Por @Alvy — 9 de Diciembre de 2018

¡Dios mío! Jorge García se entretuvo en añadir algunos efectos visuales con After Effects a esta prueba de velocidad de un Tesla Roadster con resultados tan apropiados como espectaculares.

El resultado no sólo dejan con la boca abierta, sino con la boca salivando y la sonrisa en la cara, como debe ser. Y es que eso de las «88 millas por hora» tiene es algo más que simbólico (si el coche va equipado con condensador de fluzo, claro).

Bonus: por los cuidados detalles como haber incorporado la secuencia en el teléfono móvil que está grabando, abajo a la izquierda.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 19 de Noviembre de 2018

Las relaciones personales siempre son un mondo difficile, pero especialmente en el siglo XXI en el que comunicarse en persona no es muchas veces la prioridad de la gente y en el que lo mismo ligas en un chat que te abandonan por correo electrónico.

Siri Break Up es un minicortometraje de Craig Tovey en el que sucede algo de esto. El protagonista pide a su teléfono móvil que lea en voz alta un mensaje que acaba de recibir, tan solo para enterarse de que se trata de una muy mala noticia amorosa. Pero la situación empieza a tomar un tinte jocoso… Así que hay que verlo hasta el final (el punch es lo mejor).

¡El mundo moderno es así!

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 14 de Noviembre de 2018

Experimental Advanced Superconducting Tokamak

¡Ozú, qué caló!

– en los pasillos del tokamak experimental

Unos científicos chinos han batido el récord de altas temperaturas utilizando el Experimental Advanced Superconducting Tokamak (EAST), un reactor de fusión al que han llevado al límite: 100.000.000°C. Comparativamente en el centro del Sol hay unos 15.700.000°C, en el Valle de la Muerte de California unos 56°C cuando marcó el último récord.

A pesar de lo espectacular del dato la temperatura récord se alcanza en un lugar especialmente pequeño del contenedor y durante un breve instante, aunque es todo un hito. Ningún material puede resistir esas temperaturas, de modo que el efecto se mantiene mediante campos magnéticos sin que toque las paredes del reactor. Lo mejor es que la reacción es «controlable» y que además no produce ningún tipo de contaminación.

No sabemos si pudieron llegar a probar a freír un huevo en el interior del reactor, pero sí que el hidrógeno se convirtió de gas a plasma, el cuarto estado de la materia. Así que probablemente no habría problema para usarlo como hornillo aunque en caso de añadir bacon quedaría muy churruscadito.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Por @Alvy — 14 de Noviembre de 2018

Stewart Lee (CC) Chris Beckett @ Flickr

Un grupo de los siempre jococos hackers del MIT ha creado una instalación que llaman The Laughing Room. Está en la Biblioteca Pública de Cambridge (Massachusetts) y consiste en unos micrófonos que escuchan todo lo que se dice en su interior. La gente entra y habla en voz alta…

La Habitación de la risa recuerda a un decorado de sitcom e invita a la gente a decir cosas divertidas. Hay micrófonos y altavoces ocultos en diversos lugares del decorado, conectados a un algoritmo de aprendizaje automático. Detrás hay una inteligencia artificial entrenada con un conjunto de grabaciones de monologuistas, del estilo del «club de la comedia». Así que si el algoritmo considera que se dice algo divertido en la habitación, hace sonar unas risas enlatadas.

Habría que ver lo que entiende la máquina por algo

Gracioso / Comillas

“Gracioso”

pero seguro que se pasa un rato divertido.

(Vía @EgilGlez.)

{Foto: Stewart Lee (CC) Chris Beckett @ Flickr}

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear