Por @Alvy — 18 de Julio de 2021

Con motivo de las catastróficas inundaciones que están sufriendo Alemania y la Europa Central estos días han resurgido algunos vídeos sobre un espectacular sistema de barreras de protección desmontables ante las crecidas de ríos que se utilizan en algunas ciudades. En concreto vi pasar uno en un tuit de @Bastdjovic muy informativo y buscando un poco más se pueden encontrar diversas empresas que venden sus soluciones de ingeniería con vídeos de diversas instalaciones. Algunos son muy informativos, otros un poco en plan teletienda, pero es entretenido verlos.

La solución para no tener que usar muros de hormigón permanentes es instalar sistemas móviles de protección temporales a lo largo de las riberas de los ríos, como este que instalaron en Grein (Austria) y otra decena de ciudades. El de Grein tuvo que activarse por primer vez en 2013 ante las crecidas del Danubio. Los componentes son placas de acero y hormigón, que se instalan por equipos locales cuando se avecina el desastre [lo mejor del vídeo está casi al final]. La tolerancia de las piezas se calcula al milímetro, y se intenta que todas sean idénticas para que luego encajen sin problemas como un Lego.

mobiler-hochwasserschutzEn una esquema infográfico que reprodujeron en Der Standard puede verse además cómo se diseña la base de hormigón para resistir el empuje del agua: aunque visualmente al pasear por la orilla la barrera tiene tan solo un metro de altura puede alcanzar los 3,65 m de altura y aguantar un empuje mucho mayor llegado el momento.

Del mismo estilo son las diversas compuertas y barreras para edificios, normalmente naves industriales o fábricas en las que haya valiosos componentes en el interior. Si llega la inundación se pulsa el botón y las compuertas metálicas bajan aumentando el nivel que deberían superar las aguas para que se produjera el catastrófico evento en el interior.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 6 de Julio de 2021

Este vídeo de Two Minute Papers me ha recordado a los viejos segmentos de Metrópolis de La 2 que disfrutábamos en los 80. Es una recopilación de los mejores trabajos en simulaciones físicas en animaciones 3D; un compendio del «estado del arte» del momento.

Estos algoritmos suelen usarse en motores de simulación como los de Unreal Engine y otros; a veces para el mundo del entretenimiento y los videojuegos, a veces para el cine o para los trabajos de investigación y diseño en física e ingeniería. Hay simulaciones de materiales, desde gominolas a oreos y textura de pan a diversos tipos de materiales: agua, plásticos y arena. ¿Qué sucede cuando cae un torrente de lodo o se rompe una esponja? La mayor parte utilizan partículas para los cálculos; otros emplean otras técnicas. Hay enlaces para investigar cada simulación en particular si a alguien le interesa.

Una de las últimas simulaciones que se ven en el vídeo es de pelo humano; está muy bien pero para mi gusto le falta todavía un punto de realismo. Estas se utilizan mucho en cine de animación, para efectos especiales y también en videojuegos.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 4 de Julio de 2021


Estaba viendo unas cosas sobre la escalera de Penrose cuando me crucé, cómo no, con la escena de las escaleras infinitas de Origen (Inception, 2010). Tras mirarla detenidamente es fácil entender el cómo se hizo, sobre todo teniendo en cuenta que la construcción es un decorado físico y real, y que aunque hay algo de VFX el truco no se basa en efectos de ordenador. De hecho, mirándolo a cámara lenta o con mucho cuidado, en la segunda toma del clip antes de que se desvele el «secreto» se puede ver cómo los extremos de la barandilla que está en el aire se mueven un poco, algo que no sucede en la primera toma porque está convenientemente editada para un cambio rápido y que no se note.

Es sabido que para conseguir este tipo de efectos lo principal es controlar el ángulo y la perspectiva que conviertan un objeto en otro aparentemente más apetecible para nuestro cerebro. Según se explica en el Cómo se hizo oficial de la película primero se construyeron modelos en 3D y maquetas para situar la escena en un edificio abandonado. Se calculó entonces cómo había de ser la escalera controlando matemáticamente cada ángulo y cada detalle de la estructura para el ángulo de filmación que se iba a usar (en el que la cámara además se desplaza un poco hacia abajo) resultara convincente. La estructura definitiva no es cuadrada, ni tiene todo los ángulos rectos, ni posiblemente todas las líneas sean paralelas. Tan sólo lo parecen.

La parte de VFX consistió en «borrar» los andamios que sujetaban la estructura alzada, pues aunque podría haberse construido sin ellos probablemente habría resultado algo insegura. Es por ello que al dar los últimos pasos los protagonistas hacen temblar el suelo y la barandilla vibra un poco en el último instante.

En cualquier caso, el resultado es una de las mejores versiones de la arquitectura imposible y los bucles infinitos que han podido verse en la gran pantalla. Diría que incluso homenajea un poco al Ascendiendo y descendiendo (1960) de M.C. Escher. Por no hablar del resto de arquitecturas imposibles de la película, que son una completa maravilla.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 9 de Junio de 2021

Central Park Tower (CC) JJ @ Flickr

Ese esbelto y elegante rascacielos que se alza sobre todos los demás –menos uno– en la isla de Manhattan es el Central Park Tower, que está prácticamente terminado. Va coronarse como el edificio residencial más alto del mundo y el segundo más alto de Nueva York y de los Estados Unidos, tan sólo por detrás del One World Trade Center.

Esta gigantesca torre, que antes era conocida como la Torre Nordstrom, tiene 472 metros de altura (frente a los 541 del One WTC) y está junto al parque en el 255 West de la Calle 57. Comenzó a construirse en 2014 pero se paró en 2015 para luego continuar 2017. Lo que es la altura máxima la alcanzó en 2019, y cuando se abra oficialmente será el 14º edificio más alto del mundo. Es una más de las llamadas «torres lápiz» que se han puesto tan de moda en los últimos años en la ciudad de los rascacielos, caracterizadas por ser extremadamente altas y delgadas.

Hay unas fotos tremendas en DesignBoom: Central Park Tower nears completion y New York YIMBY Central Park Tower Aka 217 West 57th Street Set For 2021 Completion. Para no perdérselas.

Central Park Tower (CC) JJ @ Flickr

Lo que diferencia al Central Park Tower de otros rascacielos similares es su carácter residencial, pues de la planta 32 hacia arriba todo son viviendas de lujo, 179 en total. (El Burj Khalifa tiene más, pero no es «principalmente residencial», sino más bien «de uso combinado».) Son tan lujosas que el penthouse más caro tiene unos 1.600 metros cuadrados y 8 habitaciones.

El rascacielos se eleva en 98 plantas, servidos por 11 ascensores y montacargas. En la parte de abajo hay un centro comercial y un hotel. En la web del lujoso edificio –que no sería tan lujoso si no tuviera web propia– se pueden ver a día de hoy los precios de los pisos libres que todavía quedan: desde 7 millones de dólares para el más humilde de dos habitaciones a 66 millones de dólares (y 10.000 dólares al mes de gastos de comunidad) de 5 dormitorios. He visto en la lista unos diez; debe ser que el resto ya están vendidos.

Una de las últimas veces que visité Manhattan –que creo que fue en 2009, justo días después de que amerizara el vuelo 1549 de US Airways en el Hudson– la gente de allí me contó lo que pasaba con el tema de la vivienda en la ciudad. En Manhattan hacía tiempo que ya no había viviendas de menos de un millón de dólares. La isla era la esencia pura de la escasez, del trozo de tierra en el que todo el mundo quería tener un espacio propio que nunca se devaluaría. De modo que para ir «echando a la gente» con rentas bajas o pisos antiguos y devaluados y convertirlo en ciudad de lujo el truco era tan sencillo como poner precios estratosféricos y filtrar a todo aquel que no pudiera pagar una vivienda de un millón de dólares. Los edificios viejos se demolían y surgían otros nuevos como este a precios más desorbitados todavía. ¡En Manhattan el cielo es el límite!

{Foto (C) CentralParkTower.com y (CC) J.J. @ Flickr}

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD