Por @Alvy — 10 de Septiembre de 2020

Daytripper: Hide-My-Windows Laser Tripwire

Tan ingenioso como práctico y simpático, Daytripper es un invento que será muy apreciado por quienes trabajan en oficinas, cubículos y otros «puntos de engorde» de las empresas de hoy en día. Es básicamente un detector láser a modo de cable‑trampa que puede instalarse discretamente y que al activarse al paso de una persona cambia instantáneamente la pantalla del ordenador a algo «productivo». Es como la famosa tecla de ¡que viene el jefe! de algunos juegos, pero en versión superlativa y ultratecnológica.

El invento nació originalmente en Github, donde están tanto el código como las instrucciones para montar todos los componentes electrónicos (transmisor y receptor), así que los más makers pueden entretenerse indagando y cacharreando.

Una vez montado e instalado al pie de una puerta, en un pasillo o junto a una mesa, por ejemplo con imanes, el sensores escaneará el «láser trampa» entre 6 y 30 veces por segundo, según esté funcionando con batería o conectado. Si se activa porque viene alguien ejecutará un script que puede consistir en abrir Excel, Gmail o cualquier otra aplicación de «productividad» (escondiendo YouTube, el Solitario, el Among Us o aquello a lo que cada cual prefiera perder su tiempo mientras le pagan por otra cosa.)

DayTripper: Hide-My-Windows Laser Tripwire

El «cable láser» funciona hasta 120 cm, así que da de sobra para puertas y pasillos amplios; el láser y el sensor se pueden instalar hasta 100 metros de distancia del receptor, que se enchufa el USB del ordenador. Eso sí, de momento sólo funciona con Windows (simula la pulsación de Windows+M), pero seguro que si alguien tiene un Mac o Linux y se siente impelido a utilizarlo seguro que podrá adaptar sin mucho esfuerzo el código o pedírselo al amigo informático.

El Daytripper tiene un nombre un poco de teletienda, pero es tan terriblemente ingenioso –y demoledor para la productividad– que su creador encargó un lote para venderlos en kit en Tindie, donde se puede comprar por unos 60 dólares: Daytripper: Hide-My-Windows Laser Tripwire. Buena suerte a los escaqueadores y que no haya muchos pilles.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 2 de Septiembre de 2020

McGyver asentiría orgulloso al ver todos los usos ingeniosos de los mundanos clips que han recopilado en este vídeo de Interesting Engineering. Y es que no sólo sirven para juntar papeles. Entre otras cosas se pueden usar como:

  • Abrefácil para cinta adhesiva
  • Hebilla de cremallera
  • Tapa para la webcam
  • Llavero para otros clips
  • Llavero para llaves
  • Sujeción de cables enrollados (dos versiones)
  • Soporte para teléfono móvil

y, cómo no,

  • Extractor de tarjetas SIM del móvil

Además de estos curiosos usos, recuerdo que en el colegio usábamos los clips metálicos como interruptores y pulsadores cuando construíamos circuitos electrónicos. No sólo son conductores sino también flexibles, y tienen muchas posibilidades. Además de eso, los clips comunes también pueden usarse para abrir cerraduras, aunque esto requiere algo de experiencia y bastante habilidad.

Para los diversos inventos a veces los clips se usan solos, a veces en compañía de cinta adhesiva. Suelen valer tanto los clips normales como los de colores recubiertos de plástico, aunque en ese caso a veces hay que retirar antes el plástico, por ejemplo para que quepan en el agujerito de las SIM de los teléfonos. Con unos pequeños alicates se les puede dar forma dependiendo de cuál vaya a ser su uso.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 20 de Agosto de 2020

Dominik Jašek y Ondřej Sláma del Instituto de Automatización e Informática de la Universidad Técnica de Brno (República Checa) han construido este curioso e invencible «robot de hockey de aire» que (casi) nunca pierde. Se parece en espíritu a un invento similar que ya vimos en acción hace algunos años, que utilizaba un teléfono inteligente como «cerebro».

Tiene un tamaño un poco más pequeño que el de una de las mesas de hockey de aire habituales de los salones recreativos, pero parece un juego justo: el tablero es parecido, con sus agujeritos para la salida de aire, la pastilla (puck) y paletas de plástico son las normales y la rendija de la portería no tiene truco. Eso sí: hay mucha tecnología detrás.

Al proyecto dicen haber dedicado un año completo, que espero les haya conseguido el aprobado. Comenzaron por un modelo en 3D para enumerar todas las piezas y separar el hardware del software, que se iba desarrollando en paralelo. La mesa tiene tres fuentes de alimentación: una para el aire y las otras para la electrónica que se controla desde una pantalla táctil. Ya puestos a hacer una mesa robótica, al menos que sea con estilo, que diría el Doctor Brown.

En la parte superior de la estructura de la mesa hay una cámara que detecta la posición del puck según los píxeles de color; por eso el puck es verde, un color bien diferenciado. La información pasa a cada instante a una Raspberry Pi 4 que analiza la «estrategia» y el mejor movimiento posible, dependiendo de dónde esté la paleta y la trayectoria del puck. Las órdenes se envían a una placa Arduino que mueve los motores paso a paso.

Air Hockey

El resto es relativamente sencillo: un par de sensores láser para contabilizar los goles y poca cosa más. Por desgracia no hay mucha información sobre la velocidad de los motores o del análisis de imágenes de la cámara, aunque sí que está todo el código de la simulación, del software para la Raspberry Pi y del de Arduino, junto con un bonito esquema electrónico por si alguien se anima a construir un competidor para este «robot imbatible».

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 19 de Agosto de 2020

A MatKC un día le asaltó la duda de si sería posible meter un programa en un código QR. A fin de cuentas un QR no deja de ser un «dispositivo» de almacenamiento. Así que en Can you fit a whole game into a QR code? cuenta sus peripecias hasta que por fin consiguió meter el mítico juego de la serpiente en uno.

Por supuesto Matt no se refería a meter una dirección web en el QR, lo que es trivial, sino a meter el código del programa allí. Así que lo primero que hizo fue averiguar la capacidad máxima de almacenamiento de un QR, que en su versión 40 es de la friolera de 2.953 bytes. Algo menos de 3 KB.

No es mucho: el icono de cualquier programa en vuestro ordenador o móvil ocupa más que eso. Pero hay quien ha metido un ajedrez en mucho menos de 1 KB. Y –modo abuelo cebolleta on– hubo tiempos en que eso era el triple de la memoria de la que disponían algunos ordenadores como el Sinclair ZX81.

Luego tocó decidir qué juego escribir. Su juego preferido es Tetris. Pero dado que la empresa que tiene los derechos es un tanto picajosa al final se decidió por el juego de la serpiente. Y escogió Windows como plataforma para no tener que andar peleando con las limitaciones a la hora de publicar programas en las tiendas de aplicaciones de Android o iOS.

Una opción era escribirlo en JavaScript con un poco de HTML y CSS. Pero para eso es necesario tener un navegador instalado, lo que a Matt le parecía hacer un poco de trampa. Así que fue a por todas y su decisión fue la de intentar crear un ejecutable que cupiera en esos 2.953 bytes.

Tras varias idas y vueltas con opciones del compilador y probar incluso a escribirlo en ensamblador al final volvió a C. Pero el programa ocupaba 3,1 KB con lo que no había forma de que cupiera en un QR. Aunque finalmente Matt dio con la solución: comprimir el código e incorporar dentro del programa el descompresor, lo que le permitió bajar de los 2.953 bytes y meter el programa como autoejecutable en un QR.

Un vídeo realmente entretenido y lleno de detalles que recomiendo ver. ¿Que por qué lo hizo? Por el desafío, por las ganas de saber; el verdadero espíritu «hackeril» sin duda posee a Matt.

Y sí, que lo haya logrado es también inquietante porque, como él dice, eso hace posible meter malware en un QR cualquiera que una personas con malas intenciones puede ir dejando por ahí.

(Gracias por la pista, ⌘Q)

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo