Por @Wicho — 31 de Julio de 2016

En el pequeño pueblo de Hawkins, Georgia, la vida es de lo más tranquila mientras 1983 llega a su fin; es el típico pueblo estadounidense en el que las emociones más fuertes se corresponden con los partidos del equipo del instituto.

Pero una noche Will Byers desaparece sin dejar rastro y aunque el jefe de policía al principio cree que no se trata más que de una travesura si su madre ni sus tres mejores amigos dudan por un momento de que no es el caso.

Así que se lanzan a su búsqueda, cada uno con sus métodos. Pronto descubren que se enfrentan a algo muy siniestro a lo que sólo el amor incondicional que la madre de Will siente por su hijo, la determinación de sus amigos por no abandonarlo, y la ayuda de una extraña niña con poderes paranormales que éstos encuentran durante la búsqueda puede enfrentarse. Quizás.

A lo mejor la ayuda de otros, que por el camino se van convenciendo de que pasa algo muy raro, pueda venirles bien… Claro que una oscura agencia gubernamental parece dispuesta a taparlo todo utilizando los métodos que sean necesarios.

Y hasta aquí puedo escribir sin destripar Stranger Things, una serie de Netflix que por ahora consta de una única temporada de ocho capítulos.

Esas inquietantes luces…
Esas inquietantes luces…

Sí, se puede argumentar que la historia es bastante previsible, y que probablemente se podría haber contado en menos tiempo, así que a veces te encuentras esperando a que las cosas avancen de una vez. Pero si eres capaz de ponerte en el estado de ánimo adecuado verás como hay escenas que, aunque las veas venir y sepas que te van a dar un susto, te ponen los pelos de punta. Eso es algo que a mí no me pasaba desde hace muchos años, en concreto desde que vi Poltergeist por primera vez en el cine.

Además es una serie que cualquiera que haya crecido en los 80 debe ver, ya que está cargada de referencias a clásicos de nuestra infancia y adolescencia como Alien, ET, la ya citada Poltergeist, Los Goonies… Y un montón más que se pueden ver en este vídeo, aunque no debes verlo sin haber visto antes la serie, ya que contiene spoilers.

Así que merece la pena dedicarle esas algo menos de ocho horas que dura; por si te rive de algo, la serie tiene un 8,1 de 10 en Rotten Tomatoes y un 9,2 de 10 en la iMDb.

Las canciones de la cinta que Jonathan le graba a Will están en Spotify, por cierto.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear