Por @Alvy — 16 de Diciembre de 2018

Este minidocumento de la selección de The Atlantic es lo más entrañable que me he encontrado en mucho tiempo. Es la historia de una tienda de ajedrez llamada Chess Forum que está en el Greenwich Village de Manhattan y de Imad Khachan, su propietario.

Dicen de Chess Forum que es «la última tienda de ajedrez», aunque seguro que exageran un poco. En su web se autodenomina «la más grande» y no sé si en tamaño pero desde luego sí por la grandeza de los personajes que por allí aparecen. El propietario es un refugiado palestino que acabó compitiendo en los 90 con otra tienda llamada Chess Shop que había en la misma calle, tras desavenencias con su propietario. Según cuenta Kottke aquella época fue conocida en los círculos ajedrecísticos como la pequeña Guerra Civil en Thompson Street.

En Chess Forum hay todo tipo de equipamiento: tableros, piezas, relojes… Algunos más «góticos» que otros; también hay un hueco para otros juegos, como el backgammon o el go… Además de eso hay unas cuantas mesas para jugar, en las que los aficionados pasan sus horas. Todo acompañado de literatura ajedrecística, desde libros para los niños como colecciones para los mayores. Visita obligada para el próximo viaje a Nueva York, vamos.

Aunque detrás de todo eso lo más poderoso son los personajes y sus historias: desde la del propio Imad a la de los aficionados que pasan allí sus horas y los clientes que la frecuentan.

Chess Forum está a unas manzanas del Washington State Park, un lugar emblemático para los aficionados al ajedrez porque es donde se reunen los buscavidas que ofrecen jugar partidas rápidas por dinero (quién recuerde la película Buscando a Bobby Fischer recordará la escena). Toda una experiencia si vas con ganas de simplemente divertirte y perder unos dólares, porque desde luego ganarles es más que difícil: los hay que hasta hacen trampa intentando realizar movimientos ilegales –si cuela, cuela– pero se pueden encontrar partidas mucho más tranquilas.

Acerca de estos curiosos personajes están por ahí los documentales Street Knights (Matt Baron) y Men Who Would Be Kings (de Miro Reverby). Chess Twins tiene una enorme lista de partidas en las que los aficionados –de todos los niveles- tratan de no ser «cazados» por los profesionales del ajedrez callejero, ganando en algunas ocasiones (tampoco es raro que se dejen ganar al principio para pillar a la gente en las revanchas): NYC Chess Hustling.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 15 de Diciembre de 2018

Tetris Frequency

Mezvan compartió hace un tiempo esta imagen de la distribución de piezas en una partida de Tetris, un tanto chocante porque contiene más piezas largas –llamadas «I» por su forma– de lo que se suele experimentar. Así que estuvimos mirando algunas páginas al respecto.

Resulta que el algoritmo generador de piezas aleatorias del Tetris no es tan trivial como se podría pensar. Si aparecieran piezas puramente al azar cada una de ellas tendría 1 probabilidad entre 7 de ser la siguiente. Pero esto podría llevar a series demasiado repetitivas y que en caso de tener «muy mala suerte» que no apareciera la pieza deseada en una larga secuencia quizá de 10, 20 o 40 piezas (suficiente como para matar la partida). Así que sus creadores pensaron en otras fórmulas.

Según parece el «generador de piezas» –que es como lo llaman– varía de unas versiones del juego a otro. En el Tetris de Gameboy por ejemplo se intentó que la misma pieza no pudiera aparecer tres veces seguidas. Cada pieza tiene asignado un código binario entre 000 y 110 y se realizan diversas operaciones OR con un valor al azar dependiendo de los dígitos anteriores, rechazando las nuevas piezas generadas si no cumplen «ciertas condiciones». El resultado de esa complicación es que en la práctica las probabilidades son: L: 10,7%; J, I, Z: 13,7%; O, S, T: 16,1%. (Ese algoritmo es de Henk Rogers).

Tal y como explican en el Tetris Wiki, la versión más «oficial» al respecto dice que su generador aleatorio funciona considerando las siete piezas (I, J, L, O, S, T, Z) mezclándolas como si fueran una baraja de naipes y sirviéndolas por orden como «sacándolas de una bolsa». En total hay 5.040 permutaciones posibles, de modo que a una mezcla de las primeras siete pueden seguir unas ~5.040 mezclas distintas a continuación y es difícil que se repitan completas. La distancia más larga entre piezas iguales tiene 12 piezas intermedias (por ejemplo siendo la primera una I y la última otra I, con otras 12 entre medias). Pero hay variantes de este algoritmo que emplean «bolsas» de 8 piezas, con una de ellas repetidas, y otros en los que la primera pieza de cada bolsa siempre ha de ser I, J, L o T.

Tetris Forever

Colateralmente Mezvan nos pasó también el enlace a Playing Tetris forever donde se explican los algoritmos para «jugar eternamente al Tetris», métodos que tienen algunas limitaciones (como que el generador aleatorio tenga ciertas características y se conozcan las tres piezas «siguientes», cosa que no sucede en todas las versiones) pero que resulta muy interesante también.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 3 de Diciembre de 2018

¿Está centrado?

¿Está centrado? es uno de esos juegos viciosillos de agudeza visual, en el que hay que demostrar si tienes «ojo de diseñador» decidiendo si el punto que aparece en las figuras está centrado o no.

Las formas geométricas son muy simples, pero a veces aparecen agrupadas o rodeadas de otras «para despistar», así que hay que leer a qué se refiere la pregunta, aunque por lo general se refiere siempre a la figura más obvia.

¿Está centrado?
¿Está el punto centrado en el círculo?

Es más difícil de lo que podría parecer y además no te puedes equivocar ni un píxel. Y es que en el mundo del diseño o está centrado o no lo está, no hay término medio. Mucho ojo con los triángulos, que son especialmente traicioneros. Un fallo y «mueres». Está muy bien diseñado, de modo que las preguntas no se repiten.

Para superar el juego hay que acertar diez veces seguidas. (Y por desgracia acaba ahí). Pero si te gusta entonces te gustarán otros juegos similares de agudeza visual como Color, el Test de percepción del color o The Eyeballing Game. Y si te los pasas todos puedes seguir con otros similares como Planarity, Euclides o el viejísimo Slice It.

(Vía @BensonSenora.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 3 de Diciembre de 2018

Nosedive (juego)

Nosedive es para mi gusto uno de los más impactantes y mejores episodios de la serie Black Mirror, quizá porque es el que mejor muestra esa visión de futuro interesante pero distópico al que parecemos encaminarnos sin remisión. Quien viera el reportaje sobre la el «crédito social» en China, sus consecuencias y futuro o haya leído sobre el whuffie de Down and Out in the Magic Kingdom tiene difícil no ver el paralelismo.

Ahora cuentan en Polygon que va a existir una recreación en versión juego de mesa con el mismo nombre y temática. El entretenimiento consistirá en recopilar puntos sociales pasando por diversas «experiencias», de las que hay unas mil distintas, junto con los demás jugadores (recuerda un poco al Monopoly para milénicos, ejem). El objetivo es tener la vida perfecta. Oh, ¡cuán realista!

De Nosedive ya teníamos los sonidos para descargar para el móvil, así que ahora tendremos el juego de mesa y la app para hacerle blip blip a quienes nos caigan mal y blip blip blip blip blip a quienes nos caigan bien.

El juego se pondrá a la venta este 25 de noviembre, así que si eres fan de ese episodio, de Black Mirror o de los juegos de mesa raritos, llegas a tiempo para las navidades.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear