Por Nacho Palou — 10 de Diciembre de 2012

Poner a un hombre [el joven africano Bolaji Badejo, de dos metros de altura] en el papel [del xenoformo] de Alien «transformó» la criatura, según [Ridley] Scott «en un hombre con aspecto femenino -- un hermafrodita» que resultó muy adecuado ya que Scott quería basarse en criaturas reales, y en el mundo real «hay insectos de este tipo».

La grabación es de 1979 (hace 33 años) y está sin editar, sin efectos y Badejo ni siquiera vestía el traje -- excepto la cabeza mecanizada que se manejaba por control remoto.

The Eighth Passenger, vía Giant Freaking Robot.

Compartir en Facebook  Tuitear