Por @Alvy — 19 de Febrero de 2015

Al Nokia 3310 se le considera el teléfono más indestructible del mundo, así que cuando lo enfrenta a una de esas máquinas destructoras industriales de TODO («destruye hierro, destruye maderas, destruye de tó, mecagoenlaleche») el duelo puede alcanzar proporciones épicas. Qué digo épicas: directamente paradójicas, porque… ¿Qué ocurre cuando una fuerza irresistible choca contra un objeto inamovible? Pues aquí lo mismo.

Este minivídeo con musiquilla ratonera muy propia para la ocasión está patrocinado por SSI, una marca de destructoras industriales – así que ya puedes imaginar cómo acabará la cosa… ¿O tal vez habrá sorpresa por parte del popular gadget finlandés?

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear