Por @Alvy — 4 de Octubre de 2019

En estos sarcásticos 30 segundos Jombo nos enseña cuál es la dura realidad de los tutoriales de programación en YouTube. Así, en general, de todos (generalización tan injusta como divertida).

Como el locutor habla rápido, prueba a activar los subtítulos (el icono con las rayitas, abajo a la derecha). Más o menos lo que sucede es que se empieza con public class program entonces se añade publica static void main string args y blablabla luego hay un import mierdas.varias.viejunas.* porque lo suyo es reusar Java o código viejo de 1994 y finalmente se pega un trozo gigantesco de código salido de quiénsabeande y ¡tachán!

Ya has creado Minecraft.

Para mi gusto hubiera incluido alguna mención a esos tutoriales que dedican 9 minutos 40 segundos a explicar que van a explicar lo que explica el título –perfectamente envuelto en misterio– para luego despacharlo en los últimos 10 segundos y despedida. ¡Y no olvidéis darle al like! Naturalmente aderezado con alguna foto con cara absurda de loco, grandes cifras, clickbaitienses menciones y por supuesto TODO EN MAYÚSCULAS para que se posicione mejor.

(Vía The Awesomer.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 13 de Septiembre de 2019

Un momento de la ceremonia de entrega
Un momento de la ceremonia de entrega / AIR

Suenan a broma pero no lo son; son investigaciones serias que quizás algún día sirvan para algo más que echarnos unas risas. Y los premios Ig Nobel de 2019, otorgados los editores de Annals of Improbable Research, han recaído en estas categorías y «cienteficos»:

  • Medicina: Silvano Gallus, por recoger pruebas de que la pizza podría proteger contra la enfermedad y la muerte si la pizza se hace y se come en Italia.
  • Formación médica: Karen Pryor y Theresa McKeon, por usar una técnica simple de entrenamiento de animales llamada «clicker training» para entrenar a cirujanos para realizar cirugía ortopédica.
  • Biología: Ling-Jun Kong, Herbert Crepaz, Agnieszka Górecka, Aleksandra Urbanek, Rainer Dumke, y Tomasz Paterek, por descubrir que las cucarachas muertas magnetizadas se comportan de manera diferente a las cucarachas vivas magnetizadas.
  • Anatomía: Roger Mieusset y Bourras Bengoudifa, por medir la asimetría de la temperatura escrotal en carteros desnudos y vestidos en Francia.
  • Química: Shigeru Watanabe, Mineko Ohnishi, Kaori Imai, Eiji Kawano y Seiji Igarashi, por estimar el volumen total de saliva producido al día por un niño típico de cinco años. [Aunque cualquiera que haya tenido hijos aseguraría sin necesidad de estudio alguno que varias toneladas.
  • Ingeniería: Iman Farahbakhsh, por inventar una máquina de cambio de pañales para bebés humanos.
  • Economía: Habip Gedik, Timothy A. Voss, y Andreas Voss, por comprobar qué papel moneda de un país es el mejor para transmitir bacterias peligrosas.
  • Paz: Ghada A. bin Saif, Alexandru Papoiu, Liliana Banari, Francis McGlone, Shawn G. Kwatra, Yiong-Huak Chan, y Gil Yosipovitch, por tratar de medir el placer de rascarse una picazón.
  • Psicología: Fritz Strack, por descubrir que sostener un bolígrafo en la boca te hace sonreír, lo que te hace más feliz, y por descubrir que no es así.
  • Física: Patricia Yang, Alexander Lee, Miles Chan, Alynn Martin, Ashley Edwards, Scott Carver y David Hu, por estudiar cómo y por qué los wombats hacen caca en forma de cubo. Nota: Este es el segundo Premio Ig Nobel que se llevan Patricia Yang y David Hu. Ellos dos y otros dos colegas compartieron el Premio Ig Nobel de Física de 2015 por probar el principio biológico de que casi todos los mamíferos vacían sus vejigas en unos 21 segundos (más menos 13 segundos).

¿Que no te crees que estos sean estudios científicos de verdad? En Announcing the 2019 Ig Nobel Prize Winners tienes los enlaces a todos y cada uno de ellos.

Y para seguir echándote unas risas aquí tienes todas las listas que hemos venido publicando cada año desde que Microsiervos existe: 2003, 2004, 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, 2011, 2012, 2013, 2014, 2015, 2016, 2017 y 2018.

Por cierto que los premios Ig Nobel tienen dotación económica: 10 billones de dólares zimbabuenses. Que hoy en día equivalen a… nada porque esa moneda fu abandonada en 2009.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 10 de Septiembre de 2019

Este curioso proyecto de Katja Trinkwalder y Pia-Marie Stute se llama accesoires for the Paranoid y es un proyecto medio artístico, medio tecnológico, medio irónico acerca de la seguridad de nuestros datos y la privacidad en el siglo XXI. Son pequeños gadgets que se instalan junto a ordenadores y dispositivos para generar señales falsas sobre nuestra presencia y costumbres:

La Internet de las cosas nos ha traído un nuevo tipo de objetos cuya funcionalidad depende de recolectar información personal (…) Nos hemos acostumbrado a la fórmula de intercambio de «servicios gratis a cambio de nuestros datos personales» (…) Pero si los intentos por restringir nuestro flujo de datos personales nos llevan a limitar el uso de esos servicios y productos ¿acaso no tendremos más opción que obedecer y compartirlos?

Entre estos objetos para paranoicos hay una pequeña pantalla que muestra imágenes aleatorias a las webcams, grabaciones de sonido ambiente con voces para engañar a Alexa (a quien además se dirige por su nombre, para que cuente chistes y haga algunas otras cosas triviales) o un software que genera datos falsos de navegación de forma aleatoria visitando Google, Facebook, YouTube, Twitter, Amazon e incluso simulando procesos de compra, clics en los favoritos y similares

Los gadgets en cuestión además de curiosos son elegantes, como salidos de una impresora 3D directamente de un programa de diseño.

(Vía Core77.)

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 24 de Agosto de 2019

Este año debido a eso de las vacaciones se nos pasó felicitar a todos los administradores de sistemas el último viernes de julio, como marca la tradición del Sysadmin Day. Pero para compensarlo he encontrado este divertido tráiler del Día de Mostrar Aprecio a tu Administrador de Sistemas, «la película».

Es una especie de versión descarriada de La cenicienta, algo así como Sistemcienta, en la que el administrador de sistemas protagonista hace de la pobre y desgraciada joven a la que nadie aprecia: se puede ver cómo sufre día a día con los problemas de los lusers que le rodean y cómo por un golpe de «magia» (hada madrina incluida) su vida se transforma durante una noche.

El resultado es altamente hilarante, aunque algunos de los chistes sean jocosamente predecibles, especialmente para quienes tengan ese puesto en la empresa o hayan convivido de cerca con administradores de sistemas o trabajado de «soporte técnico» en algún lugar. Un trabajo duro y complicado, pero que tiene sus «momentos».

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear