Por @Alvy — 1 de Diciembre de 2003
El otro día me encontré en persona con un jugador de Zale, ese veterano juego de tablero lleno de estrategias y curiosidades. Además de contarme un montón de anécdotas sobre el juego, por fin conseguí entender tres cosas:
• La problemática de los mapes blanco-negro y negro-blanco (los mapes son las piezas con forma de palo con una flecha de color en una de las puntas -- pero hay gente que las denomina de formas distintas)
• El eterno conflicto del primer jugador que debe buscar la verticalidad sobre la figura central (de ahí las letras H y V de algunos tableros modernos)
• Qué se puede utilizar para improvisar cuando no tienes un tablero y piezas estándar (me contó que él solía utilizar palillos).
A ver si tengo suerte y algún día de estos podemos echar una partida y me enseña el famoso giro Merino, que nunca he visto pero creo que es demoledor [en la sección de vídeos de la web del Zale hay una explicación gráfica (MPEG4, ~480 KB) pero desde luego no es lo mismo que verlo en una partida de verdad].
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear