Por @Alvy — 4 de Abril de 2020

Dan Crowd utilizó la función que permite insertar un fondo virtual de vídeo en Zoom para grabar una secuencia mítica en la que se interrumpía a sí mismo de forma «inadvertida».

Es un poco como el letrero aquel de la puerta cerrada de la consulta pero en vídeo. Es de suponer que de ser una escena real se aplicarían las reglas de los viajes en el tiempo y habría que evitar todo contacto con uno mismo.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 2 de Abril de 2020

YTMND resurge de sus cenizas

Los más jurásicos de Internet recordarán a YTMND como uno de esos sitios extremadamente frikis, rarunos y a la vez divertidos de principios de siglo XXI. Era una de esas comunidades de interneteros donde la gente creaba y compartía masivamente lo que para entonces eran casi una «novedad»: los primeros «memes multimedia» de Internet.

YTMND son las iniciales de You're the Man Now, Dog. El sitio funcionó entre 2001 y 2016, cuando murió de éxito y porque según contaba su creador no podía mantenerlo económicamente ni por motivos personales de salud. El Internet Archive guardó una copia, y aunque dejó de funcionar el diciembre pasado cuando se rompió la base de datos ahora parece que ha vuelto con ánimos renovados.

La marca característica de YTMND era un peculiar formato de GIF animados amontonados en patrones rectangulares, a los que se añadía una musiquilla característica o machacona – algo muy pesado en MB para la época. La gente votaba los memes con un clic, dando así lugar a listas de popularidad. Las direcciones URL de esos memes solían ser un subdominio con el nombre de la ocurrencia. Por ejemplo uno de nuestros ejemplos favoritos: el «Holy shi* it's a Dinosaur! WTF?» de jurassicparkwtf.ytmnd.com.

La web tiene abierto un patreon para financiarse mediante aportaciones de los que aprecien sus contenidos.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 27 de Marzo de 2020

La gente del canal de ciencia divertida Beyond the Press se fue al laboratorio de la Universidad de Helsinki para tomar prestado por un rato su acelerador de partículas y enfrentarlo al indestructible Nokia 3310. ¿Qué pasaría cuando el chorrazo impactara contra el terminal? ¿Quedaría reducido a cenizas? ¿Se convertiría en un agujero negro?

Este es quizá uno de esos vídeos en los que se demuestra el mantra cientéfico de que «la cencia no se ace sola ahi que acerla» llevado a su máxima expresión: ciencia + risas. Las pruebas de laboratorio incluyen el bombardeo de protones contra el Nokia 3310, contra un muñeco protegido con un gorrito de papel de aluminio (ya puestos, a comprobar la leyenda urbana) y también contra un pepinillo que tenían por ahí. Una de las posibilidades hilarantes es que aquello convirtiera todo en un agujero negro, pero en ese caso como sabiamente dicen «no habría nadie aquí viendo el vídeo». Así que no hay problema.

La sala de control está llena de pantallas, lugar idílico para trabajar. Como explican, tienen que quedarse fuera de la sala principal durante la prueba «por si las radiaciones» que podrían hacer «cosas chungas» con sus cuerpos (de hecho al cabo de un rato parece que salta la alarma, aunque igual es una coña.)

Uno de los bonus de este vídeo es el descojono general por el inglés macarrónico que se gastan los presentadores; que además no paran de reírse. El pepinillo acaba con una radiación de 0,8 mSv frente a las 5 o 10 mSv que recibiría una persona al viajar en avión al cabo de un año, (así que sería incluso comestible, como los plátanos). El muñequito de plastilina queda bien protegido con el gorrito de papel aluminio, aunque no hay gran diferencia sin él. ¡Cosas de la cencia!

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 9 de Febrero de 2020

Sony, patente US20190388785A1
– Me pregunto quién será…
– Parece que probablemente debería morir

Estos días ha estado circulando esta imagen con aspecto de diagrama de patente, atribuida a Sony, en la que alguien que está mirando a una persona en un televisor se pregunta «¿Quién será?» y un robot de juguete que está al lado contesta «Parece que probablemente debería morir».

Pues resulta que la imagen sí que es de Sony y que es real. Pero, ¡que no cunda el pánico! No es lo que parece ni se trata de la patente de Skynet.

Es caso de elección desafortunada de la imagen, o del texto, o de ambas cosas a la vez. La patente es la # US20190388785A1 titulada «Sistemas y métodos para proporcionar una salida audible basada en la sección de contenido que se presenta».

Aunque suene un poco raro –como todo en el idioma patentil– el invento al que se refiere la patente es este: mediante cámaras, por ejemplo en los ojos de un robot de juguete, se puede ver lo que sucede en el salón de casa. Cuando un algoritmo reconoce una escena conocida de un videojuego, de esas en las que quien está jugando se atasca y reintenta varias veces, el robot puede hacer de «asistente» y dar una pista sobre lo que se podría hacer a continuación. Se describe básicamente un asistente virtual que da ideas verbalmente en base a lo que está reconociendo a través de su sistema de reconocimiento visual.

Un invento interesante para rodearse de amigos a lo J.F. Sebastian, pero definitivamente nada del lado del Mal ni de Skynet.

(Vía jwz.)

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear