Por @Wicho — 18 de Abril de 2021

Por fin he visto Philip K. Dick's Electric Dreams, disponible en Amazon Prime. Es una serie de diez capítulos independientes que, como su propio nombre indica, adaptan –con más o menos licencias creativas– otros tantos relatos de Philip K. Dick. Así que temas recurrentes en ellos son qué es la realidad, qué es ser humano, y la paranoia sobre el control que los gobiernos o las grandes corporaciones ejercen sobre nosotros. Algunos tienen lugar en un futuro inmediato; otros en un futuro más lejano; todos menos uno tienen lugar en la Tierra.

Con distintos guionistas y directores el tono de los distintos capítulos, aún siendo todos muy Dickianos, es muy diferente; es seguro que unos te gustarán más y otros menos. Para mí el mejor es sin duda The Conmuter. Y el peor Human is, pero no tanto por lo que plantea sino porque para mí el guión tiene un agujero tan enorme que caben un par de galaxias por él; puedo aceptar cualquier planteamiento de ciencia ficción pero necesito que la histora tenga una coherencia interna de la que este capítulo carece. En cualquier caso, y sin llegar ni de lejos a la altura de El hombre en el castillo, un interesante vistazo al mundo de un autor cuando menos interesante.

Ed preguntándose cosas en The Commuter
Ed preguntándose cosas en The Commuter

Los relatos en los que se basan los capítulos, por si quieres echarles un ojo después –creo que mejor después– son: Exhibit Piece, Autofac, Human Is, Sales Pitch, The Hood Maker, Foster, You're Dead!, The Father-thing, The Impossible Planet, The Commuter y The Hanging Stranger.

Relacionado,

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 15 de Abril de 2021

Musement / Mapa Series y Películas

En Musement han creado un vistoso mapa con 34 lugares ficticios que se pueden visitar en España, utilizando el formato «plano del metro». Si suena un poco raro ir de Rocadragón a Naboo o de Brokilón a Monteperdido saltando de universo en universo es porque todas esas localizaciones –que es como se llaman técnicamente– existen en España. La combinación de mundos de Star Wars, Juego de tronos y Cuéntame no podía ser más bizarra, pero los autores del mapa se han atrevido incluso a unirlo todo con colores y líneas imaginarias.

En este plano las líneas de metro son los diversos géneros (thriller, fantasía, comedia, ciencia-ficción…) lo cual hace del conjunto algo bastante absurdo, con líneas desde Galicia a Murcia o de Huelva al País Vasco; por el centro en cambio hay poca circulación, apenas tres pequeños pueblos. Además de series y películas también hay algún lugar literario, como la Vetusta de La regenta, que está inspirada en Oviedo.

De los mismos creadores también hay mapas sobre las nueve películas más icónicas y había otro sobre las películas más taquilleras aunque parece que desapareció de su web.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 27 de Marzo de 2021

The Americans (disponible en Prime Video) empieza en enero de 1982 justo cuando Ronald Reagan acaba de tomar posesión como cuadragésimo presidente de los Estados Unidos. Elizabeth y Philip Jennings son dueños de su propia agencia de viajes, viven en una casa en los suburbios de Washington y tienen una hija y un hijo, lo que los convierte en el prototipo del sueño americano. En esos días se instalan en el barrio Stan Beeman, un agente del FBI que trabaja en la sección de contrainteligencia, y su familia.

Pero en realidad Elizabeth y Philip se llaman Nadezhda y Mijaíl y son espías rusos que a esas alturas llevan ya unos veinte años viviendo en los Estados Unidos. Y eso es algo que ni siquiera sus hijos saben. A lo largo de esos años que llevan infiltrados se han convertido en uno de los recursos más preciados del KGB, que los usa para todo tipo de operaciones. Los usa y abusa, diría yo, pues les encargan un trabajo tras otro de tal manera que te preguntas cómo a ese ritmo nunca los han pillado, en especial cuando muchos de esos encargos son muy, pero que muy precipitados; de hecho esa es para mí una de las partes menos creíbles de la serie. La otra es que nadie sospeche nunca de sus continuas idas y venidas, muchas veces a horas altamente intempestivas.

Uno de los pósteres de la serie

Sin embargo la serie me ha gustado mucho porque explora los sentimientos de Elizabeth y Philip en lo que se refiere a su relación –no deja de ser una relación profesional por mucho que se hagan pasar por un matrimonio– y con sus hijos y con su entorno, tanto con el público como con el secreto de sus controladores de la KGB. Me ha gustado mucho también que ninguno de los personajes es en blanco y negro sino que todos tienen sus matices; del mismo modo no todos los rusos son unos demonios ni los estadounidenses unos angelitos. Cada bando tiene lo suyo y hay personajes de ambos lados que te caen como el culo y otros que te caen muy bien y que no quieres que les pase nada malo. En ese sentido la serie también explora temas como la fidelidad a unas ideas, a una bandera, o a las personas.

Son en total seis temporadas –la serie termina poco después de la firma del Tratado INF en diciembre de 1987– que se dejan ver muy bien y que tienen un arco total muy bien hilado, aunque personalmente el salto entre la cuarta y la quinta me pareció un poco desconcertante. Una de esas joyas que las plataformas bajo demanda están trayendo de vuelta; en su momento habíamos empezado a verla pero con el maltrato habitual de horarios y días de emisión cancelados porque se interponía cualquier otra cosa le habíamos perdido la pista.

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 16 de Marzo de 2021

En este vídeo de hace unos cuantos años, Penny Juday, más conocida como «la archivera de Star Trek» enseña orgullosa la gigantesca colección de maquetas, planos, piezas de decorado y otros artilugios de la saga Star Trek. Sabemos que Penny falleció en 2015; y en el vídeo se menciona que está rodado en la época de Star Trek: Némesis (2002), así que tiene casi 20 años. El inconfundible color de la época VHS/DVD también lo delata; una rareza es que tiene subtítulos en japonés, aunque también se pueden superponer otros en inglés.

Juday atesoró, cuidó y documentó el llamado cariñosamente Archivo de la Flota Estelar durante más de dos décadas. Cuenta que en las instalaciones de la Paramount había por aquella época cerca de seis gigantescos almacenes con cientos y cientos de cajas llenas de material de la serie. Principalmente de Star Trek: La nueva generación pero también de la serie original, de Espacio Profundo 9 y de las primeras películas. Era, en sus propias palabras «como el almacén aquel que se ve al final de En busca del arca perdida».

Resulta curioso que a día de hoy –con muchas más series y películas en la saga– el crecimiento seguramente no haya sido lineal, principalmente porque hoy en día se emplean menos maquetas y decorados y casi todo son imágenes generadas por ordenador y cromas verdes. El archivo digital, eso sí, debe ser inmenso también.

Star Trek Phaser - Penny JudayEntre las curiosidades que se puede ver hay naves de la Federación de todas las épocas de la saga, lanzaderas, estaciones espaciales y armas, tanto de los buenos como de los malos. Muchas están creadas con piezas de artilugios corrientes repintadas con habilidad: batidoras, camas de gatos, rulos del pelo, y hasta un viejo aparato de aire acondicionado que sirvió como base cardassiana. También cuenta cómo se guardan celosamente las maquetas originales de muchas naves, incluyendo la del mítico Enterprise 1701-D de TNG, que pasó muchos años expuesta en un restaurante y acabó un poco deteriorada. (La del Enterprise original sabemos que también se salvó).

Parte del trabajo de una archivera como ella es tenerlo todo bien documentado, porque de nada sirve guardarlo si luego no sabes dónde está cuando se necesita. Así que cada objeto tiene su ficha en un catálogo, donde se explica su función, en qué episodios apareció, a qué personajes corresponde y demás. Este material se ha usado luego en manuales técnicos, revistas y es muy apreciado por los fans. Dicen en los comentarios de YouTube que «es una pena que en vez de tenerlo guardado no lo hayan expuesto en un museo», pero lo cierto es que de vez en cuando hay exposiciones y se dejan ver por ahí, aunque quizá no tanto como nos gustaría a los trekkers.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




PUBLICIDAD


Microsiervos Selección


El juego de Ender

EUR 9,49

Comprar


La guerra de los mundos

EUR 0,47 (Reseña en Microsiervos)

Comprar


Amazon Associates

Los productos aquí enlazados están a la venta en Amazon. Incluyen un código de Afiliado Amazon Associates que nos cede un pequeño porcentaje de las ventas. Los productos están seleccionados por los autores del blog, pero ni Amazon ni los editores de los libros o fabricantes de los productos participan en dicha selección.

Más libros y productos en:

Microsiervos Selección