Por @Alvy — 16 de Enero de 2020

Este instructivo vídeo promocional de T&D World muestra muestra cómo se utiliza un helicóptero para instalar las enormes bolas de vivos colores que alguna vez habrás visto y que marcan el recorrido de las líneas de alta tensión entre torres. Es el clásico trabajo duro que alguien debe hacer, y lógicamente toman todo tipo de precauciones, aunque la verdad es que es un trabajo bastante manual.

¿Para qué usar esas bolas? La principal razón es que los «finos» cables sean visibles para las avionetas que vuelan a baja altitud, pero también porque es una forma sencilla de ver desde tierra dónde están exactamente, por seguridad y para facilitar el mantenimiento. Mención aparte de que es importante por si sobrevuelan por ahí drones, paracaidistas o gente con jetpacks.

En el vídeo se ven varios modelos distintos de bolas. Básicamente son gigantescas esferas de plástico de unos 90 cm de diámetro que parecen –al menos en la versión amarilla– muñecos Pac-Man gigantescos. Los colores incluyen el clásico naranja internacional, versión ingeniería. El técnico primero pinta la posición en las que hay que colocarlas según la normativa (unos 60 metros de separación entre bola y bola en Estados Unidos) y luego «abre la boca» para instalarlas y asegurarlas. Dependiendo del modelo van atornilladas con tuercas o con una brida adicional.

Un detalle divertido es el modelo especial que incorpora una baliza luminosa. Se utiliza en las proximidades de aeropuertos y sitios así. ¿De dónde obtiene la energía esa luz por la noche? No se han complicado mucho la vida y usan lo que eufemísticamente denominan un condensador de fluzo (flux capacitor, a lo Regreso al futuro) que extrae una mínima parte de la energía de la línea sobre la que están instalados para así poder iluminar el LED de la bola. Aunque el invento es más viejo que las bobinas de Nikola Tesla, debe ser el primer condensador de fluzo «real» de la historia.

Relacionado:

(Vía The Kid Should See This.)

Actualización (17 de enero de 2020) – Como dice Cemepe de la Montaña «y también han salvado a algunas aves.»

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 7 de Enero de 2020

Los hidroalahydrofoil en inglés– son un tipo de embarcación que monta unas alas bajo el agua de tal forma que en cuanto alcanzan la suficiente velocidad estas empiezan a generar sustentación, como si fueran las alas de un avión. Con esto levantan el casco del agua, lo que elimina su rozamiento con el agua y les permite alcanzar velocidades muy superiores a las de embarcaciones convencionales. Pero la cavitación impide que alcancen velocidades superiores a unos 110 kilómetros por hora, lo que tampoco está nada mal.

Sin embargo en la década de los 60 el ingeniero soviético Rostislav Alexeyev, especializado en el diseño de hidroalas, tuvo la idea de sacar por completo las alas del agua y utilizar el efecto suelo para hacer que la embarcación no tocara en absoluto el agua, eliminando el problema de la cavitación. Eso, decía, les permitiría alcanzar velocidades imposibles para los hidroplanos normales.

El efecto suelo es muy conocido por los pilotos de aviación. Es ese que, cuando un avión está a punto de aterrizar, parece tender a mantenerlo a unos metros del suelo; es como si se formara un colchón de aire debajo de las alas que tiende a mantenerlo flotando.

Estos vehículos recibieron la denominación de ekranoplanos (экраноплан) como una derivación de afecto suelo en ruso, que se escribe экранный эффект, ecranniy effect.

Tras hacer algunos modelos a escala y pequeños modelos de prueba Alexeyev fue capaz de convencer a las autoridades soviéticas del potencial uso militar de los ekranoplanos, con lo que consiguió una financiación casi ilimitada que en cinco años le permitió a él y a su equipo pasar de pequeños prototipos al KM (Корабль-макет, Korabl Maket, Prototipo de Embarcación), que llevó a cabo su primer vuelo en 1966. Es un vehículo que parece salido de una realidad alternativa.

También conocido como El Monstruo del Mar Caspio después de que los Estados Unidos lo descubrieran en unas fotos de reconocimiento y alucinaran con él porque no tenían ni idea de lo que era el KM era un ekranoplano de 92 metros de longitud y 38 de envergadura con una altura de 22 metros y un peso máximo al despegue de 544 toneladas, lo que le daba una capacidad de carga de casi 300.Era capaz de alcanzar una velocidad operativa máxima de 500 kilómetros por hora aunque su velocidad de crucero era de 430 km/h. Su altura de vuelo era de entre 4 y 14 metros sobre la superficie del agua.

Planta, perfil y alzado del KM -  Central Hydrofoil Design Bureau
Planta, perfil y alzado del KM - Central Hydrofoil Design Bureau

Montaba ocho turborreactores Dobrynin RD-7 en unos canard cuyo escape estaba dirigido hacia abajo para ayudar en la creación del efecto suelo y ayudarlo a «despegar», aunque una vez en el efecto suelo esos ocho motores se apagaban y sólo usaba los dos montados en la cola para mantenerse en movimiento.

