Por @Alvy — 12 de Noviembre de 2015

{Warning: crueldad con universos virtuales; si no te gustan la ironía y el sarcasmo… ¡huye!}

En los videojuegos la muerte y destrucción contribuyen considerablemente a «formarnos como personas»: disparar a alguien, puntos de experiencia. Disparar a un ciervo: puntos de experiencia. Arrasar un poblado entero una tarde del domingo: puntos de experiencia… Sí: te ahorras tener que limpiar los baños y de paso subes de nivel. Todo esto te hace más bueno en matar gente como si no hubiera mañana o a la hora de cargar con más objetos… dependiendo de tus prioridades en la vida.Eurogamer Spain

Tan reales como los instintos psicópatas de la vida misma:

  1. Matar para progresar
  2. Generar un caos indiscriminado
  3. Matar a todos los animales (menos perros y gatitos)
  4. No recoger las malas hierbas
  5. Disparar a un NPC para ver qué pasa
  6. Lanzar al pingüinito de Mario 64 por un precipicio

Yo añadiría el looting (saqueo) que es toda una tradición y que también puede alcanzar altas dosis de crueldad, pero bueno, ahí lo dejo.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones