Por @Alvy — 26 de Mayo de 2015

Alan Warburton creó esta película utilizando una de las mejores y más conocidas piezas de Johann Sebastian Bach, El clave bien temperado, una obra en dos volúmenes que se compone de 48 preludios y 48 fugas que exploran con fines didácticos todas las tonalidades de la gama cromática.

Mi película está inspirada por una escultura minimalista y una notación gráfica alternativa a la notación musical tradicional que surgió en los años 50 y que suele emplear símbolos abstractos y códigos visuales.

En total son cinco minutos que bien podrías dejar sonando en cualquier pantalla de gran formato con buenos altavoces para relajar a los oyentes y ambientar cualquier espacio con preciosas imágenes y mejor música.

Que el ansia no te pueda y no te pierdas la fuga, que comienza en 02:45, una auténtica delicia visual.

(Vía Trasdós.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear