drivers tanto para Windows, como era de suponer, como para Mac OS X y para Linux.
  • En CeBIT 2El monitor XL30, de 30 pulgadas y con retroiluminación LED, una tecnología que el señor Lee nos comentó que espera ver en cada vez más productos una vez superadas las barreras técnicas y de precio que frenaban su implantación; la verdad es que el monitor es impresionante, con unos colores vivos e impactantes.
  • Los marcos digitales SPH-72H y SPH-72V, como sucesores de los álbumes de fotos de toda la vida, un mercado que Samsung considera que va a ser un auténtico pelotazo este año. Por ahora saldrán modelos de 7 y 8 pulgadas, aunque están considerando un modelo de 10. Vienen con conexión USB y en los modelos V además con WiFi.
  • El UMPC Q1 del que Nacho ya habló en su momento, aunque en versiones mejoradas con disco SSD y en la nueva versión Q1 Ultra.

Q1 Ultra y Microsiervos

De hecho, en cuanto terminó esta presentación nos fuimos al centro de prensa de la Deutsche Messe para la presentación del Q1 Ultra, la nueva generación de este dispositivo. En una sala que se quedó pequeña para las previsiones iniciales Hounsoo Kim, vicepresidente ejecutivo de la división de ordenadores de Samsung, se encargó de hablarnos de esta nueva versión del Q1, centrada en las mejoras reclamadas por los usuarios en cuanto a:

  • El teclado, omás bien la carencia de este, lo que ha sido remediado incorporando un teclado QWERTY partido a ambos lados de la pantalla en el que puedes teclear con los pulgares mientras sujetas el Q1 Ultra en las manos, una experiencia que me pareció razonablemente cómoda y muy similar a la de usar el teclado de un Treo.
  • La duración de la batería, muy escasa en el modelo inicial y que ha sido aumentada hasta 3,5 horas con la batería estándar y 6,8 horas con la batería de larga duración, aunque también de mayor tamaño.
  • Conectividad, que en este modelo incluye Ethernet 10/100, WiFi 802.11 b/g, HSDPA/WiBRO y Bluetooth 2.0.
  • Tamaño, con algunos milímetros menos por aquí y por allá.
Otras mejoras incluyen una pantalla de mayor resolución (1024×600), un lector de huellas digitales para seguridad (aunque habría que ver lo fiable que es visto lo visto), un módulo opcional para la recepción de señales GPS, y una nueva versión del Origami Pack de Microsoft pensada para que la gente pueda utilizar cómodamente el dispositivo apuntador que normalmente tiene más a mano, a saber la punta de sus dedos (al estilo del iPhone), y no necesariamente el lapicito del Q1, versión también muy centrada en el manejo de contenidos multimedia como nos enseñó Oscar Koenders, el responsable de Origami en Microsoft.

Diré aquí una vez más aquello de que cuando salió el iPod pensé que iba a ser un fracaso rotundo para Apple, así que como predictor de tendencias en gadgets probablemente no soy muy fiable, pero sigo sin ver un mercado muy claro para este tipo de producto, salvo quizás como reproductor multimedia portátil, pero claro, hay productos pensados específicamente para esa función más asequibles.

Como ordenador, teniendo en cuenta que un Q1 ronda los 900 euros, creo que para mucha gente es mejor opción un portátil «de verdad», a pesar de los esfuerzos de Patrick Povel, el responsable del producto para Europa, en convencernos de lo cómodo y útil que le resulta llevarlo a todas partes, aunque para mi no hizo nada en su presentación que no se pueda hacer con un smartphone medianamente decente y mucho más pequeño y (algo más) barato… por no hablar de lo desafortunado que me pareció uno de los ejemplos que puso al principio en el que vino a decir que qué cosa más útil es lo del Q1 Ultra que el otro día mientras su novia se compraba un par de zapatos él aprovechaba el tiempo para contestar veinte correos electrónicos.

Personalmente, el cacharrito que más me impresionó de todo lo que vimos fue el minúsculo SP-P3000ME, un proyector de vídeo cuyo tamaño hay que ver para creer, aunque no he podido confirmar todavía si está disponible en España.

En cuanto al CeBIT en sí lo cierto es que apenas tuvimos unas horas para darnos un paseo por algunos de los pabellones, y fracasamos completamente en los tres objetivos que nos habíamos impuesto, a saber:

Por lo demás, CeBIT no me pareció más que un SIMO multiplicado por 3 ó 4, pero sin nada especialmente espectacular ni atractivo que ver, a pesar de que nos dimos una vuelta por el pabellón de las innovaciones, y de hecho parece que las cifras de asistencia ya andan como por la mitad de sus mejores momentos, en los que se llenaban todos los hoteles de la zona y si no andabas despierto con las reservas lo más que encontrabas eran habitaciones alquiladas en casas de particulares.

Eso no fue obstáculo, de todos modos, para que nos echáramos unas risas, diéramos un tiento a la gastronomía local, o que nos quedáramos alucinados con el sentido del humor alemán o con el nivelito de los coches de los señaleros del aeropuerto de Hannover.

Como siempre, hay fotos con algunos comentarios adicionales en mi set de Flickr CeBIT 2007; Dixel ha subido también las suyas a otro set llamado… CeBIT 2007 (hay que ver lo originales que somos) y cuenta sus impresiones en CeBit 2007 - primera parte - y Cebit - segunda parte -.

Actualización: Parece que algunos tuvieron «algo» más de suerte con lo de las chicas, aunque personalmente no tengo claro que todos los seres humanos que salen en estas fotos sean del sexo femenino.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear