Por @Alvy — 9 de Julio de 2011

Tras miles y miles de dólares e innumerables horas invertidos en su hobby, Chris Burden completó el montaje de Metrópolis II, una combinación de arte y mecánica que puntúa muy alto en el espíritu hacker original. En el vídeo se cuenta básicamente que el circuito consta de unas 18 carriles para coches que se dividen laberínticamente y por los que circulan más de 1.000 cochecitos Hot Wheels. También hay 13 vías de tren en algunas zonas; muchos de los edificios son laboriosas esculturas de LEGO.

El mecanismo es sencillo a la par que ingenioso: a cada coche se le coloca un imán en la parte inferior de modo que se «pega» a las cintas transportadoras que los elevan hasta los puntos más altos del recorrido. El resto lo hacen la gravedad y las leyes de la física. La ciudad puede funcionar sin problemas durante varias horas; de promedio hay un fallo cada dos horas porque algún carril se atasca o algún cochecito se sale de pista.

En el vídeo cuentan también que ahora van a trasladar la «obra de arte» y necesitarán tres meses simplemente para desmontarla.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear