Por @Alvy — 20 de Julio de 2021

noclip

Noclip.website puede entenderse como un museo de niveles de videojuegos o una herramienta para explorar con tranquilidad todos aquellos lugares que suelen estar llenos de monstruos, trampas y personajes variados. En cierto modo, también es un homenaje al trabajo de los artistas digitales que pasan semanas, meses o incluso años diseñando con sumo detalle lugares por los que a lo mejor no pasará ni se fijará nadie si el juego es demasiado absorbente.

noclip

El trabajo de arqueología digital que hay detrás de esta web es tremendo, puro amor al arte. Primero hay que extraer los mapas y texturas de los juegos, que suelen estar protegidos de diversas maneras. Una vez se han encontrado, copiado y analizada su geometría hay que ver la mejor forma de mostrarlo y escribir el código. Finalmente, ahí está: los circuitos de Mario Kart completos vistos desde el aire, o las escenas de los diversos Zelda.

Para afinar un poco más la aplicación web ofrece varias opciones de visualización; lo normal es utilizar el modo 3D y las teclas WASD para moverse, aunque también hay vistas cenitales e isométricas en algunos casos. Los resultados varían mucho de un juego a otro, tanto en calidad como en detalles. En el menú de la izquierda hay algunas opciones de visualización y estadísticas gráficas.

Las escenas resultantes son curiosas: lugares que recordamos normalmente llenos de coches, francotiradores o zombies totalmente tranquilos, por los que dar una vuelta de forma sosegada. Entre los juegos que se pueden explorar hay muchos de la Wii, Gamecube, Nintendo DS y 3DS y también de la PlayStation 2 y Xbox. De PC también hay algún juego, Como los Portal 1 y 2 o el Dark Souls y el Counter Strike. La comunidad aficionada a este tipo de cosas y al desarrollo de Noclip se reúne en el Discord de Noclip.

(Vía @ShedworksGreg.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 10 de Julio de 2021

En este vídeo de la Doctora Jessica So enseña a su hijo a practicar una duodenopancreatectomía (o procedimiento de Whipple), una operación quirúrgica sobre varios órganos que se realiza para retirar tumores del páncreas y los órganos cercanos. Lo interesante es que lo hace jugando –podría decirse que elevando a nuevas cotas el término «jugar a los médicos»– mediante una «cirugía» sobre un modelo de plastilina del cuerpo humano, donde cada color simboliza un órgano distinto del cuerpo.

En esta peculiar cirugía la mayoría de los instrumentos son de plástico y los órganos se cortan fácilmente; no salpica la sangre y en vez de coser hay que «pegar» los órganos moldeando un poco la plastilina. Pese a que en ese aspecto se aleja de la realidad el procedimiento se sigue paso a paso, vigilando cada detalle, como si fuera sobre un paciente de verdad. En el teatrillo a veces se añade algo de plástico transparente, papel de aluminio, gasas o tubos para darle mayor realismo.

Dicen que la doctora So ha realizado otras cirugías con su hija, incluyendo una cesárea (de la que nació un estupendo bebé con traje de Spider-man), arreglos de meniscos, hernias… Lo que surja. La idea no es sólo que se interesen por la medicina y entiendan cómo funciona el cuerpo humano; también dice que sirve para desarrollar aspectos motores y de precisión en sus manitas y para gestionar el autocontrol.

(Vía Interesting Engineering.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 8 de Julio de 2021

En Business Insider han publicado este precioso y altamente relajante minidocumento acerca de cómo se fabrican las piezas de ajedrez para los campeonatos del mundo. Estos peculiares conjuntos de 32 piezas son mucho más caros de lo normal: alrededor de 500 dólares, llegando a 1.200 si llevan sensores electrónicos en una curiosa combinación de baja-alta tecnología. Estas desorbitantes cifras se deben al delicado y largo proceso de fabricación: cada pieza requiere días de trabajo y para tallar los caballos sólo hay 10 especialistas en el mundo.

Aunque los trebejos normales se fabrican de forma industrial con moldes en plástico, madera u otros materiales, los de los grandes campeonatos son completamente artesanales. Salen de una fábrica de la India que produce unos 250 al año. Los artesanos tienen que formarse durante cuatro o cinco meses para poder dominar el tallado en madera; algunos no lo consiguen y dicen que es caro y complicado encontrar nuevos expertos con el grado de habilidad suficiente.

La madera primero se deja secar durante meses, luego se talla con herramientas especializadas para cada pieza, que las dejan del tamaño justo y luego los artesanos tienen que añadir todos los detalles y curvas más complicadas, especialmente en piezas como los caballos, los alfiles o las damas. La más complicada sin duda es el caballo, que requiere unas dos horas por pieza, con detalles realistas como son las orejas o las crines. Todas las piezas han de ser idénticas, en especial los caballos, o el conjunto no sirve y hay que descartarlo.

El diseño de las piezas es el de Stauton, con medidas exactas tales como que el rey mide 95 mm de altura y tiene una base de 39 mm de diámetro. Ese diseño de hecho es más simple que otros de la marca, pero más efectivo en los campeonatos. Una vez terminada la talla hay que pulirlas varias veces, pintarlas y dejarlas secar (otros diez días). Finalmente se añaden unos pesos metálicos en la parte de abajo y un círculo de fieltro.

Si te gusta este minidocumental te encantará también este otro:


Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 7 de Julio de 2021

Jelpi QR

A Joseph White de Lexaloffle se le ocurrió que la gran idea de codificar pequeños juegos que ocupan 32 KB en forma de códigos QR, utilizando varios si fuera necesario (con 11 suele bastar). Es una complicación totalmente innecesaria, por supuesto (el archivo PNG para esos códigos ocupa 188 KB, seis veces más) pero resulta original y simpático, además de que se puede incluir una imagen del juego y también imprimir para guardar para la posteridad o repartir en folletos o en cualquier fanzine o revista.

Estos juegos funcionan en la PICO-8, una consola de fantasía que no es física sino que corre sobre Windows, Mac, Linux y Raspberry Pi, pero con el aspecto pixelado y rudo de las consolas de 8 bits más retro que puedas imaginar. La gracia de la PICO-8 es que es más bien una comunidad donde aprender, compartir y desarrollar las habilidades artísticas y de programación, más que de crear juegos «punteros» o convencionales.

Definitivamente no hay que buscarle el sentido a los códigos, son un ejemplo solucionismo tecnológico que puede tener su encaje en un mundillo en el que la forma de presentar las cosas es casi o tanto más importante que lo que hacen. En este caso, una colección de páginas impresas con cientos de juegos con su código completo, pantallazos y carátulas para hojear y simplemente apuntar-y-cargar.

(¡Gracias por la pista, @Manuti!)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD

Curso Técnico Superior en desarrollo de aplicaciones multiplataforma