Por @Alvy — 16 de Julio de 2018

Este mundo de criaturas matemáticas se llama Lenia (del latín lenis, «suave»). Según Bert Chan, su creador,

Lenia es un autómata celular de estados continuos en un espaciotiempo continuo. Como en otros autómatas celulares surge en él toda una inesperada (bio)diversidad de formas de vida persistentes, cada una de las cuales tiene una anatomía característica y una fisiología particular, además de un amplio rango de comportamientos. Hasta el momento se han identificado 300 especies, muchas a partir de algoritmos evolutivos similares a los de los humanos.
Con nombres como Gyrorbium, Catenohelicium monospirae o Dodecadentium rotans, que son algunas de las especies que aparecen en el vídeo, el asunto más parece una una clase de biología que de matemáticas… y en cierto modo es así en parte. Es una especie de juego de la vida mucho más colorido y detallado. (La música de acompañamiento también ayuda a quedarse cautivado, que conste.)

Lo mejor es que el código de Lenia está en Github (en versión Python, Matlab, JavaScript, Jupyter y R) para quien quiera experimentar con estos curiosos bichejos surgidos de las dos dimensiones del plano matemático.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 14 de Julio de 2018

Ultimate Tic-Tac-Toe

El Ultimate Tic-Tac-Toe es una variante que hace interesante el tres en raya. Las reglas son básicamente las mismas que en el juego tradicional, pero con tres añadidos claves.

  1. Además del tablero «grande» hay nueve tableros más pequeños en cada una de las casillas; se juega en las casillas pequeñas.
  2. La casilla del tablero «grande» la ocupará quien haya ganado la partida del tablero que hay en su interior. (En las casillas grandes ocupadas o «tableros ganados» ya no se puede jugar más).
  3. No se puede elegir en qué tablero jugar: viene dado por la posición relativa del último movimiento del contrincante. (Pero si ese tablero ya está «ganado» entonces se puede elegir cualquier otro libre).

Todo esto hace bastante más complejo y entretenido el juego. Si el primer movimiento es una X en el centro del tablero de la esquina superior derecha, por ejemplo, el oponente debe utilizar el tablero del centro en su siguiente movimiento. Sólo cuando alguien haga «tres en raya» y de por ganado un tablero se podrá marcar la casilla correspondiente del tablero grande.

Se puede juegar al Ultimate Tic-Tac-Toe en estos dos sitios:

A diferencia del tres en raya convencional esté juego es mucho más complejo en cuanto a estretagia: lo gana quien gana el tablero grande, de modo que poco importa lo que suceda en los pequeños. Movimientos que en el tres en raya serían considerados «malos» aquí pueden ser buenos y de hecho las partidas suelen llevar un rumbo difícil de predecir. El análisis por ordenador es bastante complicado –también enseñarle a jugar– y no se han calculado todas las posiciones ni se ha resuelto al completo, así que ahí hay otro reto para quien le gusten estas cosas.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por Nacho Palou — 13 de Julio de 2018

Ah, ¡los simuladores de batallas multitudinarias! En este ocasión enfrenta a 20.000 jedis contra 20.000 siths que riete tú de la Orden 66.

Como no podía ser de otro modo la discusión derivó en los colores de las espadas láser, que si las amarillas las tenían ambos bandos pero no las usaban los jedi, que si las naranjas sí las usan los sith... Internet no decepciona.

Vía iO9.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 12 de Julio de 2018

Eyewire, un juego científico colaborativo a modo de puzle 3-D para mapear el cerebro humano

Eyewire es un juego y a la vez una investigación científica en crowdsourcing, muy al estilo de FoldIt (relacionado con el doblamiento de proteínas). Básicamente consiste en trazar la posición en 3-D de las neuronas del cerebro, una por una. Cuando el puzle esté completo, a ver qué se aprende con esos datos.

Sus creadores lo han simplificado para que sea una especie de «rompecabezas 3-D», en el que sólo hay que colorear las piezas y en el que pueden jugar hasta los niños. Si cientos de miles de personas juegan un rato cada día se irá mapeando el puzle completo poco a poco gracias a ese trabajo – algo no tan fácil para las máquinas. Como motivación además de contribuir al progreso humano hay tablas de récords, concursos y esas cosas.

Eyewire, un juego científico colaborativo a modo de puzle 3-D para mapear el cerebro humano

También es interesante que cada una de esas neuronas pertenece a un cerebro real. Las imágenes son un escáner de la cabeza de Sebastian Seung, del Laboratorio de Neurociencia Computacional del MIT. Cuando el trabajo esté completado –y hay muchas neuronas por mapear– el resultado será el mapeado del cerebro de Seung más preciso posible.

En esta charla TED Amy Robinson Sterling, una de las responsables del proyecto, explica cómo funciona el juego de mapear la mente y sirve además como introducción a muchos conceptos de la neurociencia y las investigaciones que se están realizando para entender mejor cómo funciona nuestro cerebro a nivel neuronal.

(¡Gracias Víctor por la pista!)

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear