Por @Alvy — 5 de Febrero de 2014

Cómo minar la moral de un diseñador fácilmente: enséñale degradados, textos absurdamente estirados o comprimidos, fotos e imágenes procedentes de colecciones de clip-arts…

Todo ello obviamente sin criterio ni mesura ningunos. Y, por supuesto, haciendo un uso aberrante de las tipografías – con especial énfasis de la ínclita y denostada Cómic Sans.

Hombre-Del-Renacimiento

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear