Por @Alvy — 28 de Marzo de 2020

Esta curiosidad no la vi en su día, pero parece que alguien se entretuvo en crear una versión inmersiva (360°) del arranque de La guerra de las galaxias: una nueva esperanza, en versión 3D. Diría casi «versión Lego» pero parece que no lo son, aunque un poco lo parecen.

El vídeo se puede disfrutar en 360° con casi cualquier dispositivo móvil, gafas o en la pantalla moviéndose con el ratón. El diseño 3D del Destructor Imperial es de Ansen Hsiao y el de la nave rebelde Tantive IV de Daniel Andersson.

Es poco más de un minuto y medio de película –incluyendo los icónicos textos del principio, pero son probablemente unos de los mejores de la historia del cine.

Bonus – Un time-lapse de la construcción de la icónica Estrella de la muerte, por los hermanos Botkin con Lightwave 3D:

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 26 de Marzo de 2020

Películas geek

Tras haber estado moviendo el Top 10 de películas geek de la edición de 2005 –sí, los microsiervos llevamos muchos años dando la brasa– y por aclamación popular hemos decidido que es momento de actualizar la lista aprovechando estos días de «asueto».

Así que si quieres participar en este formulario puedes proponer hasta 50 títulos. Por supuesto no recogemos ningún tipo de información personal como correo electrónico, nombre, dirección IP, etc. Nada de nada.

Vamos a recoger propuestas hasta el lunes 30 de marzo de 2020 a la hora que se nos ocurra, aunque seguramente por la tarde/noche. Y luego veremos si las publicamos por orden, si hacemos un «solo puede quedar uno» por parejas o qué.

Seguiremos informando.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Wicho — 2 de Marzo de 2020

Portada de El eternauta – Oesterhelsd/Solano

Durante la presentación de Netflix en Argentina Reed Hastings, director ejecutivo de la compañía, ha confirmado que van a hacer una serie de El eternautaa. Si todo va según lo previsto se estrenará a finales de 2021 o principios de 2022. Será dirigida por Bruno Stagnaro y contará con la colaboración como consultor de Martín Oesterheld, nieto de Héctor Oesterheld, el autor de la historia original.

Ambientado a finales de los 50 en Buenos Aires El eternauta narra cómo se enfrentan a una invasión alienígena un grupo de amigos que se ven aislados en casa de uno de ellos cuando comienza la invasión. Es, probable y merecidamente la obra más conocida del cómic argentino. Fue publicada por entregas entre 1957 y 1959 en la revista Hora Cero. El guión era de Héctor Oesterheld; las ilustraciones de Francisco Solano López.

En 2008 se hablaba –por enésima vez– de una película basada en el cómic, y en esta ocasión con visos de que el proyecto iba a fructificar. Pero una vez más quedó en nada por problemas con los derechos sobre la obra. Aunque parece ser que en este caso ese asunto ya está solucionado.

Así que esperamos con «ansiaviva» la llegada de esa serie.

(Vía Ale Agostinelli).

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 28 de Febrero de 2020

Que el Enterprise 1701-D, la nave insignia de clase Galaxia de la Flota Estelar a es inmensa es algo que es sabido. Y no sólo por las imágenes que en algunos episodios y películas de Star Trek: La nueva generación dejan entrever ventanas de sus 42 cubiertas, naves o personas flotando por el exterior; también tenemos los detallados planos y manuales técnicos con los que disfrutamos los más trekkies.

En este vídeo EC Henry intenta plasmar visualmente esa inmensidad y a la vez hace un ejercicio tan ridículo como interesante al calcular detalles y números: sus metros útiles de superficie (unos 827.000 m²), c cuántos metros cuadrados toca cada persona (unos 824 m²) o el tamaño típico de las habitaciones: entre 30 y 90 m² dependiendo del rango y de cuántos miembros compongan la familia.

Teniendo en cuenta que la tripulación son unas 600 personas y el número total de personas que viaja en la nave –aunque el número de civiles nunca se menciona de forma explícita– es de alrededor de 1.000 resulta sumamente espaciosa. Tan es así que quizá eso explicara por qué los pasillos suelen estar extrañamente vacíos en algunos episodios: si la gente vive más o menos repartida por las 42 cubiertas es casi raro encontrarse con alguien excepto en las zonas comunes de trabajo u ocio.

En comparación, el Enterprise 1701-D es unas 8 ó 10 veces más grande que el Enterprise 1701 de la serie clásica tiene menos del doble de tripulantes. En un portaaviones Nimitz de los actuales hay 6 veces más tripulación (6.000) en diez veces menos espacio (unos 84.000 m²). Así que mientras en la actualidad trabajar en una nave insignia es como ir en una lata de sardinas en un par de siglos será como ir en unos cómodos chalets individuales con vistas al espacio.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear