Por Nacho Palou — 2 de Abril de 2014

A determinada temperatura --según de qué líquido se trate-- variando la presión se puede cambiar el estado de un líquido entre líquido, sólido y gaseoso. Se trata del Punto triple; un efecto tan chulo como su propio nombre,

El punto triple es aquel en el cual coexisten en equilibrio el estado sólido, el estado líquido y el estado gaseoso de una sustancia. Se define con una temperatura y una presión de vapor (...) A presiones constantes por encima del punto triple, calentar hielo hace que se pase de sólido a líquido y de éste a gas (o vapor). A presiones por debajo del punto triple, como las encontradas en el espacio exterior, donde la presión es cercana a cero, el agua líquida no puede existir y, al calentarse, el hielo se convierte directamente en vapor de agua sin pasar por el estado líquido, proceso conocido como sublimación.
Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear