Por @Wicho — 16 de Octubre de 2014

Nada tan inocente como un niño que le pide a su padre que mire debajo de la cama después de arroparlo y antes de irse de su habitación…

O no.

Sin sangre, sin ruidos a volumen brutal, Tuck me in transmite miedito de una manera bastante inquietante.

No creo que sea necesario, pero en La voz del muro tienen una versión subtitulada.

(Vía Bob).

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear