Por @Alvy — 9 de Diciembre de 2015

Desde InstagramHusband.com un vídeo de apoyo a todos aquellos maridos sujetacámaras cuyo día a día transcurre entre fotos de zapatos sobre adoquines, fotos de platos de comida y fotos con las poses más manidas y menos originales que ha visto el arte en muchos siglos.

El pasado mes de octubre Kevin se cayó desde las alturas en un parking público a cuyo techo se había subido para hacer una foto de su «mujer Instagram», Madison. Cuando se escurrió, mientras todavía estaba cayendo, escuchó a su mujer abroncarle diciendo que «a ver si puedes hacer mejor la foto que el mentón se me ve raro» (…) Camino del hospital Madison hizo fotos del interior de la ambulancia mientras Kevin reunía las fuerzas necesarias para decir «basta». Según sus cálculos, hasta ese momento había tomado unas 250.000 fotografías, la mayoría con viejos palés de madera de fondo.

Muchos han de tener cuidado antes de beber su café en la cafetería por si antes no han hecho la foto artística de rigor. Otros están hartos de perderse los anuncios de las películas de tanto hacer fotos a los paquetes de palomitas colocados metódicamente sobre el suelo. Y el resto rezan por no tener que atravesar una vieja puerta de madera digna de ser fotografiada.

(Es un montaje de la gente de The Mystery Hour.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear