Por @Alvy — 9 de Septiembre de 2021

GGMorse

Eduardo nos habló de GGMorse, un transcriptor de código morse «en vivo» totalmente carente de utilidad real, pero suficientemente interesante, intrigante y obsoleto como para descargarlo y ver qué tal funciona. Además es de código abierto y se puede mirar cómo funciona e incluso mejorarlo.

La idea es sencilla: utilizar el micrófono del teléfono para escuchar los puntos y rayas del código morse, discriminarlos con un algoritmo y transcribir letra a letra los mensajes. Funciona con sonidos en vivo, con los de las películas y lo que encuentres por ahí. Eso sí: funciona de aquella manera, no es que tenga una precisión de relojero precisamente. Lo probé con el sonido morse de varios vídeos de YouTube que aparecen buscando Morse Sound y… bueno, a veces funciona.

La app se puede configurar para afinar en cuanto a frecuencia y velocidad (aunque lo mejor es el modo «automático»), regular el volumen y cambiar los efectos visuales. Quizá una de las mejores funciones es la de transmisión TX que te convierte el móvil en un transmisor de sonidos Morse bastante majo.

De paso me encontré con este otro vídeo de telegrafía morse a alta velocidad que esta app no descifra en absoluto (porque no reconoce los traca-traca) pero que es bastante impresionante en sí mismo. ¡Bravo por el abuelo! Como dice alguien por ahí: «Si lo piensas, nuestros nietos nos verán a nosotros así cuando usemos el teclado del ordenador».

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 3 de Septiembre de 2021

Pong: Playing the Game

Tiene mérito esto: una recreación de Pong, uno de los más antiguos videojuegos, con circuitos electrónicos. Está basado en el juego original de Atari de 1972 y la recreación es bastante fiel: mandos analógicos que se pueden mover con el ratón, sonidos al golpear la bola, perder un punto, marcador, etcétera.

Pong: Playing the Game

El esquema completo está disponible para descargar con todos los detalles (Pong Schematic, PDF) y consiste en algunos componentes digitales y otros analógicos, como el Pong original. También hay una enlace a otra versión con una matriz FPGA (Reconstructing Pong on an FPGA, PDF) pero tiene más gracia estudiarlo sección a sección.

Es interesante ver cómo algunos problemas se resuelven de forma muy ingeniosa, para lo que la simulación incluye análisis temporales de las señales, cómo se crea un reloj, la conversión de la puntuación a un rasterizado vertical que incluye los números como visualizador de siete segmentos… Muy detallado y muy interesante todo.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 7 de Agosto de 2021

Esta juego de salón de máquinas recreativas llamado Speed of Light es antiguo, pero parece divertido para lo sencillo que es el planteamiento: las luces se van encendiendo una a una y quien las apague todas en el orden correcto va sumando puntos. Los botones grandes y los sonidos de acompañamiento parece que ayudan. Es un juego para dos personas a la vez.

Al final del juego parece que hay una fase bonus; en el vídeo se ve la idea y cómo funciona la puntuación.

La gente de StackSmashing fabricó un juego similar con unas placas Arduino Pico y 20 pulsadores de máquina recreativa entremezclados en un «montaje electrónico espagueti». El coste es de unos 40 euros entre botones, mecanismos y procesadores y el código abierto está en Github para quien se anime a montar algo parecido.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 9 de Julio de 2021

Steve Wozniak, «Woz», uno de los mayores hackers de la historia y co-fundador de Apple, nos habla en este vídeo del canal de YouTube del Repair Preservation Group con sabias palabras acerca del derecho a reparar. Naturalmente, aprovecha para colar unas cuantas de sus interesantes historias de abuelo cebolleta acerca de cómo era el mundillo de la electrónica en los años 60, 70 y 80, cuando él se dedicaba a reparar chismes electrónicos y crear los primeros ordenadores (como el Apple I y el Apple II, de cuyos beneficios Apple vivió durante sus primeros diez años).

Entre curiosidades que cuenta está cómo era la vida cotidiana con los aparatos de válvulas de vacío, principalmente radios y televisores, que eran en buena medida «autorreparables»: cada tubo llevaba un número de serie y se podía ir a la tienda de electrónica, probar si funcionaban en una máquina especial (tester) y si estaba roto, reemplazarlo por uno nuevo. Esto era algo que la gente hacía a menudo (dice que se vendían hasta en supermercados), dado que los tubos de vacío tendían a estropearse de vez en cuando. Todo eso alargaba la vida de los aparatos y abarataban el hecho de no tener que llevarlos cada dos por tres a reparar.

Aparte de lo que está bien y lo que está mal, un aspecto importante del derecho a reparar es también la motivación y el disfrute de la gente técnica, que quiere crecer sabiendo cómo escribir el tipo correcto de software y desarrollar el tipo correcto de hardware. Hacer todas esas cosas sólo para probarse a sí mismos. Tienen una pequeña habilidad especial en el mundo y pueden mostrarla a los demás, lo que es muy motivador para las mentes creativas (…)

Es hora de reconocer el derecho a reparar más ampliamente. Creo que las empresas lo limitan porque les da una sensación de control y poder… ya sabes, sobre todo. Y supongo que en la cabeza de mucha gente ese «poder sobre los demás» equivale a dinero y beneficios. Hora de preguntarse: oye ¿es tu ordenador o es el de alguna empresa? – Woz

Con algunos de los primeros ordenadores, esto era igual: el Apple I o el Apple II incluían sus esquemas electrónicos y quien quisiera podría abrirlos, repararlos o ampliarlos, algo que por desgracia se ha perdido en los equipos modernos (no sólo ordenadores: televisores, automóviles, teléfonos móviles y demás). Hay mucha más información sobre todo esto en la página del Repair Preservation Group y en el Wiki de la Reparación, que cubre desde portátiles a consolas, drones y equipos de audio y vídeo.

Recordemos que en estos días por cierto se han cumplido ya 6 años del Manifiesto por la autorreparación, una iniciativa similar.

Ifixit Self-Repair Manifesto


Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD

Desarrolla más rápido con Xojo