Por @Alvy — 5 de Febrero de 2014

Cómo minar la moral de un diseñador fácilmente: enséñale degradados, textos absurdamente estirados o comprimidos, fotos e imágenes procedentes de colecciones de clip-arts…

Todo ello obviamente sin criterio ni mesura ningunos. Y, por supuesto, haciendo un uso aberrante de las tipografías – con especial énfasis de la ínclita y denostada Cómic Sans.

Hombre-Del-Renacimiento

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear


Economía Digital Netflix sabe más de ti de lo que crees Netflix sabe más de ti de lo que crees La app que evita el despilfarro de alimentos Facebook producirá series para competir con Netflix y Amazon El turismo sí puede ser sostenible La letra pequeña del fin del roaming puede amargar las vacaciones