Por @Alvy — 21 de Julio de 2021

Apple 1980

Apple es hoy en día la compañía más grande del mundo con una capitalización bursátil de 2,4 trillones de dólares. Pero todo tuvo un comienzo. Y cuando Apple salió a bolsa en Estados Unidos en diciembre de 1980, las autoridades del estado de Massachusetts prohibieron a los agentes de bolsa vender acciones de la joven Apple a quienes querían participar en la Oferta Pública de Acciones (IPO) porque según decían «la compañía no tiene unos cimientos sólidos en varios aspectos financieros». De modo que hubo quien pudo participar y quien no. El resto es historia, y 40 años después una arriesgada inversión de 100 dólares de la época estaría valorada hoy en día en unos 125.000 dólares. [Fuente: Wall Street Journal vía @DocumentingBTC.]

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 24 de Junio de 2021

Ledger Wallet

Desde hace unos días circulan varios avisos de seguridad relativos a unas falsas wallets hardware para criptodivisas, que básicamente son como las de verdad, que se usan para guardar criptos pero en realidad tienen código para robarte las divisas y/o contraseñas. Son como un caballo de troya de tomo y lomo: llegan a la gente –normalmente, propietarios de wallets de este tipo– como «actualización gratuita», «para mejorar la seguridad» y excusas similares. Una vez se enchufan piden los datos personales, los transmiten y… ¡Si te he visto no me acuerdo!

La idea de las wallets digitales hardware, que tienen el aspecto de dispositivos USB como los pendrives, es utilizarlas para el denominado cold storage o «almacenamiento en frío» de criptodivisas. Al no estar conectadas al ordenador ni a la red no se pueden hackear debido a vulnerabilidades típicas en la red o los servicios; tan sólo se conectan puntualmente para hacer alguna transacción, lo que reduce el riesgo de que algo vaya mal. De hecho se pueden guardar en una caja fuerte, o enterrar, y listo. Técnicamente es la opción más segura, mucho más que las wallets en forma de apps para el móvil o para el ordenador. Eso sí: tienen el problemilla de que si te olvidas la contraseña, adiós criptodivisas¹. Esto ha propiciado auténticas historias de terror dignas de un nuevo episodio de Black Mirror.

Las wallets que se han visto por ahí imitan a las de la marca Ledger, una de las más populares junto con Trezor y SafePal, pero no sería raro que aparecieran otras. La imitación incluye el pendrive, la caja, el logotipo e incluso un pequeño manual. Esta es la razón por la que también se desaconseja comprar wallets hardware de segunda mano en eBay o similares: puede que no sean lo que parece. Su precio normal es de unos 100 euros en sitios fiables; una inversión pequeña en caso de que mucho dinero dependa de ello. Los originales además vienen bien presentados, con hologramas de seguridad y otros detalles para identificarlos. Tampoco hay que usarlos si el paquete parece que haya sido abierto, que a saber por qué manos habrá pasado. Y, naturalmente, no hay que fiarse si vienen «de regalo» o con motivo de una «alerta de seguridad» de la que el fabricante no nos ha avisado previamente (todas tienen un proceso de actualización automático y notificado).

¿Funciona este engaño? Si los atacantes pueden afinar el tiro enviándosela a los propietarios de este tipo de wallets, incluso aunque un muy pequeño porcentaje «pique» los beneficios pueden ser notables. Imaginemos gente que las usa para almacenar entre 1 y 5 bitcoins; eso son ya unos 100.000 dólares de promedio. Si pueden fabricar wallets falsas a unos 10 dólares no es complicado enviar 1.000 a los usuarios de un foro especializado tras investigar sus direcciones físicas (fácil en cualquier red social) y esperar a que 1 de cada 1.000 personas caiga en la trampa. ¡Bingo! Así que… ¡cuidadín si usas una de estas!

_____
¹ La alternativa de seguridad al PIN de una wallet digital es una contraseña que se genera al configurarla y que suele consistir en 20 palabras secretas a modo de contraseña maestra (ENERGY TRAIN DOWN MONDAY…) que se generan aleatoriamente con un diccionario en inglés. Con esas 20 palabras de contraseña se puede «regenerar» la misma wallet si acaso se estropeara físicamente. De modo que hay que apuntarlas y guardarlas también como oro en paño, en el lugar más supersecreto posible y alejado de la wallet física. También ha habido problemas de seguridad porque hay gente poco experimentada que ha llegado a webs falsas –phishing– donde se les pedían las 20 palabras secretas «como forma de acceso más seguro» o como «verificación de seguridad» y al escribirlas… ¡Zas! Alguien regeneraba la wallet en otro lugar del mundo, transfería las criptodivisas y… ¡Hasta luego Lucas! Pocas veces se puede insistir más en otra cosa: nunca, jamás, se teclean las 20 palabras de la contraseña maestra para «acceder», sólo es necesario en el momento de regenerar la wallet hardware en caso de problemas.

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Alvy — 22 de Junio de 2021

Mars Genesis - 10,000 parcels of Mars stored on the blockchain

Como se suponía que esto era el futuro, ya se pueden comprar «parcelas» en Marte, aunque de aquella manera. La idea de trás de Mars Genesis es en realidad difundir los conceptos de los NFT (non-fungible tokens) y la tecnología blockchain, y para ello han dividido el Planeta Rojo en 10.000 «parcelas» que salen a la «venta».

Lo de utilizar tantas comillas no es un deje, es que realmente no está del todo clara la confusión de términos y la empanada mental que hay tras el proyecto de bonitas fotos, textos y formularios. Porque, claro, si llegas a la portada de la web pone en letras muy grandes que puedes «explorar e invertir en Marte» pero basta el sentido común –los planetas no son propiedad de nadie– e irse a la letra pequeña para ver que ahí ya pone claramente «ninguno de estos tokens representa una propiedad legal sobre parcelas en Marte». Así que… WTF.

En eso queda la iniciativa: en otro juego un poco chorra sin valor práctico más allá del que puedes obtener en quince minutos viendo un vídeo sobre esas mismas tecnologías para aprender algo, como si cambiaras cromos o cartas de Pokémon. Todavía queda mucho para que lleguemos a Marte en plan Desafío total, y va a ser verdad eso que dicen de «ya pronto, en los próximos diez años…»

Relacionado:

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD



Por @Wicho — 30 de Abril de 2021

La Mona Lisa – Leonardo da Vinci
La Mona Lisa – Leonardo da Vinci

He visto pasar esto y me parece buenísimo. Es la explicación un tanto delirante pero bastante correcta que le da QueerSamus a Jacobgalapagos de lo que es un NFT usando a la Mona Lisa como ejemplo. Las negritas con mías:

Imagina que vas hasta donde está la Mona Lisa y dices «me gustaría ser el dueño de esto» y alguien que anda por allí te dice «dame 65 millones de dólares y quemaré una cantidad no especificada de la selva amazónica para darte este recibo de compra». Así que le pagas y te dice «aquí tienes tu recibo, gracias por tu compra». Y acto seguido se va hasta un armario de suministros sin marcar en la parte trasera del museo y guarda allí una etiqueta hecha a mano, detrás de las escobas, que dice «la mona lisa es en estos momentos propiedad de Jacobgalapagos». De modo que si alguien quiere saber de quién es, tendría que encontrar este armario específico en este pasillo específico y mirar detrás de las escobas correctas.

Después dices «¿puedo llevarme la Mona Lisa a casa ahora?» y te contesta «oh, Dios, no, ¿eres estúpido? sólo compraste el recibo que dice que eres el dueño, no compraste la Mona Lisa en sí, no puedes llevarte la mona lisa de verdad, idiota. Pero puedes llevarte esto.» Y te da una réplica impresa en un tubo de cartón de las que se venden en la tienda de regalos. Además, la persona que te vende el recibo de compra no ha sido nunca la propietaria de la Mona Lisa.

Desgraciadamente, si esto no parece tener sentido ni parece que cualquier persona lógica estaría satisfecha con este intercambio, entonces lo has entendido perfectamente.

Lo de que quien hace la venta no tiene la propiedad del original a veces sucede, pero no siempre; es perfectamente posible que lo sea. Y que se saque una de dinero que alucinas, como «Disaster Girl» se ha sacado 500.000 dólares por un NFT de su famosa foto. Aunque esté vendiendo algo nacido ya en digital, no como la Mona Lisa. Pero por lo demás la explicación me parece muy buena.

De todas formas para una explicación un poco más detallada de todo esto me permito recomendarte La fascinante burbuja de los NFT, una anotación que escribí hace unas semanas.

(Vi pasar la explicación por por Twitter).

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear

PUBLICIDAD




Un libro de @Alvy y @Wicho

Se suponía que esto era el futuro | un libro de Microsiervos, por Alvy y Wicho

Se suponía que esto era el futuro
Ciencia, tecnología y mucho más
www.microsiervos.com/libro


PUBLICIDAD