Por @Alvy — 7 de Febrero de 2023

Flappy Birdle: un cruce entre Flappy Bird y Wordle, el «más difícil todavía»

Flappy Birdle es un macabro, tenso y desesperante crossover de dos juegos adictivos: el mítico Flappy Bird y el recientemente encumbrado Wordle. Así que combina lo más trepidante de la acción con el esfuerzo mental que requiere un juego de palabras. Podríamos decir que, sin lugar a dudas, es adictivo × adictivo = adictivo².

El juego consta de dos pantallas: un tablero y teclado de Wordle y una pantalla de Flappy Bird. Mientras intentas resolver el juego de palabras cada clic en el teclado es un impulso para el pajarillo, que debe ir volando y evitar los obstáculos en forma de tuberías.

Es difícil saber dónde mirar, la verdad. Las pistas de colores (gris = incorrecto; amarillo y verde para correcto sin colocar y colocado) ayudan un poco, pero a veces desesperan. Teclear rápido no es la solución: el pájaro volaría demasiado alto, así que hay que utilizar una cadencia cansina, que se logra con mucha práctica. Mientras tanto, hay seis intentos y la única ventaja a favor del jugador es que las palabras inexistentes simplemente no se tienen en cuenta (se ìede teclear cualquier cosa).

Lo mejor (o peor, según se mire) es que en Flappy Birdle hay infinitas palabras y juegos sin fin, no «uno al día» como viene siendo tradición. También hay dos modos: el normal y el fácil. En el fácil no hay colisiones, no existe el límite de seis intentos como en el Wordle normal y la gravedad es menor. Este modo fácil es llevadero. Si intentas el normal y te pasas un buen rato hasta acertar por primera vez… ¡Felicidades! No habrás sido la única persona en querer pasar por la guillotina a los virtuosos sádicos que han diseñado el juego, la gente de AE Studio.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 24 de Enero de 2023

Chronophoto en un iPhoneChronophoto es otro de esos juegos de planteamiento sencillo pero que te pueden llevar a procrastinar hasta extremos insospechados mientras intentas mejorar tu puntuación a la hora de poner fecha a las fotos que te muestra.

En cada partida el juego te mostrará cinco fotos tomadas entre 1900 y 2020. Tú sólo tienes que mover el deslizador que hay debajo hasta escoger el año en el que crees que ha sido tomada la que estás viendo y darle al botón Submit. Cuando más te acerques al año correcto, más puntos. La puntuación máxima es de 5.000 puntos, ya que si aciertas el año consigues 1.000 puntos. Claro que cuanto más te alejes, menor puntuación. Puedes hacer zoom en las imágenes para ver si encuentras algún detalle que te permita afinar tu apuesta.

Y ya. Pero si el mecanismo de juego es fácil también resulta muy fácil picase para intentar conseguir esos 5.000 puntos.

El juego me recuerda mucho a Photo History, un experimento en línea en el que también hay que escoger el año de una foto. Aunque en este caso muestra al azar versiones en color o coloreadas de las fotos o bien la foto en blanco y negro. El objetivo es ver cómo el color afecta nuestra percepción de la fecha. Al final te da los resultados, pero no hay una puntuación como tal con la que picarse.

(Vía David Sánchez de Castro).

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 23 de Enero de 2023

En menos de cinco minutos se pueden ver y entender algunos de los principios mecánicos que en el Brick Experiment Channel han montado con piezas de Lego Technic. Es algo sumamente interesante, a medio camino entre la ingeniería y la diversión. Todos los mecanismos tienen un nombre técnico que me imagino que no se traduce literalmente, pero entre los más obvios están el acoplamiento Schmidt, la junta homocinética y los engranajes cónicos y planetarios. También hay dos tipos de transmisiones (cadena y correa), un cabrestante, un árbol de levas… un poco de todo, vamos.

En cierto modo, recuerdan al vídeo de principios mecánicos de 1930 de Ralph Steiner, aunque estos parecen más complejos. Lo más divertido quizá es que los veinte mecanismos pueden combinarse para formar una sola máquina… un tanto peculiar, porque es una «máquina que no hace nada», algo así como la medio antítesis de una máquina de Rube Goldberg: igual de complicada pero sin finalidad aparente excepto epatar. Al final del vídeo se ve cómo se mueve, a diferentes velocidades de grabación, para comprobar cómo opera sin problemas. Tan sólo parece mover el muñequito con alas pero nada más.

Si te resulta demasiado fascinante como para no hacer nada al respecto puedes intentar conseguir las piezas para montar algunas de las piezas, o ir directamente al Kit de los 20 principios mecánicos que venden en BuildAMOC, aunque –precaución con las carteras- son 219 eurazos así a palo seco.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 22 de Enero de 2023

Weaver - A daily word ladder game

Weaver es un juego de palabras bastante adictivo (¡cuidado!) alojado en el curioso dominio wordwormdormdork.com, todo un juego de palabras con su propio funcionamiento. El juego es un viejo conocido; de hecho lo inventó Lewis Carroll en 1877, bajo el nombre de Ladder (Escalera). Consiste en convertir unas palabras en otras de la misma longitud pero cambiando sólo una letra cada vez asegurándose de que todas las palabras sean válidas. Ahora le han dado el toque Wordle: hay un juego al día, se guardan los récords, etcétera.

Weaver - A daily word ladder gameEl juego cuenta con un amplio diccionario –de momento sólo en inglés– que hace que algunas veces «probar a ver si cuela» funcione bastante bien, porque los cambios no son siempre fáciles;. Y es que eso de que sólo se pueda cambiar una letra es una limitación importante y hace que la cosa tenga su intríngulis.

Cada problema planteado tiene al menos una solución, pero si te quedas atacado basta utilizar la tecla de retroceso o pulsar Reset para volver a intentarlo. La solución ideal la llaman camino óptimo y suelen ser cinco o seis saltos, pero pueden ser más. Cada día se muestra la solución ideal del día anterior en el menor número de pasos y se guardan las estadísticas automáticamente; no hace falta registrarse.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



PUBLICIDAD



Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro