Por @Alvy — 13 de Marzo de 2019

Este invento quedó finalista en el concurso de tecnología InVenture 2019 que organiza la Universidad de Georgia Tech. Se llama HANDLD y básicamente es una cámara y sensores instalados en las bicicletas que circulan por calles y carreteras. Si un vehículo como un coche o un camión invade la «zona de seguridad» que según la normativa protege a los ciclistas, la infracción queda grabada en forma de vídeo y fotos. En Estados Unidos este «margen de seguridad» es de 3 pies (90 cm) mientras que en España es de 1,5 metros.

Para desarrollarlo sus inventores cuentan que analizaron miles de accidentes, el contexto de la situación y entrevistaron a cientos de ciclistas. Lo que normalmente sucede es que los coches se pegan demasiado a los ciclistas y luego los adelantan sin respetar esa distancia de seguridad (el 90 por ciento se quejaba de esto). En caso de infracción flagrante, los ciclistas tienen un método automático que guarda la posición GPS, la fecha y hora del incidente y el vídeo/fotos con la matrícula para que la policía pueda tomar medidas. Con la app se puede revisar lo sucedido y decidir con un clic si informar del incidente o no. Supuestamente al hacerlo con mayor facilidad se concienciaría a los conductores de que no cumplir esa norma puede salir muy caro.

Al mismo también también permite a las autoridades crear una especie de mapa de «puntos negros» donde este tipo de infracciones sean más comunes, por ejemplo para poder tomar medidas al respecto: planificar carriles bici separados, ampliar las calzadas o poner más vigilancia si por alguna razón hay una concentración de incidentes en ciertas zonas.

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 11 de Marzo de 2019

Road Office / Steven Johnson

Me crucé con la curiosa sección de Steven Johnson dedicada a inventos fallidos, artilugios a medio camino entre el «¡Oh, qué ingenioso! ¿Por qué no se le habrá ocurrido a alguien antes?» y el «¿¡Pero cómo narices va a funcionar ese trasto!?»

La mayoría son bastante desastrosos: está el descapotable con piscina, las gafas de primeros auxilios o la oficina con ruedas… Pero, bueno, supongo que se trata de experimentar un poco y sobre todo de echarse unas risas. Muchos tienen que ver con coches, pero también hay gadgets y otras ideas rarunas.

Johnson tiene una sección en el blog Core77, Patent Depending, y ya lleva publicados más de un centenar de estos inventos. Debe ser aquello de la perseverancia del inventor, que le dicen.

Otros inventos locos relacionados que alguna vez hemos comentado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 10 de Marzo de 2019

¡Ahora soy libre cual pájaro!

– David Neevel

Este hacker llamado David ha construido un aparatejo genial digno de los inventos locos de Simone, Colin o del mismísimo Profesor Franz de Copenhague. Es un sistema robótico llamado Operador Telefónico que puede tocar la pantalla de un teléfono móvil con su frío dedo mecánico. Y está programado para hacer todo lo que hacemos las personas en las intrascendentes interacciones sociales de cada día: mirar fotos de Instagram y darles likes, seguir a quienes nos dan likes, saludar con mensajes, preguntar trivialidades y demás.

Según cuenta su intención es que sea un remedio para el famoso FOMO (Fear Of Missing Out, «temor a perderse algo») o peor aún para el FOOYBNIEO (Fear Of Ostracizing Yourself By Not Interacting Enough Online, «Miedo a relegarse al ostracismo por no interactuar en línea lo suficiente».)

El invento es tan genial como fácil de entender con sólo ver el vídeo: el brazo sabe teclear la contraseña del móvil, abrir las aplicaciones y «hacer cosas comunes». Lo interesante es que casi todas esas acciones son bastante mecánicas y repetitivas y que difícilmente nadie se va a dar cuenta de que lo ha hecho un brazo robótico. Esa es su genialidad. Además de eso, los mensajes son tan neutros y carentes de originalidad como los saludos habituales ¡Hola! ¿Qué tal? y las no menos sosas respuestas ¡Qué bueno!

Como jugosa guinda resulta que el «operador telefónico» también puede hacer cosas intrascendentes que hacemos las personas, como abrir y cerrar la aplicación de El Tiempo, sacar un selfie y cosas así. De modo que básicamente coges el smartphone, lo atornillas al brazo mecánico y arreando. ¡Libertaaaad!

Relacionado:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 8 de Marzo de 2019

La hacker Alex Glow enseñó durante la 2018 Hackaday Superconference una simpática lechuza que se mueve con dos servos y tiene una especie de cardán en su estructura para mantener el equilibrio. Además de ser preciosa y de simpáticos movimientos tiene una cámara y un sistema que utiliza la visión artificial de Google controlados por una placa Raspberry Pi para orientar la mirada. Y si le aprientas el botón que tiene en la cabeza hace fotos.

Por si eso fuera poco hace «bip bip» cuando está contenta.

Todo este espectacular montaje dice que requirió un par de días para «pensarlo», una semana para diseñarlo y luego algo más de tiempo para imprimir todas las piezas, conectarlo, escribir el código y afinarlo todo.

Como buena procrastinadora que debe ser Alex su más sabio consejo es «ponerse una fecha límite, como por ejemplo tener que presentar el invento en un evento como la Maker Faire» para acabar el montaje a tiempo.

Naturalmente es obligatorio recordar a la lechuza mecánica de Furia de Titanes (1981) que probablemente le haya servido de inspiración. Aunque ahora que lo pienso, también el búho de Merlín se llamaba Arquímedes… Mmm…

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear