Por @Alvy — 29 de Julio de 2008

A veces el truco consiste en rayarlo un poco más, como explican en Life Hackery: Removing Scratches from CDs and DVDs.

La mayor parte de las veces con agua templada, jabón, trapos de distintas texturas, pasta de dientes (!), pieles de plátano (!!) o un pulidor para metales se puede hacer el trabajo, consistente básicamente en pulirlo con cuidado.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear