Por Nacho Palou — 17 de Mayo de 2016

Dan Lewis en The Stapler,

La versión roja de la grapadora Swingline tiene una puntuación de 4,7 estrellas (de cinco) en Amazon donde además es el producto más vendido del departamento «Grapadoras de oficina». Se ha convertido en un objeto de categoría.

Pero el de la grapadora roja Swingline no es un caso de éxito del product placement. Como cuenta Mike Judge, guionista y director de la película Trabajo basura (1999), el fabricante de grapadoras Swingline rechazó proporcionar una grapadora roja y participar de la película argumentando que «las grandes empresas no compran grabadoras de color rojo brillante.»

Igualmente para la película Mike Judge decidió seguir adelante y utilizar una grapadora Swingline que hubo que pintar de color rojo. Swingline comenzó a comercializar su grapadora de color rojo en 2002, unos años después de que Trabajo basura hubiera convertido la grapadora Swingline roja en un objeto más de culto que de oficina.

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear