Logo Lainformacion.com
< Al calor Dell verano
Motorola RAZR V3x >

Las descargas de TV por Internet… ¡Funcionan!

A finales de abril y principios de mayo se produjeron unos cuantos anuncios de productoras de televisión y cine y discográficas que empezaban a experimentar con descargas por Internet de música y programas de televisión, ya fuera mediante webs y reproductores propios, uniéndose a la oferta de la iTunes Music Store, o iniciativas similares.

La primera en hacer públicos resultados de estas pruebas ha sido Disney con su oferta de series de la cadena ABC (Perdidos, Alias, Mujeres Desesperadas, Comandanye en Jefe) que se pueden ver gratis pero con anuncios, y los resultados son muy buenos, tanto para ellos como para el público, al menos en mi opinión.

Durante el primer mes de funcionamiento del servicio se han producido más de 11 millones de descargas frente a los algo más de 6 millones de episodios que la cadena lleva vendidos en la iTMS en nueve meses, aunque estos cuestan 1,99 dólares a cambio de no llevar publicidad; además, un 87 por ciento de los que los vieron fueron capaces de recordar los anuncios que habían visto frente al habitual 40 por ciento de los que ven los episodios en televisión, y por si esto fuera poco la disponibilidad de estas descargas por Internet no parece haber afectado al número de espectadores que siguen estas series por televisión: Disney says ABC free web TV a hit with consumers.

El periodo de pruebas terminará el 30 de junio tal y como estaba previsto, pero Disney ya está pensando en relanzar el servicio en octubre, una vez que haya visto qué tarifas puede aplicar a esos anuncios.

La cosa tardará más o menos, pero para mi que al modelo actual de las cadenas de televisión, igual que al de las discográficas, cada vez le queda menos tiempo.

Me recuerda una conversación de sobremesa del otro día con unos amigos de la carrera en la que comentábamos que cada vez le vemos menos sentido a esas megaofertas de los operadores de cable con decenas y decenas de canales de televisión: Nuestra impresión era que si queremos ver algo, salvo quizás los telediarios o algún evento deportivo en directo, ya nos lo bajaremos para verlo cuando nos venga bien y no estar dependiendo de la contra-contra-recontraprogramación o de que lo pongan en un horario inverosímil.