Por @Wicho — 31 de Octubre de 2016

En un futuro cercano –en el trailer dice que en la actualidad, aunque eso es casi la parte más de ficción de la película– una sonda que trae una muestra desde Marte es capturada con el brazo robot de la Estación Espacial Internacional.

Esta muestra resulta contener una célula y, como mandan los cánones en este tipo de películas, pronto se lía parda a bordo de la Estación –que en la película es mucho más oscura de lo que lo es en el mundo real, por no hablar de esa especie de cápsulas de hibernación que se ven en una toma– y empieza a haber gritos, llamas y cosas que se rompen.

Mi previsión es que se salvan uno, quizás dos de los tripulantes, que la EEI termina destruida… Y que en la escena final veremos como a pesar de todo no han conseguido terminar con el «bicho» que se irá aproximando poco a poco a la Tierra.

Eso sí: no sé si lo han hecho a propósito, pero es extremadamente adecuado que hayan estrenado el tráiler un 30 de octubre.

En los cines en 2017. Y sí, ya sé que debo dejar de ver tráilers.

(Vía Prof. Abel Méndez).

Relacionado,

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear