Por @Alvy — 4 de Octubre de 2015

Tomorrowland

Dicen que Tomorrowland es una castaña, pero si la ves con el espíritu relajado, la mente en modo juvenil y ganas simplemente de pasar un rato entretenido me parece que pasa del aprobado. Tiene acción, efectos especiales y una historia con algo más que rascar que una simple narración lineal. Los actores están razonablemente bien –especialmente los niños– aunque George Clooney no tiene mucho que contar y Hugh Laurie haciendo de «hombre misterioso» son casi secundarios.

Parte del atractivo puede ser que la película está rodada en sitios conocidos: está la torre Eiffel, Disneyland París y la propia Tomorrowland es una versión supervitaminada de La Ciudad de las Artes y de las Ciencias de Calatrava en Valencia: el rodaje de exteriores se hizo en parte allí y aunque todos los fondos y la vertiginosa «altura» fueron añadidos digitalmente bien serviría para imaginar cómo podrían ser esas construcciones ser dentro de unos cuantos siglos. (Todos los efectos visuales son de «diez».)

Tomorrowland / póster

La película está llena además de homenajes a la ciencia y la ciencia-ficción de todas las épocas: tiene por un lado la estética futurista blanca y límpida de cualquier Star Trek; por otro el steampunk que homenajea a Edison, Eiffel, Verne y Tesla. Si además quieres un poco de «historia educativa de fondo» hace un intento de concienciación sobre todos los problemas actuales del mundo: desde el cambio climático a la hambruna y el agotamiento de los recursos. Para un rato de película juvenil creo que es más que suficiente. Digan lo que digan, a mi me pareció razonablemente entretenida.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear