Por @Wicho — 29 de Junio de 2022

Al principio de Outer Range (Prime Video), Royal Abbot tiene una vida más o menos sencilla intentando mantener el rancho familiar a flote. Aunque meses atrás Rebecca, la esposa de Rhett, uno de sus hijos, y madre de Amy, su nieta, ha desaparecido. Y las cosas tampoco es que les vayan de maravilla en el rancho. Pero se apañan.

Aunque un día las cosas empiezan a complicarse. Aparece por el rancho Autumn, una poeta que busca un sitio en el que instalarse mientras busca la inspiración. A pesar de que no es un rancho para turistas, Royal decide aceptar porque ofrece bastante dinero, y falta les hace. Unas horas después, mientras busca un par de reses desaparecidas, los hijos de Wayne Tillerson, propietario de un rancho colindante, le entregan una citación en la que se le comunica que parte de sus tierras son en realidad de los Tillerson y que tendrá que dejarlas en un mes o exponerse a una multa de 80.000 dólares y a un juicio. Y por si fuera poco, un rato más tarde descubre un extraño agujero, aparentemente sin fondo, en el suelo en los pastos del oeste del rancho. Que son justo los que Wayne dice que son suyos.

El día acaba de complicarse cuando por la noche Rhett Abbot, el hijo mayor de Royal, mata a Trevor Tillerson en una pelea a golpes después de que metiera el dedo en la llaga usando la desaparición de Rebecca para meterse con él. Royal decide que toda la familia, salvo Amy, que no debe enterarse de nada, lo encubrirá.

Y a partir de ahí empiezan a liarse mucho las cosas mientras Royal intenta mantener a la familia unida frente al asesinato de Trevor, la amenaza contra sus tierras, y la cuando menos chocante actitud de Autumn. Aunque es tan expresivo como una piedra, lo que no ayuda nada. Los Tillerson, por su parte, también tienen lo suyo, entre otras cosas porque no tienen ni idea de por qué su padre ha desarrollado ese interés enfermizo por los pastos del oeste del Rancho Abbott.

Lo malo es que en muchos capítulos pasan cosas que no sabes muy bien porque pasan. Y el ritmo cadencioso de alguno de los capítulos tampoco ha ayudado. Aunque de repente llegas al capítulo siete, que contiene una revelación importantísima, y ahi las cosas empiezan a tomar un poco de sentido. Incluso la forma de ser de Royal. De hecho tras el capítulo siete no estaría de más echar un vistazo rápido a los anteriores para contextualizar algunas cosas. Aunque la serie tiene sólo ocho capítulos, así que tampoco les da tiempo –o no quieren– aclararlo todo. Con lo que para llega a su fin, aunque empiezas a intuir algunas cosas, muchas más quedan sin explicación.

Así que no tengo claro si me ha gustado del todo la serie, aunque como soy bastante cabezota tampoco la he querido dejar a medias. Y no está claro que vaya a haber una segunda temporada, aunque al final de la primera todo queda listo para que así sea.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 23 de Junio de 2022

Ha fallecido José Luis Balbín (1940-2022), quien para toda una generación fue un periodista de referencia por haber popularizado en televisión el formato del «debate entre expertos» con La Clave. Este mítico programa se emitía las noches de los sábados en TVE2/UHF, la conocida como «segunda cadena» de Televisión Española. Comenzó en blanco y negro y luego pasó al color. El formato era sencillo: se elegía un tema, sobre el cual se proyectaba una apropiada película –las elegía ni más ni menos el no menos mítico crítico de cine Carlos Pumares– y en las horas siguientes un grupo de expertos debatía sobre el tema en cuestión.

En La Clave hubo muchos programas legendarios; yo siempre recordaré que fue donde vi por primera vez El planeta de los simios (1968) o ¿Teléfono rojo?, volamos hacia Moscú? (1964) siendo yo muy pequeño; los debates me intersaban menos pero acabé cogiéndole el gusto, aunque dependía mucho de los temas, claro. Lo mejor: podía haber todo tipo de puntos de vista, pero nunca había estridencias.

Se hablaba desde la política a lo social y también la ciencia: guerra atómica, contaminación mundial, fuentes de energía… Para hacerse idea del nivel, en uno de los primeros debates, titulado «La conquista del espacio» [ver vídeo], la película elegida fue Destination moon (1950) y uno de los participantes en el debate fue el astronauta Neil Armstrong. Entre otros puntazos:

  • Un anticipio de lo que sería el Transbordador espacial
  • Cómo serían los futuros viajes a Marte
  • Los efectos sobre el organismo en los viajes espaciales
  • El entrenamiento psicológico para las largas misiones
  • El nivel de riesgo de los lanzamientos y diversas misiones

Igualito, igualito, que la bazofia de los gallineros a grito pelado de la televisión actual, esa que nos ofrece 500 canales pero nada que ver.

El programa de Balbín tuvo varias vidas tras su paso por Televisión Española, donde fue cerrado por presiones políticas. Luego estuvo una temporada en la primigenia Antena 3 TV y también existió como revista, con intentos de recuperación de vez en cuando, pero que no llegaron a nada, porque el original era insuperable. Ahora la memoria de Balbín y el legado del periodista perduran en Internet, en el Canal de José Luis Balbín, donde pueden verse cerca de 150 programas completos de La Clave de todas las etapas.

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 21 de Junio de 2022

Moisés nos escribió para hablarnos de un proyecto que me recordó la época de los gloriosos años 80 de la informática, en la que si querías un videojuego para los pequeños ordenadores de la época, tenías que programártelo tú mismo. Y es que, siendo muy fan de Regreso al futuro, en su caso, literalmente…

Cansado de esperar a que alguna compañía hiciese un juego moderno basado en el universo de Regreso al futuro, me decidí a hacerlo por mi propia cuenta utilizando uno de los motores mas potentes que existe hoy en día: Unreal Engine 5.

Se podrá navegar por varias fechas icónicas en la saga, como 2015, 1885, 1985 y 1955. Además de poder viajar a distintas zonas de la película como Hill Dale, el aparcamiento de Twin Pines (Lone Pine dependiendo de la realidad), etcétera. Ahora mismo se encuentra en una fase muy temprana del desarrollo pero dejo aquí el video para escuchar sugerencias.

El resultado puede verse en unos minutos vídeo realmente llamativos: una fiel recreación de la plaza del pueblo de Hill Valley, principalmente en 2015 –versión futuro alternativo– con sus calles, tiendas, el cine proyectando Tiburón 19 de Max Spielberg, la gasolinera-electrolinera-fusiolinera, el Café 80s… Y por supuesto el ayuntamiento, la Torre del Reloj y algunos detalles extra en los que nunca me había fijado, como la rampa de despegue/aterrizaje para los Delorean voladores. Todo ello aderezado con la envolvente música de la saga e incluso parte del audio de la película.

Como acérrimos fans de la trilogía de Regreso al Futuro esperamos de todo corazón que el proyecto siga adelante, porque ¡tiene pintaza! Me imagino que la parte más complicada será evitar que este homenaje a una de las sagas más famosas de la ciencia-ficción sea devorada por los abogados de Universal Pictures y Amblin por temas de derechos. Pero, teniendo en cuenta que podría considerarse una obra de arte interpretativa en sí misma… ¡Quién sabe!

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 21 de Junio de 2022

La mujer del viajero en el tiempo (2012)

En uno de los episodios de la entretenida serie La mujer del viajero en el tiempo (homónima de la película de 2009 y por extensión de la novela original de Audrey Niffenegger de 2003), el protagonista pasa unos cuantos chivatazos de 2022+ a sus amigos del pasado cuando viaja a 2008. La lista de esos chivatazos del futuro puede verse durante un instante en pantalla, y es tan interesante como graciosa:

  • Netflix
  • Bitcoin
  • Mascarillas quirúrgicas
  • Paladio
  • Broadcom
  • MXTS
  • Transdigm
  • Novantra
  • Abiomed

La lista incluye desde una clásica empresa puntocom (Netflix) a la que hoy en día es la principal criptodivisa (Bitcoin), al impredecible y perentorio auge global de las mascarillas quirúrgicas por la pandemia y a un elemento químico utilizado en los catalizadores. También hay empresas de telecomunicaciones, semiconductores, ingeniería aeroespacial y biomédica, incluyendo probablemente alguna inventada o que todavía no existe (¡es lo que tiene recibir información desde el futuro!)

Un problema no resuelto es el timing: quien conoce los nombres puede estar atento a las noticias para ver cuándo surgen esas empresas o productos, pero aunque pueda apostar por ellos en bolsa o comercialmente, ¿cuándo «salir» y obtener los beneficios? Es como si en 1998 te revelaran que Telefónica es una gran inversión. Podrías comprar acciones a 10 euros y más adelante vendarlas… Pero, exactamente, ¿cuándo? ¿En el año 2000 a 25 euros, en el año 2007 a 32 euros o esperar a ver si sube más y tener que venderlas en 2022… a 4,50 euros, perdiendo dinero?

Tanto la serie como la película, para quien no las haya visto, son bastante escrupulosas con sus reglas de los viajes en el tiempo, en el sentido de que están bien definidas, respetan la causalidad y evitan las paradojas. No deja de ser «una gran historia de amor en una extraña ficción» y un profundo y diferente planteamiento sobre el libre albedrío y el determinismo, así que hay que recomendarla.

¿Qué dicen esas reglas del tiempo sobre interactuar contigo mismo en el pasado o desvelar información del futuro? A diferencia de la mayoría de las películas en las que eso genera líneas temporales alternativas y todo tipo de problemas, aquí no: parece que lo mejor es relajarse y disfrutarlo. Y sobre lo de enviarse a sí mismo o a los amigos «información reveladora sobre el futuro» que permita aprovecharse de una situación o ganar una fortuna, como dice el protagonista… «De vez en cuando hay que permitirse algún lujillo».

Relacionado:

Compartir en Flipboard Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro