Por @Alvy — 11 de Diciembre de 2020

El buque portacontenedores ONE Apus de 146.694 toneladas y 364 metros de esolar consiguió llegar a Kobe (Japón) tras sufrir las chunguísimas inclemencias de una gigantesca tormenta a unas 1.600 millas naútica de Hawái. En el desastroso encuentro perdió ni más ni menos que 1.800 contenedores TEU (de los cerca de 14.000 que suele transportar) que cayeron por la borda hace unos diez días y ahora descansan en el fondo del mar.

Según cuenta el South China Morning Post es un mal asunto porque 64 de los contenedores transportaban fuegos artificiales, baterías, etanol líquido y otros productos entre peligrosos y tóxicos. Dicen que se ha situado como el segundo accidente más desastroso de este tipo (pérdida de carga) de la historia.

Su ruta original iba de China a Estados Unidos.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 19 de Noviembre de 2020

Este verano todos alucinamos al ver en las redes sociales y luego en las noticias las estremecedoras imágenes de las explosiones en el puerto de Beirut (Líbano) que dejaron más de 200 muertos y 6.500 heridos. Tras meses de investigación se determinó que la explosión principal fue causada por 2.750 toneladas de nitrato de amonio que llevaban almacenadas en pésimas condiciones ni más ni menos que 6 años. Ahora en Forensic Architecture han llevado a cabo un minucioso análisis combinando las imágenes de los vídeos de la zona con modelado 3D, geolocalización y otras técnicas. Además de eso, los archivos 3D de los edificios están en Github, por si alguien los quiere descargar.

El vídeo merece la pena pues muestra muchas de las técnicas utilizadas para el análisis científico: comparar el color del humo mediante un análisis de la gama de tonalidades, trazar la esfera de la explosión principal para ubicar el punto exacto del almacén en que se inició, la comparación con fotografías previas de la zona, los informes de restos encontrados por toda la ciudad… Un trabajo minucioso.

En el análisis hasta se ubican las sacas que contenían los materiales de diversos tipos y hasta su posición exacta; ocupaban cerca de 2.000 metros cuadrados del almacén. Además del nitrato de amonio (contaminado, por cierto) también había 23 toneladas de fuegos artificiales, 50 toneladas de fosfato de amonio, 5 toneladas de té y café, 1.000 neumáticos y 5 rollos de mecha para detonación. La receta perfecta para un desastre.

La columna de humo principal alcanzó los 755 metros de altura; los restos llegaron las primeras viviendas residenciales situadas a 480 metros en cuestión de segundos y alcanzaron hasta 1.570 metros

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 23 de Octubre de 2020

El canal de SpeedFreakLS2, autodenominado «maestro electricista», es una de esas pequeñas joyas que a veces se encuentran por ahí. Tiene unos cuantos vídeos explicando su trabajo reparando instalaciones eléctricas en parques eólicos y subestaciones. Sin prisa pero sin pausa realiza un trabajo que parece fácil pero no debe serlo, entre otras cosas por el riesgo que supone estar rodeado de cables por los que viajan decenas de miles de voltios y amperios. Un error y ¡zas! (Más sobre esto al final).

En el primero de sus vídeos con el que me topé explica en poco más de diez minutos la reparación de un cable enterrado en un parque eólico que por alguna razón se ha petado en algún punto entre las turbinas y las subestaciones: 35.000 voltios que ya no llegan a su destino. El zumbido siempre presente en la subestación es tan característico como acongojante, aunque supongo que te acostumbras.

El lenguaje es bastante técnico pero se escucha cómo habla de relés, tomas de tierra, interruptores, controladores, voltajes, amperajes y demás. Por uno de los dispositivos de control se ve cómo ha habido un «pico» de 17.000 amperios, suficiente para fulminar lo que se ponga por delante, cable incluido en algún punto especialmente débil. Los dispositivos de detección de fallos de la instalación actúan en unas pocas decenas/cientos de milisegundos; conectando un ordenador se puede analizar qué ha sucedido exactamente y en qué momento.

Tras descartar diversas secciones el protagonista llega a aislar el problema en tres posibles tramos entre las turbinas y la subestación. Entonces [07:35] entra en escena la máquina VLF cuyo funcionamiento es tan espectacular como interesante. Básicamente sirve para encontrar dónde está el problema en el cable enterrado. El aparato carga un gigantesco condensador que al descargarse con un Gran Botón Rojo emite una baja frecuencia (menos de 0,1 Hz) que resuena con un sonoro ¡tumb! Repitiendo y siguiendo el ruido ¡tumb! ¡tumb! se puede acotar dónde está el problema literalmente «caminando por el prado».

En el final del vídeo hay premio: se ve la foto cable cortado donde indicaba la máquina VLF; chamuscado y reventado. Tras el apropiado empalme con un cable nuevo queda reparado. Es interesante que el cable estropeado se envía para una especie de «análisis forense» para aprender sobre el fallo para la siguiente vez.

Otro de los detalles llamativos de todo el vídeo además del zumbido es la enorme cantidad de medidas de seguridad que toman antes de acercarse a los cables: gigantescas palancas que son interruptores, tomas a tierra «por si acaso» e incluso candados con llaves para impedir físicamente que alguien conecte el cable equivocado mientras los técnicos trabajan.

En el canal hay más videos sobre otros tipos de instalaciones y reparaciones, «visitas guiadas», arranques de nuevas subestaciones y cosas así. Un canal peculiar y definitivamente muy friki/nerd, que hará las delicias de los amantes de los vídeos de «Cómo funcionan las cosas», en este caso con un día-a-día del trabajo de quienes consiguen que el deseado jugo eléctrico nunca deje de fluir hasta nuestras casas.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 6 de Septiembre de 2020

Este vídeo muestra más de una veintena de procesos de fabricación CNC (control numérico), en el que imponentes máquinas esculpen con micrométrica habilidad diversas piezas en materiales tales como el aluminio y el acero.

Pese a que suene aburrido es el tipo de vídeos que «dan gustirrinín». Eso o algo debe tener para atraer a los frikis del metal porque este vídeo lleva 1,5 millones de visualizaciones y en el canal de MechanicsTV hay decenas del mismo estilo, algunos con cerca de 3 millones.

Aparte de los vídeos en sí como bonus se incluyen las especificaciones técnicas de una de las máquinas, el procesos que realiza y materiales. Es todo bastante técnico, pero se puede intuir que explican la velocidad a las que funcionan las máquinas, su precisión, potencia y todas esas cosas. Algunas máquinas son gigantescas y fabrican ganchos de acero de varios metros y muchas toneladas, como los de las grandes grúas, todo en una pieza.

Hay una muy curiosa (~6:45) donde se ve cómo lo que se hace girar es la pieza cilíndrica, no la broca (¡todo es relativo!) Y también se puede ver cómo se utilizan diversos líquidos supongo que para evitar los calentamientos excesivos, limpiar y lubricar.

Definitivamente gozoso además de entretenido, aunque podía tener más explicaciones que lo hicieran más instructivo.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


La energía nuclear salvará el mundo

EUR 10,44

Comprar


Wernher von Braun: entre el águila y la esvástica

EUR 21,75 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección