Por @Alvy — 11 de Noviembre de 2022

Which fonts to use for your charts and tables - Datawrapper Blog

Buscando tipografías me encontré con este artículo que publicó hace años Samantha Zhanga acerca de las mejores tipografías para mostrar números. Y es que unas son mejores que otras, y además de explicar sabiamente el porqué, la diseñadora incluye una buena lista de ellas, o al menos de sus favoritas, que es una gran selección.

Lo principal que hay que entender respecto a los números desde el tipo de vista tipográfico es que suelen usarse en tablas, y leerse en columnas. Por esta razón es más que importante que sean tipos de letra monoespaciados, es decir, que cada dígito y cada símbolo ($ € % , . - etcétera) ocupe el mismo ancho. No todas respetan esto (ser tabulares) pero incluso las que normalmente no lo son tienen a veces versiones específicas monoespaciadas justo por esto.

Otro consejo que da es huir de las tipografías que tienen símbolos poco reconocibles. Esto suele pasar con el porcentaje (%) o el dólar ($); se trata de mejorar la legibilidad, no de empeorarla. También hay que tener cuidado con las tipografías en que algunos símbolos no existen o tienen un tamaño distinto. Y en algunas puede más o menos conveniente o visualmente agradable que los números tengan distinta altura; mi consejo es: alturas iguales para uso tabular, altura distinta si se trata de cifras dentro de un texto más convencional.

Las fuentes recomendadas por Zhang son:

Y también hay otras cinco especialmente bonitas aunque, ojo, no son monoespaciadas:

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 24 de Octubre de 2022

Shuzo Fujimoto

Shuzo Fujimoto (1922-2015) fue uno de los creadores de las teselaciones de origami y uno de los más activos en cuanto a los origamis geométricos. Ahora sus herederos han liberado con una licencia de dominio público cinco de sus manuales para el plegado de formas geométricas y otras figuras, que se pueden descargar en PDF directamente de CFC Origami, una comunidad de creadores de este bello arte en papel:

Shuzo Fujimoto Origami

Los archivos descargables –que también se pueden comprar ya impresos y encuadernados– son básicamente versiones escaneadas de los originales, de calidad variable porque son ediciones muy antiguas. No parece un libro para principiantes, por los paso-a-paso no están muy desarrollados, pero parece utilizar la notación más o menos estándar sobre si los pliegues van hacia arriba, abajo, etcétera.

Todos los libros están en japonés, lo cual no debería impedir poder seguir las instrucciones visuales. Algunos de los libros están maquetados y los diseños y fotografías se ven bastante bien; otros no tanto. El último, del que se desconoce la fecha de publicación, tiene un encanto especial porque está completamente a mano, es una especie de manuscrito con bonitos dibujos. Aunque más bonitos quedan los diversos diseños cuando se les da vida con papel de colores.

(Vía Origami by Michał Kosmulski.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 23 de Octubre de 2022

En este relajante vídeo de Posy pueden verse decenas de variaciones de diseños de displays de siete segmentos, un método de visualización que lleva evolucionando desde los años 70 en las pantallas de calculadoras, relojes y todo tipo de aparatos electrónicos. A mí me ha resultado increíble descubrir tantos nuevos detalles en algo tan cotidiano.

Tal y como explica al principio, el display de siete segmentos se considera uno de esos «inventos que no es de nadie» porque la idea proviene de la antigüedad, con una patente de Carl Kingsley de 1903, la era del telégrafo. Luego cada fabricante fue creando variantes a medida de sus necesidades y según evolucionaba la tecnología de los visualizadores.

Desde el punto de vista del diseño, Posy explica todos los pequeños matices que pueden aplicarse a esos siete segmentos para hacerlos diferentes. El grosor de los segmentos, la diferencia de tamaño entre la parte de arriba y la de abajo, el recortado de las esquinas, si las uniones de los segmentos son rectos o en ángulo… También los hay ligeramente curvos, en itálica, e incluso los que se ven mejor en pantallas retroiluminadas o en pantallas LCD o de papel digital.

Diseños de displays de segmentos (c) Posy

Otras sutiles variaciones incluyen el añadido de pequeños minisegmentos para mejorar las curvas y uniones, el uso de barras diagonales e incluso formas más creativas de «segmentar», con curvas y círculos. Para cada diseño se muestra un aparato original del que se ha extraído la idea junto con algunos montajes (pero no se usan vídeos de stock.) En la parte final se ven visualizadores de 8, 9, 13, 14 y hasta 35 segmentos; también algunos matriciales, tanto falsos (son segmentos reconvertidos en píxeles) como auténticos (píxeles de 3×5, 5×7, etcétera). Posy tiene una página de diseño de displays de segmentos que los agrupa y clasifica a todos ellos.

Recomiendo echar un vistazo al interesante canal de YouTube del autor, Posy (Michiel de Boer), donde se explican en tono relajante otros pequeños detalles sobre tecnología, diseño, ciencia y naturaleza, además de algunos relajantes vídeos musicales.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 22 de Octubre de 2022

Blending Modes | Dan Hollick

Si sientes curiosidad matemática por saber qué cálculos hay detrás de la fusión de colores por capas en Photoshop y otros programas de ilustración, Dan Hollick lo explica en este artículo: Blending Modes (modos de fusión).

El resumen es que al fusionar dos colores se pueden hacer muchas operaciones matemáticas con sus valores. Los nombres son un tanto arbitrarios pero muchos tienen sentido: oscurecer, aclarar… pero, ¿qué narices son multiplicar o superponer? El cuadro resumen explica cómo actúan muchos de ellos: produciendo un color más oscuro, más claro, con mayor contraste o invirtiendo los colores. Y además es una estupenda «chuleta» para tener siempre a mano.

La clave del asunto es entender que los colores se representan por componentes numéricos. Normalmente se hace en RGB (rojo, verde, azul) pero también puede ser en CMYK (cián, magenta, amarillo, negro) o HSL (tono, saturación, luminosidad/luminancia. Cada componente tiene un valor, normalmente entre 0 y 255 de modo que, por ejemplo, el rojo puro es #FF0000 (255, 0, 0 en notación hexadecimal) y el verde fosforito digamos #73FA29 (115, 250, 41).

Al elegir las opciones de fusión (Imagen > Calcular > Fusión) se calculan componente por componente: rojo con rojo, verde por verde, etc. De este modo para oscurecer se comparan los dos valores y el resultante es el más oscuro (el valor más bajo). Para aclarar es al revés. En algunos casos, como en multiplicar primero se normalizan los valores a un número entre 0 y 1 (es decir que 255 pasa a ser 1 y 115 pasa a ser 0,45 y, literalmente, se multiplican. El resultado siempre será menor que cualquiera de ellos, y así se obtiene el efecto. Sobreexponer sería justo lo contrario que multiplicar; dividir un valor por el otro; el resultado será mayor que ambos y por tanto más claro.

En algunas operaciones se utiliza la inversión, que básicamente consiste en normalizar primero al valor entre 0 y 1 y luego restarle el valor a 1 (o restar a 255 el valor original, que viene a ser lo mismo). En otros casos se concatenan varias de estas operaciones (primero invertir, luego dividir…) o se toma una decisión del tipo if-then (si… entonces). Lo mismo puede hacerse con canales CMYK y HSL (tono, saturación, luminosidad/luminancia).

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Desarrolla más rápido con Xojo