Por @Alvy — 25 de Marzo de 2019

Esta estupenda versión de la ilusión óptica de la habitación de Ames está en el canal de YouTube de La casa de la ciencia, un programa de divulgación científica del canal infantil Pakapaka argentino. Los personajes se mueven de un lado a otro volviéndose grandes y pequeños, de forma suave y totalmente creíble. ¿Efectos especiales por ordenador? No, es mucho más sencillo e ingenioso.

Como ya explicamos en algún vídeo igual de espectacular se llama habitación de Ames porque quien la creó fue el oftalmólogo Adelbert Ames a partir de un concepto del médico y físico Hermann von Helmholtz, en 1946.

Es todo un juego de perspectiva con una distorsión tremenda que «desde el ángulo correcto» hace que la habitación parezca normal y corriente. La gente puede moverse de un lado a otro produciendo un poderoso efecto visual en el que parecen crecer o empequeñecerse. Tan es así que se utiliza habitualmente en películas, como hicieron en El Señor de los Anillos para lograr grácilmente efectos visuales de forma natural.

El vídeo en cuestión también lleva años circulando por ahí como viral como GIF animado, así es es un poco viejuno, aunque sigue viéndose estupendamente.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 20 de Marzo de 2019

Este perrete tan adorable pero a la vez un poco inquietante se llama Tombot y es un proyecto que está actualmente triunfando en Kickstarter. Su creador es Thomas Stevens y su objetivo no es ser un mero juguete sino un animal de apoyo emocional, especialmente para ancianos aquejados de soledad, depresión o demencia senil.

El animal parece salido de una serie de televisión o película porque tiene ese característico look y movimientos de los muñecos animatrónicos de Jim Henson (cuya factoría ha creado el prototipo) pero en versión ultrarrealista. Dicen que es «el compañero ideal» porque resulta adorable, cariñoso y bastante interactivo: se mueve desde el rabo hasta la cabeza, incluyendo la boca y ojos, y así reduce la ansiedad de los pacientes.

Personalmente me parece simpático pero eso de imaginarme a una ancianita deprimida y solitaria acariciando a un bicho peludo mecánico lleno de cables y mecanismos, por muy entrañable que parezca, no me convence mucho. Pero oye, si hay gente a la que le funciona hasta abrazar un el muñeco de peluche al que más apego le tienen, pues estupendo.

Técnicamente el Tombot funciona con una batería y se recarga cuando se tumba en su cojín. También responde a comandos de voz sencillos. La idea es que con un precio de entre 400 y 500 dólares no sea un «robot de lujo» sino algo más bien tirando a asequible, aunque claro, eso del precio es muy relativo. Como el Kickstarter va bien parece que entrará en fase de producción pronto, así que ya se puede reservar por unos 300 dólares hasta que esté listo. Las primeras unidades llegarían hacia agosto de 2020 más o menos, que con estas cosas de la financiación colectiva nunca se sabe.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 20 de Marzo de 2019

Tras el título del documental Float (Phil Kibbe, 2019) parece haber una historia realmente apasionante acerca de la obsesión y la búsqueda de la perfección de los aficionados a los aviones planeadores con motor a gomas. Se trata de una variante de modelismo de vuelo libre en la que las hélices utilizan un «motor» consistente en una gigantesca goma elástica retorcida minuciosamente como método de propulsión.

Este curioso y tranquilo hobby produce aviones aerodinámicos imposiblemente ligeros, que flotan grácilmente en el aire mediante lo mejor de la ciencia, la técnica y el arte. Compiten en grandes pabellones en competiciones oficiales, en las que hay de todo: emoción, controversia y hasta trampas. Los participantes suelen tener más de 60 años y atesoran un valiosa experiencia; luego están los jóvenes que compiten con nuevos conocimientos y técnicas.

Float

Dicen en la página del documental que gran parte del secreto del triunfo en las competiciones está en el rebobinado de la goma elástica, además de conseguir eliminar todos los miligramos posibles al peso de los aviones.

Aunque el documental todavía no se puede ver online se está enseñando en algunos festivales; tiene una pinta más que apetecible. Se financió en KickStarter.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 20 de Marzo de 2019

Hex FRVR

Hex es un sencillo juego en el que hay que ir colocando piezas sobre un tablero hexagonal de modo que se vaya rellenando, de modo que al juntar colores algunas piezas desaparezcan (estilo Tetris) y se pueda seguir jugando.

Las piezas aparecen a la derecha y las hay de varios tamaños; el asunto está en colocarlas lo más arrejuntadas posible para poder seguir jugando. La partida termina automáticamente cuando no quedan movimientos posibles.

Se puede jugar tanto en la web como descargándolo en forma de app (iOS, Android) y al registrarse con Facebook se pueden guardar los récords y acceder a otras opciones.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear