Por @Alvy — 9 de Agosto de 2019

The Boys

The Boys (2019) es una impactante serie de superhéroes del lado oscuro un tanto fuera de lo común, con una producción más que decente, una cinematografía cuidada y un guión sobresaliente. Son ocho episodios de una hora que se disfrutan a gusto, con un arco argumental completo que engancha a partir del segundo episodio. Eso sí: un gran aviso inicial advierte que es «muy para adultos» por la presencia de violencia + gore, sexo, drogas, palabrotas y algunas cosas más. Un poco de tripas asquerosas, irreverente y bestia sí que es –estilo Deadpool– aunque quizá un puntito más allá de lo necesario.

Dejando de lado las parodias sencillas y las historias de superhéroes suplentes de baratillo de las últimas épocas (The Tick, Titans, Umbrella Academy, Luke Cage, etcétera) The Boys recuerda más a cómics y películas como Irredeemable, o incluso Kick-Ass o Heroes aunque lo más cercano sería quizá Watchmen, a los que lógicamente no puede hacer siquiera sombra. Y es que más que héroes son «vigilantes», en el sentido americano, con los dilemas incluidos en el pack.

The Boys

La historia se desarrolla en un presente en el que hay superhéroes que no se sabe muy bien cómo han adquirido sus superpoderes, algunos más poderosos que otros, con Patriota como parodia de Superman, Reina Maeve como Wonder Woman, A-Train como Flash, Profundo como patético Aquaman y otros. Una especie de «cara b» de la Liga de la Justicia, en chungo. En ese mundo los superhéroes son celebrities de primera magnitud y están hipercomercializados con todas las técnicas del márketing: viven en una especie de reality show con vidas milimetradamente guionizadas, cámaras que graban sus hazañas, equipos de apoyo logístico, figuritas de acción, patrocinios, representantes en redes sociales y medios… el kit completo.

A raíz de una serie de fortuitos acontecimientos relacionados con el protagonista –un vendedor de gadgets de una tienda de electrónica– y de la nueva heroína del grupo, Luz Estelar, los espectadores descubren que las cosas son mucho más oscuras y turbias de lo que parecen en ese idílico mundo: todos tienen un pasado –tirando a tenebroso– y los más sucios secretos imaginables. La historia se va complicado con unas situaciones tapando otras, decisiones morales cuestionables, mucho de política, algo de religión, debilidades humanas, traición… Un tutti-fruti de emociones, vamos. Lo típico de cuando se abusas de los superpoderes.

Al igual que en cómics como Superior o Irredeemable en The Boy tenemos a la figura del «superhéroe superpoderoso» (Patriota) capaz de hacer temblar los cimientos morales de la sociedad, los gobernantes y el resto de superhéroes. ¿Es capaz de ayudar a toda la raza humana? ¿Debe obedecer a alguien? ¿Es un héroe o en realidad un tirano? ¿Cuál es la medida de la moralidad de sus acciones? Esa es quizá la parte más interesante de la serie, aunque además de eso tiene también momentos muy hilarantes –especialmente con Profundo, cuyo superpoder va poco más allá de «hablar con los peces»– y algo de acción militar y policíaca. Definitivamente apropiada para matar unas cuantas horas en verano. Nunca mejor dicho.

Compartir en Flipboard
Compartir en Facebook
Tuitear
Por @Alvy — 9 de Agosto de 2019

Die With Me

Die With Me [iOS, Android] es una app medio real, medio artística, medio emo, obra de Dries Depoorter y David Surprenant. Lo que hace es conectarse con una sala de chat llena de gente que usa la misma app cuando al teléfono móvil le queda menos de un 5% de batería y va a «morir». Pocas situaciones hay más dramáticas en el PrimerMundo™ que esa hoy en día: la falta de fluido vital, la desconexión, la nada.

La app lleva a quien la usa a una sala de chat de apropiado color negro donde pueden decirse cosas como ¡Adiós, mundo online cruel! ¡Necesito un cargador! ¡Qué estrés! y escuchar los lamentos y gritos ahogados de otras personas que están en «modo ahorro» y cuyos móviles van a desconectarse al cabo de unos momentos. De ese modo pueden «despedirse» de perfectos desconocidos.

Desde luego Die With Me muy útil no parece, pero al menos tiene un punto divertido y algo de factor risas, aparte de servir como tema de conversación. Y es gratis.

Relacionado:

Compartir en Flipboard
Compartir en Facebook
Tuitear
Por @Alvy — 15 de Junio de 2019

La gente del canal de humor Corridor tiene este divertidísimo vídeo sobre los robots de «Bosstown Dynamics» y lo que todos nos imaginamos que va a acabar sucediendo cuando se rebelen contra sus creadores. Porque esos entrenamientos indignos propios de esclavos nos dan pena a todos, eso hay que reconocerlo.

Aparte de que el vídeo es hilarante de por sí es más divertido todavía ponérselo a algún amiguete o familiar diciéndole «¡mira el robot nuevo que han inventado!» Porque el principio empieza siendo como el de cualquier vídeo de entrenamientos robóticos… Solo que la crueldad contra las máquinas va subiendo de tono poco a poco hasta que se vuelve WTF.

Los efectos especiales y el modelado 3D además muy realistas así que hay que reconocer que el robot en cuestión podría pasar por uno de los nuevos artefactos del futuro sin problemas.

Bonus:

El cómo se hizo de los efectos especiales/CGI: trajes protectores, casco, captura de movimientos, recreación de escenarios, 3D, texturas, iluminación… Y uno de ellos haciendo las veces de robot y recibiendo palos mientras el resto actuaban. Luego se cambian las imágenes y… ¡Magia!


Relacionado:

Compartir en Flipboard
Compartir en Facebook
Tuitear
Por @Alvy — 13 de Junio de 2019

– Bien razonado, bien razonado.
– Desde luego. Está claro que una cosa lleva a la otra.

– Ye Olde Black Mirror

El siempre hilarante elenco de actores y los sagaces guionistas de CollegeHumor nos deleitan en esta ocasión con una versión medieval de Black Mirror, una de nuestras series favoritas¹. Claro que aquí el futuro distópico es nuestro presente (o incluso antes) y los «peligros de la tecnología» muy diferentes. Y lo tratan con una ironía deliciosa.

Niños absorbidos por ese nuevo invento llamado libros que ofusca sus jóvenes mentes; el desastre tecnológico que supondrá el peligroso arado con el que al surcar la tierra se puede llegar a los infiernos o el yugo, con el que tan pronto se transportan dos cubos de agua como tres, cuatro, diez o un número ilimitado (lógicamente).

A mí me parece que el sketch contaría con el beneplácito de los Monty Python sin dudarlo. De hecho, me gustaría ver una versión de los Monty Python al estilo Los caballeros de la mesa cuadrada.

___

(1) Excepto la quinta temporada, que vaya castaña.

Relacionado:

Compartir en Flipboard
Compartir en Facebook
Tuitear