Logo Lainformacion.com
< Cuando yo era pequeño, los viajes en los asientos traseros del coche n
Hue Runner: un peculiar y tenso entretenimiento de plataformas >

La belleza de los mapas, contada con todo lujo de detalles por la BBC Four

Beautyofmaps1

5 estrellas: Magnífica The Beauty of Maps (Steven Clarke, 2010) es un excelente documental BBC Four, que a lo largo de dos horas y cuatro capítulos recorre el maravilloso mundo de los mapas, su historia, arte, belleza y sus detalles y misterios. Rodado además en alta definición y con una excelente fotografía permite además disfrutar con gran detalle algunos de los más espectaculares ejemplares que guarda la British Library en su colección de mapas: más de cuatro millones y medio de ejemplares en total.

En los primeros capítulos se recorre la historia de algunos de los mapas más destacados, casi todos a partir del siglo XVI, incluyendo los mapas de ciudades y los grandes atlas y mapamundis de la época de la ilustración. Es interesante ver cómo los historiadores y expertos califican cada ejemplar y desvelan lo que no muestran las imágenes: mapas de ciudades perfectamente ordenados que en realidad ocultan el caos y la miseria que reinaba en ellas, ciudades límpidas con detalles y edificios que ni siquiera habían sido construidos o, a veces, omisiones intencionadas para hacer desaparecer lo que no convenía.

Como bien explican, en aquella época los mapas eran una herramienta de conocimiento, poder y también una forma de transmitir al mundo aquello a lo que países y ciudades aspiraban: que Londres era más grande que París, por ejemplo, o los nuevos territorios descubiertos y conquistados lejos de las fronteras naturales.

Beautyofmaps2

De todos los capítulos me quedo con el segundo y tercero que tratan específicamente de los mapas y planos de ciudades; en el tercero se pueden ver algunos de los más espectaculares mapas que jamás se hayan dibujado e impreso, todo ello en una época en la que las técnicas de reproducción eran todavía muy limitadas. Los holandeses eran en este sentido los mejores en este campo, con algunas obras magníficas de tamaño gigantesco que se guardan celosamente en grandes láminas y volúmenes en la biblioteca. Los cartógrafos también sueltan alguna que otra «perla» aludiendo al declive del imperio español en los siglos XVII y XVIII:

Mientras en España los gobernantes encargaban construir iglesias, en Holanda encargaban dibujar mapas.

Mención aparte merece la web de la serie: The Beauty of Maps, donde se pueden ver con gran detalle mapas históricos y una selección de modernas imágenes con mapas y visualizaciones de datos realmente espectaculares, que no se mencionan en el documental pero que están también muy bien.

En definitiva: a quien le gusten los mapas, planos, la cartografía y la historia simplemente no debería perderse este documental: es mucho mejor que una película de acción y los protagonistas transmiten mucha más emoción sobre el trabajo que realizan día a día con sus queridos mapas que cualquier actor de comedia romántica.