Por Nacho Palou — 6 de Febrero de 2015

La pega es que tarda demasiado en servir una Weißbier. Más de lo que se tarda en beberla.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear