Por @Alvy — 27 de Junio de 2016

Este cortometraje japonés tiene una parte de kafkiano y otra de agobiante. Trata sobre un hombre que un buen día se despierta misteriosamente dentro de su teléfono móvil, lo cual le obliga a ver el móvil y la tecnología que nos rodea en la vida cotidiana desde otro curioso punto de vista.

Es un poco como La cabina de Mercero y López Vázquez pero en el siglo XXI.

Aparte de estar muy bien rodado y con una fotografía más que aceptable lo más curioso es precisamente lo bien que está tratado el tema principal, con situaciones difíciles de imaginar como cuando al móvil le queda solo un diez por ciento de batería, se usan las apps o… bueno, mejor no contar el final.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear