Por @Alvy — 15 de Abril de 2016

Sam Klemke es el autor de este curioso documental híbrido que, como decía Variety, «convierte décadas de la vida de un hombre en una especie de mensaje existencial en una botella.» Es como esos proyectos personales del tipo Un segundo al día pero ampliado a momentos aleatorios a lo largo de décadas y décadas. (Si no lo has hecho nunca, pruébalo: en mi experiencia es sumamente gratificante y enriquecedor.)

Su título, Sam Klemke’s Time Machine ya indica que el «tiempo» es la obsesión del protagonista, pero siempre está tratado desde la perspectiva personal: desde su adolescencia y ganas de comerse el mundo con 20 años a un tipo robusto de 50 que filosofa sobre diferentes aspectos de su vida.

Este documental puede alquilarse o verse en Vimeo, una fórmula interesante para este tipo de producciones «raritas» que de otro modo quizá no tendrían salida.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear