Por @Alvy — 19 de Agosto de 2018

Del 1 al 100: Sporcle

El juego de hacer clics más frustrante al que he jugado en mi vida.

– Jeffg3WKS

Spoiler – La solución es: 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 57 58 59 60 61 62 63 64 65 66 67 68 69 70 71 72 73 74 75 76 77 78 79 80 81 82 83 84 85 86 87 88 89 90 91 92 93 94 95 96 97 98 99 100

Can you pick the numbers in order from 1-100? es un juego del sitio de entretenimientos y trivia Sporcle, donde ya disfrutamos nombrando los 197 países del mundo en menos de 15 minutos entre otras amenas y culturizantes formas de pasar el rato. Consiste en encontrar los números del 1 al 100 por orden en un panel desordenado al azar y hacer clic en ellos. El límite de tiempo: 4 minutos.

No es tan fácil como parece. De hecho es mucho, mucho más difícil de lo que parece. Es cruel. Es malvado. Es implacable.

La puntuación promedia de quienes juegan a 1-100 está alrededor de 46; la gente que ha dejado algunos de los cientos de comentarios contando sus experiencias dice que tras haber practicado y hacerse con la mecánica del juego lo habitual es marcar unos 30, 40 o 50; mucho más difícil superar los 60.

Es importante hacer ver que al superar los 60-70 se hace más evidente que quedan pocos números «posibles» en gris y es más fácil encontrarlos; por contrario el grupo más «difícil» es el del 11 al 30. Se pueden leer amargos lamentos sobre cuando «desaparecen» el 17, el 23 o el 38, que naturalmente nunca han desaparecido. Hay quien pregunta por las razones científicas de la invisibilidad del 16 o el 24.

Lo mejor es que en Sporcle se guardan buenos datos estadísticos, percentiles y demás (hay que registrarse) así que se puede llevar un control de los progresos y el tiempo «empleado».

Ahí van algunos trucos para mejorar:

  • Resulta más fácil/rápido jugar en una tableta tocando los números con el dedo que con el ratón; se necesita una pantalla grande en la que quepa todo el panel de números y jugar en teléfono es casi imposible. Ampliar el tipo de letra al máximo (Comando/Ctrl + en el navegador) ayuda.
  • Un solo fallo da por terminado el juego, así que mejor asegurarse bien antes de cada clic.
  • En algunos navegadores los números 1 al 9 ocupan menos ancho que el resto, lo cual los hace fácilmente distinguibles.
  • 240 segundos entre 100 números son 2,4 segundos por número. Dedicar más de 4-5 segundos a varios números augura fracaso seguro. Es mejor no mirar el reloj para no sufrir más de lo debido.
  • Leer los números en voz alta puede ayudar a recordarlos.
  • Adelantarse. Es crítico poder marcar dos, tres o cuatro números seguidos y rápido para ganar tiempo; esto se puede hacer recordando en qué zona están mientras se repasa el panel. Otra forma es buscando visualmente el «siguiente número» mientras con la visión periférica se hace clic sobre el número que corresponde – pero tiene el riesgo de fallar al hacer clic y ¡adiós!
  • Quienes han terminado el juego han necesitado entre 50 y 500 partidas para ir progresando y dicen que finalizan con tan solo 3 o 4 segundos.
  • Consejos raros: hay quien dice que es mejor concentrarse mucho; otros prefieren «dejar vagar la mente»; quien juega con música de fondo, quien considera que todo lo que no sea la pantalla distrae. También hay quien recomienda tomarse dos tazas de café bien cargado antes de empezar.
  • ¿La sinestesia de números-colores ayuda? Es de suponer, pero alguien que tenga ese superpoder debería confirmarlo. Lo mismo si alguien dice tener memoria fotográfica/eidética; qué mejor forma de comprobarlo (la ciencia no tiene claro que exista ese fenómeno, al menos como se describe popularmente).
  • La trampa ante la desesperación: Control+F. Pero los buenos jugadores no hacen trampas.

Es normal frustrarse con el juego, pero también es divertido comprobar los progresos, ir probando nuevas técnicas mentales, ver en qué momentos resulta más o menos fácil… Para deprimirse siempre hay tiempo, basta recordar que hasta un chimpanché puede llegar a ser mejor – y con los ojos cerrados.

La última opción es recurrir la estrategia Lebowski: como los números aparecen al azar si se juega mucho alguna vez aparecerán en el orden correcto y todo será cuestión de ir haciendo clic, clic, clic de izquierda a derecha sin más problemas. Paciencia.

Bonus: De 1 a 50 en 60 segundos. Es menos tiempo, pero también hay menos números que despisten. Con poco más de un segundo por número se puede conseguir, aunque no es nada fácil.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 18 de Agosto de 2018

Origami Simulator

Este Simulador de Origami es un proyecto de Amanda Ghassaei y es realmente brillante: pocas veces se consigue tal flexibilidad y comodidad en la visualización de figuras 3D tan complejas como pueden llegar a ser los origamis de la tradición japonesa. Y todo al alcance del ratón:

Esta aplicación permite simular cómo se doblará cualquier patrón de pliegues de origami. Puede parecer un poco diferente de lo que normalmente se considera «origami» porque en vez de doblar el papel en una secuencia de pasos bien definidos el simulador intenta doblar todos los pliegues simultáneamente. Esto se consigue resolviendo de forma iterativa los desplazamientos en la geometría del «papel plano» original teniendo en cuentas las fuerzas ejercidas por las arrugas.

Basta jugar un rato con las figuras de demostración para darse cuenta de cómo funciona: la barra deslizadora principal realiza el pliegue del 0% (plano) al 100% (terminado) y se puede cambiar entre los modos girar o mover para desplazar la figura y verla mejor. También se puede cambiar el material (colores) y desde los menús elegir las figuras de Ejemplo o estudiar el patrón principal visto como una hoja plana de papel.

Origami Simulator

El simulador es tan potente que además permite importar y exportar figuras en varios formatos, así como grabar películas o GIF animados para verlos más adelante. En el menú de Opciones Avanzadas se puede acceder a muchas más variaciones. Explorarlo al completo es una labor la mar de entretenida y gratificante.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 17 de Agosto de 2018

Science Kombat

Estas virtuosas muestras de pixel art, que en Behance están en formato de GIF animados con todo su esplendor –no te los pierdas, de veras– son parte de Science Kombat, un encargo que la revista Superinteressante hizo a Diego Sanches hace un par de años a modo de pequeño videojuego.

El juego parece que ya no está sigue disponible online y los GIF animados ahí quedaron, y son una gozada. En total hay ocho científicos, desde Pitágoras a Stephen Hawking pasando por Marie Curie y Nikola Tesla. Cada uno podía ejecutar seis ataques básicos a lo Mortal Kombat y otros dos «especiales» – siempre acorde con sus áreas del conocimiento, claro.

Einstein lanza partículas, Newton tiene un mortífero ataque arcoiris y Darwin auténticos movimientos de primate.

Science Kombat

Actualización– Agradecimientos a @Bladinor que nos pasó el enlace a la web en la que Science Kombat, que todavía sigue online. «El enemigo final es Dios, literalmente».

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 16 de Agosto de 2018

La comunicación es algo importante, vital se diría si estás desactivando una bomba paso-a-paso. Nadie quiere que aquello explote porque cortaste el cable de la derecha ¡la otra derecha! o porque alguien confunde la letra «d» con «p» o cosas así. Como demostración, a esta pareja de expertos desactivadores de bombas se les plantea enfrentarse a varias fases del juego Keep Talking and Nobody Explodes (Sigue hablando y nadie explotará) que consiste precisamente en eso.

El juego funciona con una bomba virtual que se ve a través de las gafas y en la que uno de los jugadores puede pulsar botones, cortar cables y demás. Mientras tanto, el otro lee las «instrucciones» de desactivación, que pueden variar en complejidad. Pero se supone que está en otro sitio y no puede ver la bomba: sólo cuenta con la información que le vaya explicando el compañero.

Entre los trucos están utilizar el alfabeto fonético, aclarar todas las orientaciones y posibilidades («seis cables, de arriba a abajo: negro, azul, rojo, azul, rojo, negro»), buscar símiles «una letra que parece una “b” con una “t” superpuesta, un tridente, una letra M con una sonrisita encima» y dar las instrucciones precisas «hay seis cables de arriba a abajo… corta el cuarto cable»; «mantén pulsado el botón».

La primera bomba tiene tres módulos y hay 5 minutos de tiempo; para la segunda de cuatro módulos tienen 4 minutos y para la definitiva hay tres módulos y sólo 3 minutos. Es un juego, pero la tensión se masca en el ambiente (el juego debe enganchar bastante).

Es una buena demostración de por qué y cómo los equipos de piloto-copiloto en coches y aviones han de comunicarse y funcionar como una maquinaria bien engrasada, por no hablar de situaciones más complejas como las de controlador-piloto en la que las dos personas no están viendo exactamente lo mismo.

Bonus: Cómo desactivar un bomba atómica. Viene bien saberlo porque nunca sabes cuándo lo vas a poder necesitar (que le pregunten a Jack Bauer).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear