Por @Alvy — 7 de Febrero de 2007

Los ambigramas suelen tener dos dimensiones, pero hay algunos especímenes más complejos que también «funcionan» en tres dimensiones... Aunque llamarlos « ambigramas» no sé si es la mejor definición, porque en realidad muestran cosas «distintas» al girarlos. Son en cualquier caso preciosos, como el que se ve a la izquierda, que alguien subió a la definición de anagrama en inglés en la Wikipedia. El sólido «proyecta» las sombras de las letras A, B y C dependiendo de cómo se mire o ilumine:

Ambigrama 3DAmbigrama GEB

La imagen de la derecha son los dos ambigramas 3-D de la portada de Escher, Gödel, Bach: Un Eterno y Grácil Bucle, creados (¡sorpresa!) por el propio autor del libro para la edición original estadounidense, aunque en España y otros países no se utilizó para ilustrar el libro. Están meticulosamente tallados en madera y suspendidos con finos hilos apenas visibles. Correctamente iluminados, proyectan las sombras adecuadas de las iniciales «GEB» en cada una de las paredes de la caja. Una ingeniosa fotografía de estos curiosos objetos, que además capta muchas de las ideas del propio libro.

Existe una página en Ambigram.net para generar ambigramas 3-D automáticamente como el de la izquierda. Obvia decir que el trabajo de Hofstadter tiene más mérito porque lo diseñó en papel y cortó los bloques de madera a mano con una sierra. Le quedó más elegante y sin duda menos «pixelado», con bellos bordes redondeados.

(Vía Google Blogoscoped.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear