Por @Wicho — 8 de Abril de 2006

Cuando Apple anunció que se pasaba a procesadores Intel una de las primeras preguntas que surgieron fue la de si iba a ser posible instalar Windows en esas máquinas.

Phil Schiller dijo entonces que aunque no lo iban a soportar, tampoco lo iban a impedir y que suponía que la gente terminaría por hacerlo, como de hecho sucedió cuando hace poco más tres semanas narf2006 y blanka lo consiguieron.

A partir de ese momento fueron apareciendo por ahí tutoriales y sitios dedicados a explicar a los usuarios como instalar Windows XP en un Macintosh con procesador Intel, pero Apple dejó a todo el mundo de piedra esta semana al presentar la beta de Boot Camp, un software que permite instalar Windows XP SP2 en cualquier Macintosh con procesador Intel y Mac OS X 10.4.6 sin tener que andar hackeando la instalación.

Esta solución está muy bien, y para muchos puede ser la solución definitiva de cara a utilizar ciertas aplicaciones muy determinadas que sólo están para Windows o, para qué negarlo, para jugar; el problema de Boot Camp o del hackeo de narf2006 y blanka es que puedes arrancar un sistema u otro, pero para cambiar de uno a otro tienes que reiniciar el Mac, con lo que es un poco coñazo si lo único que necesitas hacer es abrir un momento una aplicación para comprobar una cosa.

En este sentido parece mucho más cómoda la solución que aporta Parallels Workstation 2.1 Beta2, una aplicación de virtualización que acaba de salir para Macintosh también esta misma semana y que permite instalar no sólo cualquier versión de Windows en un Mac con procesador Intel, sino también distribuciones de Linux como Red Hat, SuSE, Mandriva, Debian y Fedora Core; FreeBSD; Solaris; OS/2; eComStation; o incluso MS-DOS y que permite tener los dos (o más) sistemas funcionando a la vez.

A pesar de que es beta y de que algunas cosas aún no funcionan del todo o en absoluto hay algunos comentarios bastante positivos de usuarios que ya lo han probado en Macintouch en los que hablan de tiempos de arranque del orden de 15 segundos, y alguno llega incluso a decir que es más rápido que un Athlon de 2 GHz, aunque no dice en qué Mac lo está probando.

Otro comentario muy interesante es el de Brian Oestreich, que viene a decir que con este nuevo software

Debería ser factible montar un ordenador Apple con un procesador Intel Core Duo que estaría ejecutando Mac OS X 10.4.x virtualizando una copia de Windows XP Pro SP2 que a su vez estaría ejecutando una emulación del Mac OS 7.5 clásico a través de SoftMac Express. Y así, podría ejecutar una copia de Crystal Quest, MORE, o incluso… ¡HyperCard!
Rafa también lo ha estado probando y nos cuenta:
Lo acabo de instalar en el iMac y la primera impresion es buena. Las Win XP arrancan en unos 10 segundos y se mueven bastante agiles. Aún no he instalado aplicaciones pesadas como el Photoshop, pero todo llegará.

Un ejemplo del aspecto mientras se instala Ubuntu 5.10 en otra máquina virtual.

Y un poco más tarde:
Ya he realizado las pruebas con Photoshop. Increible!, el Photoshop CS2 para windows rodando en unas Windows XP dentro de la máquina virtual de Parallel rueda MÁS RAPIDO que el Photoshop CS para PowerPC bajo Rosseta. Realmente esta emulación de Windows es completamente utilizable!

Realmente la cosa se pone muy, muy interesante. Teniendo un Mac que puede correr de todo, ya sea mediante el arranque dual o mediante virtualización -y ambas soluciones son perfectamente compatibles entre si- ¿quién querrá comprarse otra máquina? ;-)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear