Por @Alvy — 8 de Enero de 2019

Contracción de Lorentz en la luz

Cuando te mueves muy rápido, un concepto relativista llamado contracción de Lorentz provoca que las cosas que te rodean parezcan comprimirse en la dirección de tu movimiento, una especie de «efecto Doppler relativista». A velocidades cercanas a la de la luz esto hace que la longitud de onda de las ondas electromagnéticas de luz también comprima, de modo que unos colores parecen transformarse en otros. En Ciencia de Sofá han calculado que viajando a 55.000 kilómetros por segundo la luz de un semáforo en rojo se vería verde. Podría considerarse la «excusa perfecta» en caso de que nos pusieran una multa por exceso de velocidad. (¡Oiga, yo lo veía verde! + demostración). [Fuente: ¿A qué velocidad hay que conducir para ver verde la luz de un semáforo en rojo?.]

[Es muy recomendable leer en ese mismo blog por qué esto sería imposible en la práctica: la energía cinética de un coche a esa velocidad serían 1,8 trillones de joules, que es unas 8 veces la explosión de la Bomba del Zar, la mayor jamás creada por un ser humano. Así que probablemente ese coche se vaporizaría a 3,5 billones de °C.]

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 1 de Enero de 2019

¡Peligro! ¡Imanes sueltos!Ya sabíamos que a pesar de lo que dicen las leyendas los imanes superpotentes no afectan al hierro que tenemos en la sangre, que son solo unos 4 gramos en todo el cuerpo. Pero la cuestión es… ¿Cuán intenso ha de ser un campo magnético para que nos afecte de forma importante?

El límite de seguridad marcado por las autoridades internacionales es de unos 40 militeslas (unas 1.000 veces más intenso que el campo magnético de la Tierra, que tiene ~40 µT), pero incluso con campos cien veces más potentes como los que hay en los escánares médicos –de unos 4 a 6 teslas– no hay mayor problema, aunque hay personas que experimentan síntomas como sabor metálico en la boca, nauseas o mareos.

Como esos poderosos aparatos están sumamente controlados y no pasan de esas intensidades no hay problema; de hecho es difícil generar más de 10 o 100 teslas incluso con aparatos especializados. Eso sí: cuidado si alguna vez ves un contador marcando 100.000 teslas porque tus átomos sencillamente se desintegrarían. [Fuente: Science Focus y otras.]

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 6 de Septiembre de 2018

Cinta transportadora de Bou Craa / jbdodane @ Flickr
Cinta transportadora de Bou Craa (CC) jbdodane @ Flickr

Cinta transportadora de Bou Craa / Google Maps
Cinta transportadora de Bou Craa en Google Maps

La cinta transportadora más larga del mundo está en el Sáhara Occidental, entre las minas de fosfato de Bu Craa y la costa de El‑Aaiun: mide 98 kilómetros en 11 tramos. La construyó en 1972 lo que ahora es la empresa siderúrgica ThyssenKrupp y es capaz de mover unas 2.000 toneladas de materiales por hora. Es tan grande que se ve perfectamente en Google Maps a lo largo de todo su recorrido, incluso desde gran altura.

Eso sí: con esto de los récords siempre se puede matizar: La de Bou Craa es la cinta transportadora más larga del mundo «en general». Pero el sistema de cintas transportadoras más largo de un aeropuerto es el del Dubai International (63 km). El récord para cintas de un solo tramo lo tienen en la mina Boddington de bauxita en Australia (31 km). Y también es de récord la cinta transportadora suspendida por cable más larga del mundo de Barroso, Brasil (7,2 km). [Fuentes: Wikipedia, Leitner.]

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear
Por @Alvy — 5 de Septiembre de 2018

Pizza BoxLos sistemas informáticos de monitorización y alertas como Pingdom que avisan con un mensaje cuando «se cae el servidor» suelen ser útiles y funcionar muy bien para avisar de problemas imprevistos. Pero cuando a alguien –especialmente administradores de sistemas– tiene agotada la batería del móvil y es fin de semana puede ser complicado encontrar una forma de hacer llegar el aviso, especialmente hoy en día que cada vez menos gente tiene teléfono fijo en casa. Justin Kan cuenta como anécdota que hace unos años se cayeron durante horas los servidores de vídeo de su startup. Como el teléfono del administrador no contestaba a mensajes ni llamadas y vivía en otra ciudad se les ocurrió una solución un tanto peculiar: enviarle una pizza a su casa, añadiendo en las «instrucciones especiales del pedido» leerle un mensaje a la entrega. De esa forma recibiría un aviso físico a menos que hubiera desparecido o estuviera fuera por alguna razón. Según parece, funcionó y pudieron recuperar los servidores. Fue una forma un tanto primitiva pero ingeniosa y eficaz de hacerle llegar un mensaje en menos de 30 minutos. [Imagen: JAKoriginal]

Compartir en Flipboard Compartir en Facebook Tuitear