Por @Alvy — 3 de Julio de 2006

Comienza un lunes de un mes largo, caluroso y aburrido.

Qué mejor que empezar la mañana con una broma a los compañeros de oficina. Especialmente recomendable si has sido de los primeros en llegar.

Desmonta con cuidado las teclas de sus teclados e intercambia la N y la M.

Esto se puede hacer con un clip metálico o cualquier otro pequeño objeto con el que hacer palanca (¡con cuidado!). Verás cómo las teclas saltan al hacerlo. Luego con una ligera presión puedes volver a ponerlas en los sitios adecuados.

Observa cómo rápidamente crece el caos y la confusión cuando su propietario empiece a teclear. El efecto variará ligeramente dependiendo de si es de las personas que teclean mirando a la pantalla o mirando a las teclas. En ambos casos es curioso ver la reacción.

El lunes se vuelve de este modo un poco más divertido.

(Broma extraída de un pasaje de JPod.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear