Por Nacho Palou — 15 de Mayo de 2015

El vídeo muestra el funcionamiento de la tecnología Exacto (Extreme Accuracy Tasked Ordnance) de Darpa, que utiliza un sistema de reconocimiento de imagen y proyectiles del calibre 50 capaces de cambiar su trayectoria durante el vuelo, una vez que han sido disparadas.

En el vídeo se pueden ver las trayectorias previstas para las balas convencionales —línea roja— y la trayectoria que sigue la bala dirigida, en verde.

Aunque el objetivo comienza a moverse en el momento del disparo la bala corrige la trayectoria ‘sobre la marcha’ y lo alcanza igualmente. Los primeros seis disparos están efectuados por un francotirador experto; el séptimo disparo lo efectúa un tirador novato. Los siete proyectiles alcanzan su objetivo.

No hay detalles de cómo funciona exactamente el sistema Exacto (valga la redundancia), pero sí se sabe que, a diferencia de otros sistemas similares, no requiere apuntar con un láser hacia el objetivo, sino que Exacto se vale de un sistema de reconocimiento de imagen acoplado al rifle. El cambio de trayectoria de la bala está inducido por cambios aerodinámicos. Por lo demás se trata de un proyectil del calibre 50 que se puede disparar con las mismas armas que usan la versión convencional de estos cartuchos.

El calibre .50 BMG es un cartucho de toda la vida desarrollado a principios del siglo pasado y utilizado habitualmente por los ejércitos miembros de la OTAN en ametralladoras —normalmente encintados, como habrás visto en Rambo o en Apocalipse Now y películas similares— y también se usan en rifles de francotirador por su precisión, alcance y capacidad destructiva.

* * *

En la poco-apreciada película Runaway (1984) de Tom Selleck había, además de robots insectos con malas intenciones, balas capaces de maniobrar y hasta de cambiar de dirección y de sentido guiándose por el calor corporal del objetivo. Por supuesto, después de maniobrar por media ciudad las balas acababan fallando el blanco en el último momento cuando a quien disparaban era a Tom Selleck.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear