Por @Alvy — 31 de Julio de 2020

HTML.Systems / repositorio de código HTML

Salbatore nos escribió para contarnos que él y sus cinco hermanos –eso es devoción familiar por el código– han creado HTML.Systems que no es más que un repositorio de código HTML con componentes de interfaz de páginas HTML. En sus propias palabras:

El repositorio de código de HTML.Systems emplea las capacidades nativas del navegador y un uso mínimo de las etiquetas HTML. Básicamente es una forma de compartir con la comunidad de programadores que «no todo consiste en crear miles de divs». No es un framework, ni buenas prácticas, simplemente HTML enrevesado, de hecho en algunos componentes, superenrevesado.

En la lista he visto unos 62 elementos: listas, menús desplegables, selectores, carruseles, textareas, paletas de color… Un poco de todo. El código es de dominio público, sin licencia, así que se puede examinar, copiar y usar porque aunque sea un poco raro, simplemente, funciona.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 26 de Julio de 2020

Chart Types | FlowingData

Histogramas, pictogramas, burbujas, tartas, líneas, horizontes, mosaicos… Hay ni más ni menos que 56 tipos de gráficas distintos recopiladas en esta página de Flowing Data. Y haciendo clic sobre cada uno de ellos se pueden ver unos cuantos ejemplos.

Aunque algunas de estas gráficas son las típicas que se pueden generar con Excel la mayoría son bastante más elaborados. Por eso para algunos se incluyen tutoriales del estilo cómo crear una gráfica en espiral en R, cómo visualizar las proporciones de una tarta de cuadrados o cómo usar diagramas de Venn.

Los ejemplos la verdad es que están muy bien; Flowing Data es un sitio de referencia absoluto para visualizaciones de todo tipo, así que está bien dedicarle un rato a explorar para entender mejor cuál es el tipo de gráfica más adecuado para cada caso.

Relacionado:


Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 22 de Julio de 2020

TimeLineCurator: Interactive Authoring of Visual Timelines from Unstructured Text

TimeLineCurator es un curioso proyecto que se quedó en beta y lleva tiempo parado pero funciona: una herramienta online para crear cronologías visuales a partir de texto normal y corriente, como el que podemos encontrar en un libro de texto o enciclopedia. Este proceso lo llaman curación de la cronología; básicamente consiste en repasar manualmente lo que un algoritmo automático puede encontrar en un texto con nombres, eventos y fechas –principalmente– antes de visualizarlo.

En la página del proyecto hay más detalles, pero la versión online funciona y es bastante sencilla de entender en un rato. Pero el contenido parseando una dirección web con sólo escribir la URL o bien pegar el texto en sí. Luego se elige la fecha a la que se refiere el «Hoy» en el proyecto y con esto queda generado el primer gráfico.

A partir de ahí es cuestión de ir repasando y limpiando la cronología del panel de la izquierda, los fragmentos de documento que aparecen en el centro y sus parámetros, tal y como se han extraído a la derecha: título, contenido visible, color («pista»). Es interesante que se pueden añadir imágenes, afinar las fechas hasta por días y horas concretos o añadir marcas en el pasado y en el futuro. También se puede exportar en varios formatos.

Aunque se ve que la herramienta está a medio terminar y es mejorable en muchos aspectos para hacer algo sencillito y rápido puede servir, sobre todo si ya se parte de un texto con datos. En la página de instrucciones hay mucha más información y también varios ejemplos reales ya «curados» que quedan muy presentables. En Github está su repositorio con todo el código: TimeLineCurator.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 11 de Julio de 2020

Closer Than We Think (2017) es un documental de Brett Ryan Bonowicz acerca de la vida y el arte del ilustrador Arthur Radebaugh. Sus diseños de los años 60 acerca de cómo imaginaba que se integrafían las nuevas tecnologías en la cotidianeidad de nuestra vida futura se publicaron en viñetas dominicales del mismo título, «Más cerca de lo que creemos». El documental se puede alquilar o comprar en Vimeo, pero hace poco han puesto 30 minutos completos en YouTube para hacerse una idea de todo lo que cuenta y quienes aparecen en las entrevistas (completo son 85 minutos).

El formato que utiliza combina las ilustraciones de Radebaugh con entrevistas a diversos expertos de la talla de Syd Mead, además de historiadores y artistas. Se pueden ver en un museo las láminas originales de los diseños en blanco y negro –que luego se coloreaban en cuatricromía para los periódicos– y diversas opiniones sobre sus contenidos, que combinaban entretenimiento con educación.

Por lo que cuentan aunque todo el mundo coincide en que su arte era genial hay diversidad de opiniones acerca de cuán acertadamente «predijo el futuro» con sus ideas. Sus diseños son límpidos, aunque hay quien cree que muestran un futuro post-apocalíptico donde la sociedad se ha reseteado.

Closer Than We Think (C) Arthur Radebaugh

Closer Than We Think es de la época de la Guerra Fría, y las viñetas se publicaron justo tras el lanzamiento del Sputnik, de modo que también muestran las tensiones y temores de entonces. Las autopistas futuristas, coches voladores y transportes alternativos eran una constante en sus viñetas, incluyendo aparatos nucleares y colosales desde el punto de vista de la ingeniería.

Se puede entender que muchos de sus diseños están presentes hoy en día, como los videoteléfonos o las pantallas gigantes de televisor, pero también debatir sobre si era fácil o difícil acertar o si los detalles son correctos: tenemos prototipos de coches voladores, pero no tantos como se veían en sus ilustraciones; hay drones que entregan el correo pero no carteros con jetpacks y aunque queremos llegar a Marte todavía no hemos ido allí en persona.

En general parece un documental muy entretenido y adecuado para quienes les guste el retrofuturismo. Al principio explican que Radebaugh se consideraba –y «vendía»– a sí mismo se consideraba un imagineer, un término en inglés que luego popularizara Disney y que combina las palabras imaginación + ingeniería, algo así como imaginageniero. Desde luego una cosa que sí que hacían y siguen haciendo sus obras es precisamente eso: dejar volar nuestra imaginación.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear