Por @Alvy — 27 de Enero de 2016

Marvin Minsky (CC) Wikimedia

Fascinado desde sus días de colegio en Harvard por los misterios de la inteligencia y el pensamiento humanos, el profesor Minsky no veía diferencia entre los procesos mentales de las personas y de las máquinas. A partir de 1950 comenzó a trabajar en las ideas computacionales que caracterizan a los procesos psicológicos humanos, produciendo teorías sobre cómo dotar a las máquinas de inteligencia.

– [Glenn Rifkinjan / New York Times]

Esta semana falleció Marvin Minsky a los 88 años. Se le considera uno de los padres de la Inteligencia Artificial y su trabajo principal se desarrolló en el Media Lab y el AI Lab del MIT, cuya legendaria fama en ese campo ayudó a impulsar.

Entre sus trabajos se incluyen las redes neuronales –que hacen «inteligentes» tantos dispositivos hoy en día– diversos ingenios robóticos inteligentes y numerosos textos sobre esta rama de la computación así como su filosofía. Entre sus reconocimientos a su trabajo se incluye haber ganado un Premio Turing –el equivalente al «Nobel de la informática»– además de muchos otros galardones.

Irreverente y rebelde en muchas ocasiones tal vez la «máquina definitiva» autorreferente sea uno de sus inventos más populares: la diseñó junto con su colega Claude Shannon, dejó una versión artesanal en su mesa y se la enseñaba a los visitantes. Toda una muestra de su peculiar ingenio y sentido del humor.

Algunas de sus obras más conocidas e influyentes: La máquina de las emociones: Sentido común, inteligencia artificial y el futuro de la mente humana (2006), The Society of Mind (1988) y Perceptrons: An Introduction to Computational Geometry (1987).

Obituarios y homenajes:

{Foto: Marvin Minsky (CC) Sethwoodworth / Bcjordan @ Wikimedia.}

Compartir en Facebook  Tuitear