Por @Alvy — 18 de Junio de 2015

The Rise and Rise of Bitcoin

The Rise and Rise of Bitcoin de Nicholas Mross es documental de 2014 (la fecha aquí es crítica) sobre el fenómeno Bitcoin. El director cuenta su propia experiencia como minero de bitcoins desde 2011, a la vez que cuenta cómo un día decidió «documentarlo todo» para entender mejor el mundo en el que se movía su medio-afición medio-profesión. Con ese material, decenas de viajes y entrevistas a los protagonistas del «movimiento» de la popular moneda virtual montó este trabajo, muy digno, que se proyectó en el festival de Tribeca el año pasado.

Como explicar lo que es bitcoin no resulta precisamente fácil el documental prefiere hacerlo muy poco a poco: no es para nada técnico; casi todo se queda en una especie de nebulosa criptográfica donde se habla de los conceptos pero sin llegar a explicarlos, algo así como hacer un documental sobre la revolución del avión como medio de transporte pero sin detallar cómo funciona cada pieza o la física que lo sustenta. Suficiente para la mayoría.

El narrador piensa que en la época de los inicios del bitcoin es buena idea crear máquinas para minar bitcoin (de hecho lo era; ahora ya no tanto) así que se hace con algunos ordenadores potentes y encarga otros especializados con algunos ASIC diseñados por él mismo. Mientras tanto, acude a convenciones, lee todas las noticias y escucha en persona a quienes crean empresas relacionadas para gestionar moneda, cambio de divisas u otras operaciones.

Todo esto me recordó poderosamente al fenómeno de los inicios de Internet: un futuro emocionante y prometedor, gente siendo contratada de un día para otro porque el mercado está creciendo de forma exponencial y riesgos asumidos casi por cuestión de fe – algo que de hecho acaba con varios de los protagonistas condenados por fraudes, lavado de dinero y otros delitos empresariales (¡ouch!) Pero es que, como bien recuerda una chica que acaba de aterrizar en una startup.

Si llega alguien y te invita a viajar en un cohete al espacio, no te pones a preguntarle en qué asiento vas a hacerlo exactamente: simplemente te subes al cohete.

The Rise and Rise of Bitcoin

Durante el documental se va mencionando en todo momento el estado de la permisividad legal de diversos países y, cómo no, la equivalencia de los bitcoin (BTC) en dólares. ¡Vaya montaña rusa! Desde 1,30 dólares que fue el valor de la primera transacción cayó a 0,003 dólares cuando se la dejó fluctuar libremente. Hoy en día un bitcoin se cambia a unos 200 dólares, pero llegó a estar a más de 1.000 el año pasado. Como transacciones curiosas se menciona el primer «intercambio por un objeto real», medio en broma, medio en serio: dos pizzas por 10.000 BTC en 2010; esos bitcoin llegaron a valer 10 millones de dólares. Y algunas escenas son un poco dramáticas, con gente alucinando mientras ve su futuro muy negro cuando en un mismo día el cambio oscila un 20 por ciento arriba y abajo, algo que sería una barbaridad en el mercado cambiario convencional.

Con el paso del tiempo muchas de las empresas que se ven surgir alrededor del bitcoin acaban mal no: peor, con casos notables como el mercado negro de Silk Road (cárcel para su creador) y la quiebra de Mt. Gox, uno de sus principales mercados bancarios y de cambio. La película puede pausarse y considerarse en cualquier momento fenómeno de euforia especulativa o puede verse como una revolución mundial llegada desde un futuro/presente en el que no existirá el dinero físico.

Bitcoin físicos de Crypto Imperator

También hay un hueco dedicado a la figura del enigmático Satoshi Nakamoto, el «anónimo» inventor de bitcoin, que intentó captar e identificar y analizar Newsweek, a los acuñadores de monedas y al papel de las autoridades y bancos en todo ese panorama. Terminado el documental se repasan a posteriori el aterrador crash de los bitcoin desde los 1000 dólares a los 200 y algún acontecimiento alegre posterior, por ejemplo su mejor regulación legal.

Hoy en día quien más quien menos ha oído hablar de bitcoin; incluso algunos cargos públicos las declaran como parte de sus bienes – por si las moscas. Hay cada vez más sitios donde comprar online con bitcoin, e incluso también más lugares físicos: restaurantes, hoteles y algunas tiendas. Todavía falta algún respaldo con poderío para darle el impulso definitivo –algo que siendo realistas quizá nunca llegue– pero hasta ahora la historia de bitcoin, tal y como ha contado este documental, ha sido apasionante y muy interesante.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear