Logo Lainformacion.com
< Accidente de un A330 de Afriqiyah Airways en Tripoli
Fotografías de Mike Shore >

Probamos el televisor 3D de LG

_MG_4760.jpg

El fin de semana pasado tuvimos ocasión de probar los nuevos televisores 3D de LG que se presentaron en Barcelona, donde acudimos invitados por la marca.

El modelo presentado, el LX9500 Infinia 3D, utiliza gafas activas para lograr el efecto 3D. Las gafas son relativamente ligeras (unos 50 gramos) sobre todo teniendo en cuenta que disponen de electrónica y batería recargable. La duración de la batería es de unas 40 horas de uso.

En este tipo de gafas los cristales son en realidad pantallas LCD que se vuelven opacas o transparentes alternativa y muy rápidamente para lograr que cada ojo vea sólo la imagen que le corresponde de las dos que aparecen en pantalla a la vez, superpuestas y ligeramente desplazadas. El cerebro interpreta esas dos imágenes independientes como una sola tridimensional.

Durante el tiempo que pude probar las gafas no me parecieron incómodas ni noté efectos molestos más allá de la extraña sensación inicial de ver la imagen con volumen. Es básicamente igual que en el cine.

La calidad de imagen del televisor es muy buena (es Full HD, 1920 x 1080p), luminosa y de gran contraste (relación entre las luces más brillantes y el negro de 10.000.000:1), dos aspectos imprescindibles dado que las gafas reducen ligeramente el paso de luz.

_MG_4759.jpg

Para el 3D en televisores de momento el uso de gafas es la única opción equilibrada en cuanto a calidad de imagen, comodidad (ofrecen un amplio margen de movimientos y posiciones) y precio. Pero reducen el número de espectadores al número de gafas disponibles.

Normalmente los televisores incluyen una o dos según el modelo y se pueden añadir más. En este caso se pueden adquirir gafas adicionales a 150 euros la unidad.

LG espera que la demanda de televisores 3D para 2010 ascienda a los 3,8 millones de unidades en todo el mundo, cifra que iría creciendo rápidamente: casi 30 millones en 2012 y más de 80 millones en 2014.

De momento al menos -sobre todo por la carencia de contenidos y la necesidad de utilizar gafas- la experiencia 3D no es para ver la televisión de forma continua, sino en todo caso para momentos puntuales como películas (en 3D) y eventos como deportes o conciertos que se hayan grabado con esta técnica. Digital+, por ejemplo, emitirá algunos de los partidos del próximo Copa Mundial de Fútbol de 2010 en 3D.

También actualmente están en pruebas las emisiones de 3D en la plataforma digital Imagenio, de Telefónica, y a través de la televisión digital terrestre (TDT).

LG LX9500 Infinia 3D

LX9500-gafas.jpg

El LX9500 presentado en Barcelona está disponible en 47 y 55 pulgadas (2.899 euros y 3.599 euros, respectivamente), utiliza la iluminación LED que LG denomina tecnología Full LED Slim. Además de que la pantalla apenas tiene contorno, el grosor del televisor es de poco más de 3 cm, equivalente a un par de dedos.

La diferencia respecto a la iluminación LED convencional -en la que los diodos de iluminación LED se disponen en el perímetro interior de la pantalla, en el marco- es que los LED se reparte por toda la superficie de la pantalla, lo que aumenta la luminosidad y mejora el contraste.

La superficie de iluminación se controla por grupos de 240 unidades LED cuya intensidad se puede regular dependiendo de la imagen que se está mostrando en cada momento. Por ejemplo, apagándolos en las zonas donde hay negros puros. De este modo, según las especificaciones, el LX9500 llega a una relación de contraste de 10.000.000:1, que viene a ser el doble de lo que es habitual.

Esta es una solución a caballo entre la iluminación LED convencional y las pantalla OLED en las que cada píxel emite su propia luz. Este tipo de pantallas comienzan a ser habituales en pequeños dispositivos -como reproductores de música y móviles-, pero de momento no en pantallas de gran tamaño por ser mucho más caras que LED actuales.

La tecnología Full LED Slim también se puede encontrar en el modelo LE8500 que es básicamente el mismo televisor pero sin capacidad 3D. En este caso los tamaños disponibles son 42, 47 y 55 pulgadas.

Ambos televisores incorporan además WiFi para conexión a redes inalámbricas, acceso a contenidos almacenados en el ordenador o en Internet, y son compatibles vía USB con DIVx, MKV, JPEG y MP3.