Por @Wicho — 30 de Mayo de 2013

Al poco de estrenar el ordenador que uso ahora, un MacBook Air de 13", me llevé un buen susto porque trabajando en un lugar en el que no podía enchufarlo a la corriente se quedó sin batería en poco más de una hora.

Tras darle unas cuantas vueltas al asunto vi que ese desmedido consumo de batería era causado por Flash y mi costumbre de tener varios montones de ventanas y pestañas abiertas al mismo tiempo:

Una pantalla, muchas ventanas, y muchas pestañas
Una pantalla, muchas ventanas, y muchas pestañas. Y aún tenía otro monitor con más ventanas y más pestañas abiertas

Así que como primera medida decidí instalar ClickToFlash, una extensión para Safari que bloquea la carga de contenidos en Flash, aunque permite que se carguen si haces clic sobre ellos.

Con eso la duración de la batería de mi portátil mejoró considerablemente, hasta quedar fácilmente por encima de las cinco horas.

Pero un día, hablando con un amigo de estas cosas, me dijo que él había optado por eliminar del todo Flash de sus máquinas tanto para evitar problemas de seguridad como para que en las estadísticas de los sitios que visitaba apareciera que su máquina no tenía Flash instalado.

Así que decidí hacer lo mismo.

Desinstalé Flash (instrucciones para Mac OS X, instrucciones para Windows), y desde hace ya meses vivo tan tranquilo sin él, pues en buena parte gracias a que iOS no lo soporta cada vez hay más y más sitios que ofrecen alternativas, al menos aquellos sitios que a mi me interesan.

Las dos principales excepciones a esto son YouTube, donde los vídeos que llevan publicidad no funcionan sin Flash, y Facebook, que también necesita Flash para los vídeos.

YouTube pidiendo Flash
YouTube pidiendo Flash

En ese caso me saca del apuro Chrome, que tiene su propia implementación de Flash y me permite ver las páginas que necesito ver en las que hay que usarlo sí o sí; si no uso Chrome como navegador por defecto es porque, al menos en mi máquina, tiene una fuga de memoria que se va comiendo todo el espacio disponible de disco duro hasta que me veo obligado a reiniciar para recuperarlo.

En resumen: que no echo para nada de menos tener Flash instalado en mi ordenador. Más bien todo lo contrario.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear