Logo Lainformacion.com
< Inexorable
Curioso dilema >

Speed and Angels

Speed and Angels por Peyton Wilson

4 estrellas: Recomendable para aerotrastornados Speed and Angels (2008). Dirigida por Peyton Wilson. Inglés. 95 min. Web oficial.

Jay dice que siempre ha querido ser piloto de caza de la marina y que probablemente es algo que lleva en la sangre porque su padre lo llevó a dar una pequeña vuelta en avioneta directamente desde el hospital en el que nació, antes incluso de haber pasado por casa.

Meagan recuerda perfectamente haber tomado la decisión de ser piloto de F-14 después de ver Top Gun con su padre a los diez años y decidir entonces que de mayor iba a ser Maverick, el personaje que interpreta Tom Cruise en la película.

Ninguno de los dos lo tendría fácil.

Jay recibió un disparo accidental en la cara cuando estaba en el instituto que, como le dijeron los médicos a su madre, hizo tanto daño como fue posible sin llegar a matarlo, por lo que conseguir los certificados médicos necesarios para convertirse en piloto le fue realmente complicado.

A Meagan prácticamente todo el mundo le decía que esa no era carrera para una chica, que no lo conseguiría, que por qué no pensaba en otra cosa, etc, aunque su familia siempre la apoyó en todo, lo cual tiene bastante mérito teniendo en cuenta que su hermana gemela y su hermana mayor son pacifistas convencidas.

Pero a pesar de todos los problemas con los que se tuvieron que enfrentar ambos perseveraron en su empeño. Y no sólo consiguieron entrar y superar la Academia Naval y la escuela de pilotos sino que demostraron ser lo suficientemente buenos como para ser incluidos en la última promoción de pilotos que iban a ser formados en el F-14 Tomcat antes de la retirada de este del servicio, algo para lo que uno de los oficiales que se ocuparon de su formación da unas posibilidades de 1 en 100.000.

Este documental los sigue a ambos durante algo más de dos años, comenzando justo por cuando están terminando su formación como pilotos de F-14, siguiendo con las dos semanas de entrenamiento en combate aéreo en Nevada, y luego la fase más complicada de todo el proceso, la de aprender a aterrizar en un portaaviones, primero de día y luego de noche, en lo que probablemente es la maniobra más arriesgada a la que se puede enfrentar un piloto salvo el entrar en combate.

Una vez comprobado que son capaces de aterrizar en el portaaviones de día y de noche ambos dejan de ser estudiantes para convertirse en aviadores navales y ser destinados a unidades en activo con las que harán sendas rotaciones en Iraq, lo que enfrentará su sueño de toda la vida con las realidades del servicio activo y la guerra, algo que resultará especialmente complicado para Meagan por toda la atención extra que supone su condición de ser la única mujer piloto de F-14 de la Armada.

Esta parte incluye, por cierto, algunas de las imágenes más fuertes de todo el documental, ya que recoge acciones de combate en las que usan grabaciones sacadas de los instrumentos del avión de Jay en las que lo que se ve es real y no simulado, con todo lo que ello supone.

Además de las actividades propias de su formación y de su actividad como aviadores navales el documental también va intercalando numerosas escenas con familia, amigos y vecinos de Jay y Meagan, lo que ayuda también a ver quienes son, cómo es la gente que los rodea, y en especial cómo los afecta en su relación con ellos el haber entrado en combate, algo que Jay explica que sólo pueden comprender otros que también hayan pasado por esa experiencia.

Muy recomendable para aerotrastornados, aunque por lo que he podido ver ni está doblada ni hay disponibles subtítulos en español, así que tendrán que ser aerotrastornados con un cierto nivel de inglés, ya que a ratos el inglés que se habla es difícil de seguir, en especial en situaciones tensas o cuando se trata de conversaciones por radio o a través de los intercomunicadores de los aviones, aunque en estos dos últimos casos estas conversaciones ya vienen subtituladas en inglés.

El título, por cierto, viene de la llamada de radio con la que empiezan los ejercicios de entrenamiento en combate aéreo: Speed and angels right o left, que indica que cada uno de ellos debe ganar velocidad (speed) y altura (angels) antes de empezar, uno hacia la derecha y otro hacia la izquierda para dejar espacio entre ambos para las maniobras iniciales.