Por @Wicho — 7 de Junio de 2005

A pesar de lo increíble que nos parecía hace apenas cinco días, ha pasado.

Después de años ensalzando las virtudes del PowerPC y de los procesadores RISC, Steve Jobs anunciaba ayer que Apple va a abandonar la arquitectura PowerPC para pasarse a procesadores Intel x86.

Jobs no ha dado motivos muy concretos, y no ha ido mucho más allá de decir que aunque los PowerPC actuales son estupendos han echado un vistazo a los caminos de desarrollo por los que piensan ir IBM e Intel y se han dado cuenta de que los futuros desarrollos de Intel caen más en la línea de lo que Apple quiere hacer en el futuro con los Macintosh y que ofrecen «más prestaciones por watio».

En la práctica, la opinión generalizada parece ser que la incapacidad de IBM de alcanzar los 3 GHz con los G5 y de meter uno de esos en un portátil puede haber tenido bastante peso en esta decisión.

Un historial de cambios

Aunque la noticia ha caído como una bomba en el mundo de la informática, ésta no es, ni con mucho, la primera gran transición a la que se enfrenta Apple con los Macintosh, pues antes estuvieron:
  • El paso del Sistema 6.x al Sistema 7.
  • El paso de los procesadores Motorola 68K al PowerPC.
  • El paso a Mac OS X.
Dejando aparte las emociones, la que más se parece a la que ahora afronta Apple es la migración de los 68K a los PowerPC, migración que resultó bastante suave gracias a que los PowerPC son capaces de emular los Motorola 68K y al usuario le resultaba transparente utilizar aplicaciones nativas o no, lo que dio a los desarrolladores la oportunidad de irlas rediseñando a su ritmo.

Para el cambio a Intel Apple dispone ahora de una tecnología que denomina Rosetta, que podría estar basada en Quicktransit de Transitive Corp, que permite hacer algo similar:

Rosetta is designed to translate currently shipping applications that run on a PowerPC with a G3 processor and that are built for Mac OS X. Rosetta does not run the following:
  • Applications built for Mac OS 8 or 9
  • Code written specifically for AltiVec
  • Code that inserts preferences in the System Preferences pane
  • Applications that require a G4 or G5 processor
  • Applications that depend on one or more kernel extensions
  • Kernel extensions
  • Bundled Java applications
La demo de ayer fue hecha sobre un Pentium, y hasta que Jobs lo dijo nadie se había dado cuenta, así que la cosa parece no funcionar mal del todo.

Lo más importante, a mi entender, es que con Rosetta se acaba el soporte para Classic, pues no ejecuta aplicaciones diseñadas para Mac OS 8 ó 9; las otras limitaciones no me parecen graves ni insalvables si los desarrolladores se ponen las pilas y cuentan con el apoyo suficiente por parte de Apple de aquí a que salgan los primeros Macintosh con procesadores Intel al mercado.

Un Macintosh es un Macintosh

Otra cosa que ha quedado bastante clara es que los macintosh van a seguir siendo Macintosh lleven el procesador que lleven dentro, y que no se va a poder montar Mac OS X sobre cualquier PC. En palabras de Phil Schiller, vicepresidente de Apple:
We will not allow running Mac OS X on anything other than an Apple Mac.
Lo cual es totalmente lógico y de esperar teniendo en cuenta que el 75% de los ingresos de Apple vienen de la venta de CPUs Macintosh.

Es intrigante que Schiller dijo que aunque no lo van a soportar, tampoco van a impedir que la gente instale Windows en los nuevos Macs:

That doesn't preclude someone from running it on a Mac. They probably will, we won't do anything to preclude that.

Falta por ver si ahora será Microsoft la que impida que se pueda instalar Windows en los nuevos Macintosh, pero si no lo hacen desde luego eso abre perspectivas interesantes.

¿Qué me dices de una máquina que pueda arrancar con Mac OS X, alguna variante de Linux, y Windows?

Ojalá vivas en tiempos interesantes...

Creo que hay una maldición china que dice así, y desde luego los dos próximos años van a ser cuando menos interesantes para la plataforma Macintosh.

Aparte del desafío al que se enfrenta Apple de cara a que los desarrolladores afronten el cambio y no abandonen la plataforma, muchos analistas dicen -aunque no he visto cifras que lo corroboren- que tanto el cambio a PowerPC como a Mac OS X le han costado a Apple cuota de mercado, y que no tienen claro que puedan soportar este nuevo cambio.

No se si esto va a ser así o no, y entiendo que si acabas de comprar un Mac puedas sentirte en cierto modo «timado», pero tu máquina no va a ser más obsoleta por el cambio a Intel que por la aparición de un hipotético G6 u otro procesador.

Si la máquina te servía la semana pasada, te seguirá sirviendo igual hasta que toque cambiarla, pero cuando te toque hacerlo simplemente puede que sea por un Mac con un procesador Intel dentro.

En cualquier caso, creo que es indiscutible que este año Apple va a ser víctima del efecto Osborne y va a enfrentarse a un bajón en las ventas de CPUs, empezando por los portátiles, pues dado que no hay manera de meter un G5 en un portátil parece claro que no sacarán uno nuevo hasta que ya sea con un procesador Intel dentro; como mucho habrá actualizaciones de los actuales.

Imagino que también puede pasar que empiecen a saldar las máquinas con procesadores G4 y G5 en un momento dado y que sea el momento de hacerse con una de ellas para asegurarte de que tienes una CPU que no lleva el soporte para sistemas DRM integrado, que es uno de los puntos más oscuros que algunos ven en el cambio a Intel.

Esto, en cualquier caso, no debería ser un problema excesivamente grave, ya que Apple dispone de una liquidez que otras muchas empresas envidiarían.

En definitiva, y como dicen en Macintouch

It will be a pain in the butt, but we'll just have to deal with this gradual transition as part of the continuing evolution of personal computing. It will undoubtably bring interesting (and challenging) new technologies over the next few years, some of which we can't even picture at the moment. It's the only competitive path to better Mac performance, according to Jobs (at least in terms of "power per watt"). Apple's doing a U-turn out of a dead-end road, and we expect a bumpy, but interesting, ride ahead.

Nunca escupas para arriba

Entonces, si aparentemente la transición a Intel parece estar más o menos bien planteada, ¿por qué su anuncio ha tenido mucha más repercusión que si Apple hubiera anunciado, por ejemplo, que se pasaba a procesadores cell?

Pues porque Apple lleva años mofándose se Intel», años de «Stevenotes» en las que un Macintosh «pateaba el culo» de un PC, y años convenciendo a sus usuarios de que el PowerPC es mejor que cualquier Intel...

Y eso tiene ahora una inercia que costará vencer, pues buena parte de los usuarios identifican a Intel con el enemigo.

Pero como ya se ha comentado por aquí en una ocasión, los procesadores Intel no son malos; es la combinación con Windows la que no acaba de funcionar.

Ya puede ir Steve Jobs activando su «campo de la distorsión de la realidad» a tope.

Personalmente, de da igual que mi próximo Mac funcione a base de varios miles de procesadores 6502 si sigue corriendo Mac OS X y las aplicaciones que uso habitualmente.

Y si además le puedo meter Windows y un Linux para cacharrear de vez en cuando, pues mejor que mejor.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear



PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo