Por Nacho Palou — 6 de Agosto de 2016

Hace algunos meses Rulof mostraba el proceso para construir unos propulsores para lo pies que le ayudasen nadar usando un par de motores eléctricos, hélices, unas botellas de cerveza y mucho sellador de poliuretano.

El resultado son unas medias zapatillas viejas provistas de hélices que, alimentadas por una batería, ayudan a Rulof desplazarse por el agua cómodamente.

* * *

Propulsores para desplazarte por el agua

Más sofistica y también más costosa es la opción que propone el Scubajet: un propulsor de buceo de pequeñas dimensiones y válido para impulsar tablas de surf y paddle, pequeñas embarcaciones y canoas, además de a nadadores y buceadores.

El Scubajet funciona básicamente igual que el propulsor casero de Rulof. Utiliza también baterías eléctricas —que le proporcionan unos discretos 90 minutos de autonomía— pero es más potente y mantiene las partes móviles ocultas para mayor seguridad.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear