Por @Alvy — 23 de Diciembre de 2015

El desafío / Tristar

El desafío (Robert Zemeckis, 2015) [trailer].

Tuvimos la oportunidad de asistir a uno de los pases de preestreno de El desafío, la última película de Zemeckis que narra la historia del funambulista francés Philippe Petit, un curioso artista obsesionado con caminar sobre el alambre y hacer equilibrios en lugares a gran altura y cada vez más peligrosos.

Aunque la película es bastante biográfica se centra sobre todo en el reto definitivo que por su obsesiva personalidad tuvo que afrontar: caminar por el alambre entre las Torres gemelas del World Trade Center en 1974. Con más de 100 plantas de altura a más unos 400 metros del suelo, los 42 metros que separaban la torre norte y la torre sur eran sencillamente un vacío sobre la nada, muchas veces cubierto incluso de nubes.

A lo largo de la película es el propio protagonista, encarnado por Joseph Gordon‑Levitt, el que va explicando cada situación, hasta llegar al impactante clímax final. Son más de dos horas de narración que absorbe, introduciendo al espectador en un mundillo circense en el que se mezclan habilidades, técnica y sentimientos. Un lugar donde a veces nada tiene sentido: la vida y la muerte, el arte y la propia obsesión del protagonista. Porque para él ese alambre entre las Torres gemelas es una auténtica Moby Dick y como puede verse está dispuesto a sacrificarlo todo por domeñarlo.

Tanto es así que incluso toma una decisión tan mortífera como, en cierto modo, lógica e inapelable llegados a ese punto: afrontar el reto sin arnés de seguridad.

El desafío - el cable / Tristar

La peculiar historia de Petit se contó hace años en un libro (To Reach the Clouds) y también dio lugar al oscarizado documental Man on Wire (2008). La película, en cualquier caso, es bastante fiel a la realidad de lo sucedido sin apenas cambios sustanciales aparte de algún que otro detalle cosmético - pero sin «reconvertirla» como muchas veces hacen en Hollywood.

El principal problema es que la espectacularidad y el vértigo del escenario, ante la inexistencia de Torres gemelas «reales», ha sido reemplazado por infinidad de modelos 3D, cromas y CGIs. De ultimísima tecnología, eso sí, pero «gráficos de ordenador» al fin y al cabo. Así que los efectos «físicos», perspectivas, detalles y movimientos se notan irreales muchas veces. En su descargo decir que solo vimos la versión 2D; dicen que la versión IMAX/3D es mucho más efectista y probablemente sea uno de esos raros casos en los que merezca realmente la pena.

En general se puede considerar una película entretenida, no una obra maestra, pero sí como para pasar dos horas agradables pegado a la butaca: la historia está cuidada y transmite sentimientos a todo tipo de espectadores; visualmente es bonita y vertiginosa -sobre todo si no eres muy tiquismiquis con eso de los efectos especiales y te dejas llevar- y, por supuesto, intrigante hasta el final porque tal y como anuncian al principio «Esta es una historia real...»

§

{Bonus - para el pase de preestreno de la película la gente de Sony preparó un escenario único: una mini sala instalada en el helipuerto de la azotea de Torre Picasso en Madrid, a 46 plantas de altura (más de 150 metros) con espectaculares vistas nocturnas de la ciudad. Esto ya lo contaré en otra anotación en cuanto tenga un rato, y publicaré alguna foto, porque también fue toda una experiencia.}

Más sobre funambulismo:

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear