Por @Wicho — 16 de Octubre de 2008

Cuando J. Presper Eckert y John Mauchly, los diseñadores del ENIAC, decidieron abandonar la Universidad de Pennsylvania para fundar su propia empresa dedicada a construir y vender ordenadores su primera venta, que también fue la primera venta de un ordenador comercial de la historia, fue a la Oficina del Censo de los Estados Unidos.

El precio cerrado en el contrato para un ordenador EDVAC II, que pronto sería rebautizado como UNIVAC, era de 350.270 dólares exactos:

350.270 dólares
Detalle del contrato entre la EMCC y la Oficina del Censo en el que se ve el precio fijado

Pero demostrando que todo lo que tenían de brillantes ingenieros les faltaba como comerciales, a la Eckert-Mauchly Computer Corporation en realidad le salió mucho más caro el desarrollo de este ordenador que el precio estipulado, por lo que cuando al final fue entregado, con más de un año de retraso, ya no fue la EMCC quien lo entregaba, sino la División UNIVAC de Remington Rand, ya que Eckert y Mauchly se habían visto obligados a vender su empresa ante la más que acuciante falta de liquidez que sufrían a causa de esta y otras operaciones similares.

Con todo, lo que me llama más la atención son los 270 dólares esos. ¿De dónde habrá salido una cifra tan exacta?

Fuente: The machine that changed the world, capítulo 2, Inventing the Future.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear