Por @Alvy — 6 de Marzo de 2015

Esta animación educativa [subtitulada en castellano] narra en unos minutos la historia del dinero, desde los tiempos prehistóricos del intercambio de trozos mamut por piedras a la era de los bancos, los billetes y las tarjetas de crédito, pasando por el oro. La última parte explica algo sobre bitcoin y compara cómo ha sido históricamente el dinero hasta ahora y cómo podría ser en el futuro.

Uno de los detalles interesante es que explica que el verdadero concepto tras el dinero es hacer de él «un recurso escaso». En su día gentes de todo el mundo eligieron el oro porque tenía esa propiedad, pero aparte de eso no es un metal que sirva para para gran cosa, pues no tiene propiedades especialmente únicas: sí, es muy maleable, conduce bien el calor y se oxida poco, pero aparte de eso los hay mejores en casi todas las áreas. Aun así la gente lleva joyas, se cuelga cadenas y recubre con oro todo tipo de objetos porque el oro es valioso, no por otra cosa - un perverso argumento circular.

Comparativamente, el bitcoin es un sistema de pagos («criptodivisa») que también tiene esa propiedad de ser un «recurso escaso». Por definición, tan solo existirán 21 millones de bitcoin como máximo, divisibles en millonésimas partes o «bits». E irónicamente -al menos desde el punto de vista terminológico- su escasez está matemáticamente regulada de modo que cada vez es más difícil generar Bitcoins (en la jerga: «minarlos», como hacen los mineros con el oro).

La única forma de acabar con la escasez de Bitcoin es crear otras divisas alternativas (ya existen muchas, denominadas altcoins) y esperar a que se popularicen y la gente transforme su «dinero digital» a ellas. El minidocumental es muy claro respecto a esto: si algún día el Bitcoin consigue esto respecto al oro y la gente revisa sus prioridades, será la mayor transferencia de valor de la historia de la humanidad.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear