Por @Alvy — 2 de Abril de 2020

Esta máquina de Rube Goldberg llamada La máquina de la cuarentena utiliza para funcionar lo que ha demostrado ser uno de los principales, más críticos y sin duda preciados tesoros de la época de confinamiento: los rollos de papel higiénico. Ha sido construida por Kaplamino, que en alguna otra ocasión nos ha deleitado con mecanismos igual de inútiles, complejos y entretenidos.

En el vídeo yo he contado hasta 32 rollos de papel, casi todos ellos completos. El «tengo rollos de papel higiénico» es el nuevo «tengo tierras», así que una cantidad como esta sólo estará al alcance de los más acaparadores, pero sin duda se puede hacer con menos (y sin estropearlos para su importante función).

Si lo piensas, montar máquinas de Rube Goldberg es una opción muy natural y entretenida para quienes tengan que pasar largos días en casa: encontrar la forma en que funcione cada parte de los mecanismos y hacerlos originales tiene su intríngulis. A los más pequeños les encantan y todo lo necesario –principalmente trastos viejos– puede encontrarse en los cajones. Además, da para vídeo. ¡Ánimo y buen confinamiento!

Relacionado:


Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 31 de Marzo de 2020

Las Game Boy de Nintendo (1989) tenían un peculiar sistema de protección para que sólo se pudieran utilizar en ellas cartuchos debidamente licenciados por la compañía. Aun así los desarrolladores independientes investigaron sus entresijos y descubrieron cómo hackear el ingenioso sistema «medio técnico, medio legal» que servía de protección. En este vídeo de StackSmashing se explica en diez minutos esa fascinante aventura de ingeniería inversa y hacking que a día de hoy no pretende violar leyes sino simplemente satisfacer el ansia de conocimiento de los más geeks.

Tal y como explican, la protección de las Game Boy estaba en el arranque de los cartuchos; más concretamente en el logotipo. La consola comprobaba que el cartucho contuviera el logotipo de Nintendo: se mostraba deslizándose durante la carga del contenido y luego se comparaba con el mismo logo que también estaba almacenado en la consola. Si eran iguales, arrancaba; si no, se quedaba bloqueado. De este modo si alguien creaba un nuevo juego debería usar el mismísimo «logo Nintendo™», lo cual supondría una violación de una marca registradas, lo que era en sí parte de la protección porque facilitaba perseguirlo legalmente.

Game Boy Development Wiki

El hack consiste en utilizar un cartucho fabricado con una FGPA, un chip programable que no es una simple ROM estática. De este modo se puede mostrar un logo distinto en la pantalla y cuando se realiza el chequeo del logo auténtico (que se resume en 44 bytes) «entregarlo» discretamente para pasar la prueba, algo que es totalmente invisible. Se puede encontrar mucha información sobre esto en el Game Boy Development Wiki.

En las explicaciones hay una descripción completa de lo que hace cada pin de los cartuchos: lectura, escritura, direcciones, datos, reloj… Para la Game Boy existían diversos tipos de cartuchos, pero el truco de la FPGA se puede usar para simular cualquiera de ellos. Al final del vídeo se ve una placa ya diseñada que sirve tanto para poner ROM como para conectar otros circuitos y hacer más cosas interesantes.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 27 de Marzo de 2020

En su canal de YouTube Joseph’s Machines muestra cómo aprovechar el tiempo diseñando máquinas de Rube Goldberg altamente complejas, como esta máquina de servir pasteles, «la máquina más compleja que ha diseñado Joseph hasta el momento». Ya habíamos visto algunos de sus trabajos, como el pasador de páginas o la máquina de alimentación de oficina y esta no le va a la zaga.

Tan sólo en esta máquina Joseph ha dedicado tres meses de trabajo y desde luego es que es original: no sólo es larga y compleja, también algunos de los «pasos» son tremendamente originales: botellas que derraman líquido y luego lo recogen en un tubo, barras de mantequilla que se deslizan al calentarse y derretirse, tiestos que caen de forma estrepitosa pero precisa… Y todo para cortar un trozo de tarta.

Como toque tecnológico esta máquina incluye una llamada por teléfono desde un ordenador que hace que al vibrar un iPhone comienza a deslizarse rampa abajo, atrayendo al bebé de la casa que tan preciso como cualquier mecanismo arrampla con él tirando de una cuerda.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 1 de Marzo de 2020

El juego de los diagramas de Voronoi

Pensado para dos jugadores, este juego llamado Voronoi Diagram Area Game (que podría igualmente llamarse «juego de los polígonos de Thiessen») consiste en ir marcando puntos por turnos sobre el espacio de juego intentando acaparar la mayor superficie posible. Rojo vs. azul.

Lo divertido es que cada punto divide las regiones según las reglas de los diagramas de Voronoi, de modo que las líneas son mediatrices que se mantienen a la misma distancia entre los puntos y el perímetro de los polígonos generados es equidistante.

Es un juego definitivamente de estrategia, pero en el que hay que tener buen ojo y buena mano para afinar los clics, sin prisas y con precisión. Como ayuda, al mover el ratón las líneas se van moviendo también, así como los cálculos de superficie resultando. Una forma divertida de aprender algo de geometría jugando.

Tanto de este juego como de otros entretenimientos y utilidades relacionadas con los diagramas de Voronoi, como este generador de Voronois, también se puede descargar el código JavaScript / WebGL para aprender y practicar con ellos.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear