Por Nacho Palou — 2 de Febrero de 2006

El principio del overclock es tan simple como efectivo: aumentando la frecuencia de funcionamiento de un procesador aumenta el número de instrucciones que procesa cada segundo y por tanto el rendimiento –aunque también aumentan la temperatura y la inestabilidad de los componentes. Pero siempre hay un pequeño margen de tolerancia que se puede invardir sin que suponga un riesgo explícito. En este caso el overclock se aplica a las tarjetas gráficas ATI y NVIDIA que llevan los Mac. Lo mejor es que se hace mediante software y «al vuelo», ni siquiera hay que reiniciar el ordenador para aplicar los cambios:

Overclockeando fácilmente las ATI de nuestros Macs – ¿Tienes un Mac con una tarjeta gráfica ATI? Pues héchale un vistazo a ATIcceleratorII. Es un programa para Mac OS X que permite aumentar la frecuencia (en Mhz) de la velocidad de la GPU y la memoria incorporada de nuestra tarjeta. No hay que reiniciar, ni instalar nuevo firmware, ni nada. Le decimos el porcentaje que queremos aumentar y listo, al vuelo.
En principio un aumento moderado de los ciclos de reloj no debería ser perjudicial. Pedro comenta que forzar el reloj sobre un 15% es suficiente para empezar a notar mejoras.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear