Por Nacho Palou — 26 de Octubre de 2016

Bastiaan Koch, diseñador y modelador 3D en Industrial Light and Magic, escribe, produce, dirige y filma el corto Follow The Camera (2015), que en realidad es una prueba de concepto de un largometraje que de momento es un borrador.

La historia está ambientada en el año 2032, en San Francisco. Entonces los droides domésticos son algo habitual, pero no así los robots destinados a la seguridad. De modo que Immutech Robotics idea un plan para convencer al público de la necesidad de legalizar droides de defensa que garanticen su seguridad.

El argumento es un poco poco cliché, y de hecho está inspirado en el papel que jugaron las empresas militares privadas durante la guerra de Iraq. Pero en conjunto el resultado es muy bueno, más aún teniendo en cuenta que se trata de una obra hecha por amor al arte —nunca mejor dicho—, en los ratos libres y con muy poco presupuesto — tan poco presupuesto que la protagonista es la hermana de Bastiaan Koch.

Bastiaan koch followthecamera 01

El corto está grabado en su mayor parte con una Canon EOS 5D Mk II con un objetivo de la vieja escuela, un 35 mm f/1.4 Nikkor (Nikon) de los años 60 que Koch compró por 60 dólares.

La filmación la hizo Koch, «aguantando el frío de la mañana y rezando para que hubiera nubes», cuenta en American Cinematographer. Koch también utilizó una Canon EOS 550D (Rebel T2i en EE UU) para las secuencias a cámara lenta.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear