Por Nacho Palou — 26 de Enero de 2016

WTF rusia noche día

En Motherboard, The Man Who Turned Night Into Day,

Es cierto: a lo largo de los 90 un equipo de astrónomos e ingenieros rusos se empeñaron en convertir las noches en días. Reflejando la luz solar en un espejo gigante situado en órbita en el espacio pensaron que podrían llevar la luz del sol allí donde era de noche, ampliando así la jornada laboral para que los empleados trabajasen más y ahorrando en electricidad.

El proyecto inicialmente aspiraba a proporcionar iluminación en zonas remotas, en Siberia y en el oeste de Rusia cerca del círculo polar, con el fin de alargar las horas de luz en aquellas regiones y ciudades.

El experimento contemplaba el desarrollo de varios espejos, de distintos tamaños, controlados desde la estación espacial Mir. Idealmente, si todo resultaba según lo previsto, los rusos pondrían en órbita hasta 100 de estos espejos de 400 metros de diámetro capaces de iluminar distintas ciudades o de concentrar más luz, la equivalente a 50 lunas llenas, en una única zona, según recogía en 1993 el New York Times, Russians to Test Space Mirror As Giant Night Light for Earth.

Así el satélite Znamya 2 desplegó su espejo de 20 metros el 4 de febrero de 1993 «demostrando que la idea funcionaba» al proyectar un punto de luz de 5 km de diámetro, con una luminosidad equivalente a una luna llena, que recorrió parte del continente europeo a una velocidad de 8 km por segundo. Excepto porque las nubes impidieron observarlo.

El Znamya 2 se destruyó horas después en la atmósfera terrestre y el proyecto se canceló en 1999, cuando el espejo de 25 metros del siguiente satélite de pruebas, el Znamya 2.5, se dañó al engancharse con una antena de la Mir antes de situarse en órbita.

* * *

La nave Znamya la diseñó Vladimir Syromyatnikov, ingeniero que participó en el desarrollo de la nave Vostok que llevó a Yuri Gagarin al espacio. Syromyatnikov también diseñó en los años 1970 el mecanismo para el acople para vehículos espaciales que hizo posible el encuentro Apolo-Soyuz en órbita, en 1975.

El mismo mecanismo de acople cuyo diseño actualizó Syromyatnikov en los años 1990 y que todavía hoy se utiliza en la Estación Espacial Internacional. Un mecanismo de acoplamiento que nunca ha fallado.

Vladimir Syromyatnikov falleció en 2006.

* * *

Hoy en día es inevitable no relacionar esta idea con los huertos solares globales que de este modo producirían también algo de electricidad durante las noches.

Compartir en Facebook  Tuitear