Por @Alvy — 16 de Abril de 2016

La gente del proyecto Común Tierra trabaja en investigación sobre comunidades sostenibles en América Latina desde 2010. En el vídeo Carlos y Sonia, padres de la pequeña y preciosa Sonia, nos enseñan cómo fabrican bici-máquinas en Oaxaca (México) mediante hackeos de baja tecnología que reconvierten bicicletas en aparatos de otra naturaleza que funcionan con la energía del pedaleo humano.

El proceso de conversión suele consistir en cambiar los mecanismos de motores eléctricos por cadenas y cables que transmiten la energía mecánica del pedaleo desde un cuadro de bicicleta. En la conversión de una lavadora de eléctrica a «sostenible», por ejemplo, se elimina el motor y se utilizan pesadas poleas para mover el eje principal. Lo del peso es para mantener la inercia, de modo que el tambor alcance las revoluciones necesarias para un buen lavado. Las piezas de las eco-máquinas se consiguen de equipos viejos y de segunda mano, en ocasiones provenientes de chatarrerías; también de trastos abandonados, como coches.

En los países occidentales muchos aparatos cotidianos se desechan simplemente porque los motores están estropeados y resulta más caro cambiarlos que comprar un aparato nuevo: licuadoras, ventiladores, sistemas de regadío… Cambiando rodamientos, cadenas o correas de transmisión muchos trastos quedan como nuevos. El secreto es saber seleccionar qué puede venir bien para alguna invención en el futuro.

El mantenimiento de estos ingenios mecánicos no es muy complicado y demuestra que lo que es material de desecho para unos es la materia prima para otros. En su canal de YouTube hay muchos otros vídeos con ejemplos de este tipo de hacks y proyectos. Para difundir las ideas van recorriendo países en una motorhome ecológica propia de la época más hippie imaginable. Como dicen los responsables en su web, «la labor de todas estas personas una gran contribución en la búsqueda de un mundo más sostenible.»

(Vía @VickyBol.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear