Por Nacho Palou — 14 de Marzo de 2007

Se podría considerar que Robert Williams fue la primera persona muerta “a manos” de un robot. Sucedió en enero de 1979 en la planta que el fabricante de coches Ford tiene en Michigan y fue un poco rollo el relato “La Trituradora” de Sthephen King (El Umbral de la Noche): Williams se acercó a comprobar uno de los robots que estaba dando problemas. Se encaramó sobre el brazo mecánico que repentinamente se activó y golpeó a Williams, quien murió en el acto con la cabeza aplastada. (Vía Neatorama.)

Compartir en Flipboard  Compartir en Facebook  Tuitear