El problema es que el KM demostró ser bastante problemático de operar. Para empezar los motores tendían a tener problemas por la ingesta de agua salada y objetos a flote en ésta. Además era complicado de pilotar y muy poco maniobrero, con lo que había que tener mucho cuidado de que no hubiera otras embarcaciones u obstáculos por delante. Y eso por no hablar de que en realidad sólo podía desplazarse sobre aguas en calma.

El KM en vuelo - Central Hydrofoil Design Bureau
El KM en vuelo - Central Hydrofoil Design Bureau

Además para cuando el KM empezó sus vuelos de prueba Leonid Brezhnev había sustituido a Nikita Khrushchev al frente de la Unión Soviética. Y no era en absoluto partidario de proyectos medio descabellados como éste sino que prefería emplear el dinero y otros recursos en proyectos más convencionales. Así que la financiación fue desapareciendo y Alexeyev y su equipo nunca tuvieron la oportunidad real de intentar corregir los problemas del KM, aunque éste siguió haciendo vuelos de prueba hasta que se perdió en un accidente causado por un error del piloto en 1980.

Alexeyev, por su parte, fue cayendo en desgracia y fue siendo degradado a puestos de cada vez menos responsabilidad. Y aunque diseñó otros ekranoplanos como el A-90 Orlyonok o los de la clase Lun la falta de apoyo por parte de las autoridades y los posteriores problemas económicos de la URSS hicieron que sólo se produjeran cinco Orlyonok y un Lun que hizo su primer vuelo en 1987… aunque él no vio volar el Lun porque murió en 1980.

Hoy en día hay algunos proyectos para construir vehículos de efecto suelo pero de pequeño tamaño y uso básicamente recreativo. Pero queda por responder la pregunta de si ekranoplanos más grandes que el KM podrían ser los que validaran la idea de este tipo de vehículos, pues Alexeyev y su equipo demostraron que cuanto más grande es un ekranoplano es más estable y puede enfrentarse a peores condiciones en el mar. Aunque parece poco probable que nunca lo sepamos.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 3 de Enero de 2020

Este curioso invento conceptual del estudio de arquitectura inglés PLP Architecture se llama Skypod y es una especie de ascensor del futuro, «porque el ascensor tradicional no ha cambiado mucho en 150 años». Desde luego el vídeo es bastante espectacular, aunque luego habría que ver si técnicamente es practicable.

Según explican, el Skypod funciona mediante levitación magnética, como los trenes de alta velocidad. Los raíles por los que circulan las cápsulas pueden tomar curvas y «retorcerse» sin problemas por las paredes de los rascacielos. El problema de mantenerlo siempre horizontal se resuelve con un giroscopio.

La gente podría usar el Skypod para ir de unos pisos a otros en sus viviendas u oficinas, o bien simplemente para darse el gusto de mirar el paisaje, como en las norias y otras atracciones que hay en algunas ciudades. Esto aprovecha una de las ventajas de este invento respecto al ascensor tradicional: que puede ir por el exterior de los edificios, no necesariamente por huecos interiores.

Desde luego se ve bonito. Si al final lo construyen y lo instalan en algún rascacielos habrá que ir a probarlo.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 18 de Diciembre de 2019

Como ayer fue el aniversario del vuelo de los Hermanos Wright el 17 de diciembre de 1903 en el Wright Flyer (también conocido como Flyer I) me encontré en Twitter varias referencias, incluyendo una a este vídeo de Learn Engineering que explica algunos detalles curiosos de su diseño e ingeniería.

Parte del mérito la tiene que los hermanos Wright eran unos tipos sin educación formal más allá de lo más básico; de hecho trabajaban fabricando bicicletas desde que dejaron el colegio. Algo que hace que su brillante anticipación a ciertos problemas físicos importantes en el diseño del Flyer I –que además patentaron– sea especialmente brillante. Entre esos detalles están:

  • El uso de alas curvas, alta velocidad y el aumento del ángulo de ataque para generar sustentación.
  • Las dos hélices giraban en sentidos opuestos para evitar el efecto de precesión giroscópica, que hubiera hecho inmanejable el aparato.
  • Las hélices eran largas y ligeras para una propulsión más eficiente.
  • Calcularon que se necesitaría un motor de al menos 8 CV pero no debía pesar más de 90 kg. Finalmente construyeron uno que proporcionaba 12 CV.
  • Usaron aluminio para el motor, material poco habitual entonces.
  • La transferencia de potencia a las hélices se hacía con unas cadenas como las de las bicicletas.
  • Usaron una pista de tablones de 20 metros para el despegue, una especie de «raíl», para evitar el exceso de rozamiento que supondría rodar sobre la arena del terreno de Kitty Hawk.
  • El control del avión se hacía manejando con las manos un estabilizador frontal; los giros se hacían alabeando las alas (con la cadera), que además iban ingeniosamente unidas al timón de profundidad. El piloto iba tumbado boca abajo.
  • El peso en vacío del Flyer I era de 274 kg (y el máximo 338 kg). Medía 6,4m de longitud, 12,3m de envergadura, 2,7m de altura y la superficie alar era de 47 m².

Tal y como dicen en Learn Engineering, era «un diseño tan completo y efectivo que incluso los aviones modernos utilizan un siglo y pico después los mismos principios básicos para volar».

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear