Por Nacho Palou — 6 de Febrero de 2015

La pega es que tarda demasiado en servir una Weißbier. Más de lo que se tarda en beberla.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear
Desarrolla más rápido con Xojo