Por @Wicho — 14 de Octubre de 2019

The Claw es un dispositivo diseñado y fabricado por Versabar para la recuperación de superestructuras de plataformas petrolíferas que por lo que sea se hayan hundido. Cada una de las garras mide unos 35 metros de alto y de ancho, pesa 1.000 toneladas, y es capaz de recuperar hasta 1.800 toneladas desde profundidades de hasta 110 metros. Se pueden usar de una en una o dos a la vez si el peso de la carga a recuperar lo requiere.

Pueden levantar la carga directamente o depositarla sobre una plataforma que hayan colocado a su lado previamente tras levantarla y depositarla sobre ella; de esta forma se evita someter a más esfuerzos a las estructuras que se quieren recuperar. También se puede utilizar para retirar superestructuras ya en desuso pero aún en su sitio.

The Claw en acción
The Claw en acción - Versabar

La idea es que este tipo de operaciones se puedan hacer con una intervención mínima de submarinistas.

Y sí, The Claw es claramente prima hermana de…

La gaaaarraaaaaa…
La gaaaarraaaaaa…

(Vía Nao Casanova).

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 14 de Septiembre de 2019

Este vídeo permite conocer un lugar mágico, el sitio en el que se miden las cosas de medir, al menos de medir distancias. Es un túnel de 60 metros en el que se realiza la calibración de los flexómetros o cintas métricas. Es una instalación del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología de Estados Unidos.

En las mediciones utilizan marcas láser, sujetando las cintas con la tensión apropiada para garantizar que miden las distancias correctamente. Pueden calibrar una cinta de 60 metros de longitud con un error de tan solo 0,1 mm.

Entre los clientes dicen que están las asociaciones de atletismo, las compañías petrolíferas y los investigadores del CSI, entre otros. Es un poco paradójico porque hoy en día la mayor parte de esas mediciones se realizan ya con láser, pero también es cierto que casi siempre tienen una cinta metálica, de plástico o tela a mano «por si la tecnología falla».

Irónicamente aunque quienes trabajan allí se llaman metrólogos y lo que miden son cintas métricas en el vídeo sólo se ven cintas flexibles que marcan pies y pulgadadas, porque utilizan el sistema anglosajón de unidades que sólo se emplea oficialmente en Estados Unidos – excepto en Louisiana donde convive con el métrico y en las misiones de la NASA, donde decidieron pasarse también a metros. ¡Metrificación al poder!

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 13 de Septiembre de 2019

Con su habitual espectacular calidad de imagen esta pieza de TheB1M enumera las cinco torres más altas del mundo. Son estructuras tan espectaculares o más que los rascacielos, que además se aprovechan de que no tienen sus limitaciones sino que pueden estilizarse para alcanzar alturas imposibles. La más alta alcanza los 634 metros, que aun así no llega a ser tan alta como los 828 metros del Burj Khalifa.

Estas son esas cinco maravillas:

  1. 634 m. Tokyo Skytree (Tokio, Japón)
  2. 600 m. Torre de telecomunicaciones de Cantón (Cantón, China)
  3. 553 m. Torre CN (Toronto, Canadá)
  4. 540 m. Torre Ostankino (Moscú, Rusia)
  5. 468 m. Torre Perla Oriental (Shanghái, China)

Torre de Cantón (CC) Lycheeart
Torre de Cantón (CC) Lycheeart

Para mi gusto la más bonita es sin duda la Torre de Cantón, con un diseño espectacular y tecnológico, con una torsión que la adelgaza en el centro –técnicamente, una «estructura hiperboloide»– y como guinda unas cabinas de cristal que sirven como noria horizontal para los visitantes en su terraza.

De las cinco sólo conozco en persona la Torre CN, donde no tuve la suerte de pasear por el exterior pero sí de comer en el restaurante circular que hay en lo alto, con unas vistas realmente llamativas de toda la ciudad.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 22 de Agosto de 2019

Simulación: momento de inercia en un plano inclinado

Esta página de oPhysics tienen un curioso simulador del momento de inercia de objetos rondando en un plano inclinado. Hay cinco objetos dispuestos para caer; la cuestión es cuál llegará primero abajo… Y no es fácil adivinar –ni calcular– en qué orden llegarán todos ellos al final del recorrido sin verlo en acción y saberse las fórmulas. Los contendientes son:

  • Un cubo sin fricción
  • Un cilindro sólido
  • La cubierta de un cilindro (hueco)
  • Una esfera sólida
  • La cubierta de una esfera (hueca)

Excepto el cubo ideal sin fricción –que llega el primero– el resto no es tan evidente; hay que tener en cuenta que ruedan sin deslizamiento. Tal y como explican en la página:

Las diferentes distribuciones de masa hacen que cada uno de los objetos tengan diferente inercia rotacional, por lo que ruedan por el plano inclinado con diferentes aceleraciones.

Al tener diferentes aceleraciones unos llegan antes que otros, de hecho ninguno es equivalente y no llegan a la vez.

Cada objeto tiene un momento de inercia que depende de su forma geométrica y del eje de giro; en la lista de fórmulas básicas hay discos, cilindros, varillas, placas, esferas, aros, coronas… Esto es importante en ingeniería por ejemplo a la hora de calcular el comportamiento de los giróscopos y otros objetos sometidos a movimientos de rotación, así como en los cálculos de resistencia de materiales y todo tipo de objetos sometidos a ese tipo de movimientos.

(Vía @Pickover.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear